Europa

Reino Unido : Tories y Laboristas rompen con sus partidos.

El BREXIT viene generando una ola de renuncias viene sacudiendo a los laboristas y conservadores. El lunes fueron 7 parlamentarios laboristas quienes anunciaron crear un “Grupo Independiente”, el martes se le unió otro camarada más y el miércoles acaban de anunciar 3 parlamentarios conservadores que rompen con su partido al que acusan de haberse inclinado hacia la derecha dura y estar dominado por un partido dentro de otro partido (el ERG), el cual tiene su propio líder y disciplina.

Se habla de que en ambos partidos pueden crecer las deserciones. Este es un fenómeno sin precedentes pues los dos grandes partidos por primera vez simultáneamente se dividen abiertamente generando nuevos partidos que apunten en la misma dirección.

La confluencia de los ex laboristas y ex conservadores que están contra el Brexit ya se está convirtiendo en la cuarta fuerza empatando con los 11 parlamentarios que tiene el liberalismo, aunque ellos quisieran seguir avanzando y sobrepasar a los 35 que tiene el SNP, la tercera fuerza parlamentaria.
Por el momento el “Grupo Independiente” no se llama partido ni tiene un nombre, colores o símbolos pues están a la espera de lo que pudiese pasar.
La idea de crear un nuevo partido juntando a antiguos laboristas y conservadores es algo que jamás se ha dado y va a ser muy difícil que se dé debido a las tan distintas tradiciones y bases sociales. No obstante, los disidentes estiman que podrían conformar un nuevo polo de atracción.
Por su parte, Vincent Cable, el líder de los liberal-demócratas, quien hace casi 4 décadas junto con muchos otros socialdemócratas rompió con el laborismo, ha llamado a que se forme una confederación de partidos y grupos pro-UE, en la cual deberían estar disidentes laboristas y conservadores.
Esto conjetura el debate sobre qué podría pasar si se crease una nueva alianza de esta naturaleza y cuáles podrían ser sus éxitos en unas probables elecciones generales.
Mientras tanto, no solo Corbyn es afectado como líder laborista sino también May, pues ahora su bancada se ha reducido y solo tiene 310 votos para su partido (pues Bercow, el líder de la cámara no puede votar). Como son 642 parlamentarios que pueden votar (ya que Bercow no vota y los 7 del nacionalismo republicano irlandés no quieren sentarse en la cámara de los comunes), May requiere de la lealtad de 321 parlamentarios. Antes los 10 votos que le daba el DUP de Irlanda del Norte le alcanzaba para lograr ello, pero ahora deberá buscar el apoyo circunstancial de algunos otros pocos independientes o individuos afines de otros partidos.
Y, lo peor para May, es que los disidentes pueden crecer.

EL SISTEMA BRITÁNICO

Llama la atención de qué razones pueden hacer para que los dos grandes partidos británicos han seguido hasta ahora unidos pese a sus grandes divisiones internas.
La división de un partido o de una bancada no es algo inusual en democracias de representación proporcional como las que hay en muchos países latinoamericanos y europeos. Israel e Italia son famosos por ello, pues allí cualquier lista que saca entre un 1% y 2% de los votos asegura colocar parlamentarios.
En Reino Unido, el sistema se basa en 650 miembros de la casa de los comunes electos cada uno en sus respectivos 650 distritos. Esto, implica que no importa tanto cuánto porcentaje saque a nivel nacional un determinado partido, sino en cuántos distritos pueda sacar la primera mayoría, aunque sea solo por un escaso voto de diferencia.

ESCOCIA E IRLANDA DEL NORTE

Por ejemplo, en las elecciones generales del 2015 el UKIP de Farage quedó tercero con poco menos de 4 millones de votos y del 13% del total, pero solo obtuvo un solo parlamentario, mientras el Partido Nacional de Escocia (SNP) obtuvo menos de 1,500,000 votos (4.6%), pues solo compitió en dicho país, con lo que terminó ganando 56 de las 59 circunscripciones escocesas. De esta forma el UKIP pese a que sacó 3 veces más votos que el SNP obtuvo 56 veces menos parlamentarios que el SNP, partido cuya representación en la cámara de los comunes fue de casi el doble del porcentaje que obtuvieron a nivel de todo UK.
Una mayor distorsión es la de Irlanda del Norte. En los comicios del 2015 el DUP apenas sacó el 0.6% a nivel de todo Reino Unido y 185,000 votos pero obtuvo 8 parlamentarios. El DUP siempre tiene una representación parlamentaria por encima de la que tiene en el porcentaje de votos a nivel nacional pues solo se presenta en los 18 distritos de Irlanda del Norte (en los cuales usualmente los unionistas ganan una leve mayoría de éstos) y no en los 632 restantes del Reino Unido. Pese a que el DUP jamás ha llegado al 1% del total de votos a nivel de todo Reino Unido hoy cuentan con 10 parlamentarios quienes son los únicos que le pueden dar mayoría absoluta a May y juegan con esa posición para constantemente sacarle a ella concesiones para aumentar el presupuesto de su provincia y hacerle imponer sus puntos de vista pro-Brexit.
Además de todo ello, toda la representación por Irlanda del Norte la tienen hoy los unionistas (10 del DUP y una sin partido) pues los 7 parlamentarios nacionalistas que representan a la minoría católica y republicana se niegan a reconocer a la reina y por ende a sentarse en la cámara de los comunes, como parte del histórico rechazo del partido Sin Féinn, ligado al auto-disuelto grupo armado IRA.

DUO-POLIO ENTRE DOS PARTIDOS

Dicho sistema parece muy injusto pero está diseñado expresamente para garantizar que solo haya dos partidos que se alternen en el poder (conservadores y laboristas) y que cuando gobiernen tengan mayoría absoluta parlamentaria. A diferencia de la mayor parte de los parlamentos del mundo que tienen forma circular y donde se garantizan distintas bancadas para que coordinen entre ellas, en el de UK son dos hileras que se confrontan una a la otra: la del gobierno y la de la oposición.
Esto hace que en Reino Unido esos dos partidos acaben monopolizando la mayor parte de los parlamentarios, incluso cuando en 1983 se presentó una tercera fuerza que aglutinó al cuarto de los votos (como fue la Alianza Liberal-Socialdemócrata, hoy el Partido Liberal-Demócrata), ésta apenas consiguió un veinteavo de las bancas.
Ese monopolio se ha ido quebrando en los otros países que conforman Reino Unido aparte de Inglaterra. Primero, en el más chico de todos (Irlanda del Norte) donde todos sus 5 partidos (unionistas duros y moderados, nacionalistas duros y moderados, y la Alianza centrista) son propios de allí e independientes de los partidos de la isla británica, lo cual refleja la particular historia de esa provincia donde el gran debate es si deben seguir siendo parte de la corona británica o re-unificarse con la república que rige al resto de la isla irlandesa.
Luego, ha sido la irrupción del Partido Nacionalista Escocés (SNP) quien propone que este país vuelva a ser independiente como lo era antes de 1707, aunque acepten que Elizabeth II siga siendo su jefa de Estado. El SNP detenta el gobierno de Escocia y la mayor parte de su representación en la cámara de los comunes.
También, el Partido de Gales pro-independencia ha logrado colocar varios miembros suyos en el parlamento británico y en la Asamblea de Gales, sin tener el peso del SNP, pues Gales es un país con menos tradiciones separatistas, que está unido a Inglaterra desde hace 8 siglos, y cuyos distritos del sur y norte más se conectan con sus vecinos ingleses que entre sí mismos.
Aparte de los conservadores y laboristas, y de los partidos locales, solamente hay 3 partidos que compiten en todo el Reino Unido (liberal-demócratas, UKIP y verdes), todos los cuáles han tenido un éxito mayor en las elecciones locales, regionales o europeas donde no rige el sistema de representación uninominal del parlamento británico.

PARTIDOS PARTIDOS

Tanto los conservadores como los laboristas se definen como “iglesias amplias” donde conviven muchas tendencias. Mientras en otros países esas fracciones tienden a ser partidos independientes, en UK se mantienen pegadas esperando su turno para llegar al comando de su respectivo partido. En ese sentido son partidos partidos.
Los conservadores están hoy muy divididos y los anti-europeos duros funcionan como un partido dentro de otro partido. Si ellos hubiesen hecho tienda aparte y fundado un partido separado habrían quedado como el UKIP el cual, pese a ganar holgadamente las elecciones euro-parlamentarias del 2014, apenas logró solo 1 de los 650 miembros de la cámara de los comunes en 2015.
La derecha pro-europea y la anti-europea, que en el resto del continente se mantiene separada en distintos partidos, en UK co-habitan dentro de los tories. Theresa May busca evitar la división tory buscando acomodar a posiciones tan contrapuestas dentro de un plan para salirse de la UE.
Impedir la fractura es algo que ha permitido que laboristas o conservadores puedan haber logrado detentar más del 51% del parlamento consiguiendo hasta menos del 40% de los votos en muchas oportunidades.
Corbyn y McDonald pudieron estar muy tentados a seguir el ejemplo de Scargill, Livingstone o Galloway que escindieron al laborismo por la izquierda, pero que no llegaron a crear ninguna alternativa a nivel nacional. No obstante, ellos prefirieron aguantar siendo una minoría en el laborismo hasta encontrar su oportunidad para ganar su jefatura.
Hoy el ala dura de la derecha mantiene esa misma esperanza y, en vez de romper al conservadurismo, busca copar a éste a fin de llegar al poder. Apenas hay 100,000 militantes tories (la mayor parte de alta edad) y quien gana sus internas pueda acabar dirigiendo dicho partido y por ende ser automáticamente primer ministro (a).

PERSPECTIVAS

El objetivo del nuevo “Grupo Independiente” es el de lograr que la mayor parte de los antiguos defensores de Blair y Brown se unan a sus filas (aunque manteniéndose sin mostrar sus simpatías por esos ex primeros ministros).
Lo que hace que muchos parlamentarios laboristas cercanos ideológicamente a ellos el dudar dar tal paso, es que muchos de ellos han pasado toda su vida adulta en ese partido, en el que buscan mantenerse leales, y en qué creen que si abandona al partido de la rosa se lo dejarían a los izquierdistas y permitirían que los conservadores se aprovechen de esa división para ganar la próxima elección.
Algo que ayuda mucho a estos “independientes” ex laboristas es que el ala pro-europea de Soubry dentro de los tories también se viene escindiendo para crear otro grupo de parlamentarios pro-segundo referendo pero venidos del oficialismo. Soubry ha denunciado que los duros dentro de su partida tratan de darle un golpe en su distrito para des-seleccionarla como candidata, el mismo temor que tuvieron algunos otros laboristas que acaban de retirarse. En cierta medida es preferible dar el primer golpe y preferir retirarse antes que verse des-seleccionados.
La tesis del líder liberal-demócrata de ser aprobada podría conllevar a un pacto entre el centro ex laborista, ex tory y liberal para apoyarse mutuamente en los distritos donde tienen cada uno de ellos más ventajas para ganar.
Mientras tanto, la ruptura va a debilitar las chances de Corbyn de querer ganar una mayoría parlamentaria absoluta en las siguientes elecciones generales o la de Sadiq Khan de ganar en primera vuelta la reelección a la alcaldía londinense en 2020.
May hubiese querido aprovecharse de la ruptura laborista para contemplar adelantar elecciones generales después del 29 de marzo, pero ahora que los tories se rompen, ella debe volver a pensar ello. En ese caso se podría dar el caso de que May y Corbyn compitan con distintas posiciones pro-Brexit (la primera demandando ruptura con el mercado común y el segundo una forma de unión aduanera y comercial con la UE), mientras que habría un tercero polo pro-UE que podría aglutinar quizás hasta un 20% o más de los votos, pero sin posibilidad de llegar al gobierno o sacar una bancada algo acorde a su porcentaje electoral.
Los nuevos disidentes van a querer unir fuerzas para llamar a un nuevo referendo sobre la UE, algo que May no quisiera y que Corbyn puede verse obligado a aceptar.

Isaac Bigio
Analista Internacional

 



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar