Inicio Canarias Veterinarios, los vigilantes de una seguridad alimentaria que es asunto de todos

Veterinarios, los vigilantes de una seguridad alimentaria que es asunto de todos

8
0

No son pocos los que creen que los veterinarios se encargan únicamente de cuidar y sanar a los animales seguramente porque es la tarea que tiene una mayor visibilidad social. Sin embargo, “hay una gran cantidad de veterinarios dedicados profesionalmente, tanto desde instituciones públicas como en empresas privadas, a una labor trascendental para todos: vigilar y controlar lo que comemos”, explica María Luisa Fernández, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife que, junto al Colegio de Las Palmas de Gran Canaria, llevará a cabo a mediados de noviembre la cuarta edición del Congreso de Veterinarios de Seguridad Alimentaria de Canarias que, en esta edición, /este año se llevará a cabo en la capital grancanaria y centrará sus objetivos en los riesgos alimenticios, la alimentación y la salud y así como las las técnicas culinarias más innovadoras.

No es la primera vez que la ONU se preocupa de la alimentación, de hecho, existe desde 1979 el Día Mundial de la Alimentación que se celebra cada 16 de octubre con la finalidad de concienciar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. El objetivo de ese día es alcanzar un desarrollo sostenible que permita alcanzar la meta: Hambre Cero en 2030. Sólo faltan 11 años.

Con el día que ahora se celebrará cada 7 de junio -explica la presidenta de los veterinarios tinerfeños- vamos un paso más allá: buscamos la concienciación de todos porque la evolución del mundo, su globalización a todos los niveles y sobre todo en el ámbito del comercio así como la introducción de nuevas tecnologías de producción, muchas veces con diferentes leyes y niveles de control hacen imprescindible introducir mecanismos de revisión eficaces para la consecución de alimentos salubres y de calidad”.

De  estos aspectos, y en especial  de todo lo relacionado con la elaboración de productos de origen animal, los veterinarios son los agentes que trabajan a diario para implementar los procedimientos y mecanismos relacionados con la trazabilidad y vigilancia de los sistemas de producción, controlando todos los procesos “de la granja a la mesa, como reza nuestro lema”.

A nivel internacional, la globalización y los problemas medioambientales en los que estamos inmersos son los que han llevado a la ONU, OMS y FAO a designar un día para la reflexión, para analizar a dónde nos dirigimos porque es un asunto que nos incumbe a todos. “Dice la ONU que sin seguridad alimentaria no hay seguridad alimentaria y no es una redundancia. Comemos, por ejemplo, pescado capturado en un mar por barcos de un país, manufacturado en naves de otro, comercializado por otro y con destino a Canarias y debemos asegurarnos de que desde el minuto cero se están cumpliendo nuestras normas porque son las más avanzadas, las que cumplen los protocolos europeos  establecidos para garantizar nuestra salud”.

El 7 de junio es una oportunidad para que todos nos tomemos un momento para pensar en algo que a menudo damos por sentado: “la seguridad alimentaria”, asunto “que implica a todos los sectores y va más allá de la vigilancia y control que los profesionales promovemos. Tenemos que lograr alimentos más seguros porque lo contrario daña la salud, daña el comercio internacional, produce desequilibrios económicos que incluso llevan a migraciones… es una cadena que sólo llevaría al desastre. Por eso, de la misma forma que se impulsó el concepto “un mundo, una salud” para que todos los profesionales de todos los ámbitos sanitarios y científicos trabajemos coordinados,  los mismos los organismos internacionales nos dicen a que tenemos que trabajar junto a otros sectores con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria. Ya no hay compartimentos estancos: lo que hacen unos, nos afecta a todos”, explica María Luisa Fernández.

Es un día para sentarnos a reflexionar en la importancia del trabajo que realizamos en el control sí, pero también en la concienciación que realizamos con el resto de los sectores implicados: desde los agricultores y ganaderos, a los transportistas, productores, manufactureros, vendedores, cocineros, hosteleros, familias, colegios…”

Ciertamente la seguridad alimentaria es asunto de todos, pero al final todos somos uno: un mundo, una salud.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*