España

¿Qué candidato resulta más convincente en el primer debate de Rtve?

5.0
02
José Antonio Cabrera. ASSOPRESS

Según los miembros del Instituto Vermen: Cristina Jiménez, Sinergóloga y experta en detección de la veracidad y Pedro Cárdenas, Sinergólogo y experto en negociación y ventas, los debates de estos dos días han dado mucho juego. Se ha creado gran expectación en cuanto a lo que nos tenían que decir los candidatos. Desde el Instituto Vermen, y en colaboración con los alumnos del Experto Universitario en Análisis del Comportamiento No consciente, han puesto el foco en cómo lo dicen.

El mensaje que se transmite a través del cuerpo, no sólo se corresponde con los gestos sino, fundamentalmente, con la actitud interior (cómo se encuentran en ese momento), y las reacciones a los estímulos recibidos, bien por la intervención de los debatientes, bien por el asunto que se está tratando en cada momento, bien por sus propios pensamientos. Podemos percibir cómo se sienten y, sobre todo, si resultan convincentes.

El contenido de sus propuestas, puede analizarse desde la objetividad de los datos y los programas. La convicción, sin embargo, es fundamental a la hora de generar credibilidad en el espectador votante.

Empezamos identificando, con un adjetivo, la actitud interior de cada uno de los candidatos. Curiosamente, no solo observa esta actitud interior al inicio del debate, sino que no se producen modificaciones importantes a lo largo del mismo.


Pablo Casado: “AUSENTE/ centrado en sus recursos”
Pedro Sánchez: “TENSO/ Crispado”
Albert Rivera: “CONFIADO/ ansioso por la oportunidad”
Pablo Iglesias: “INSEGURO/ desganado (tal vez no se siente en su salsa)”

Es cierto que, en estas situaciones, los candidatos reciben asesoramiento. Sin embargo, también es cierto que antes de comenzar es más fácil que pierdan la concentración y se generen acciones no previstas.

A lo largo del primer minuto, mientras participa el presentador, Casado y Sanchez no se mueven, Rivera juguetea con los documentos que se encuentran encima del atril e Iglesias parece querer hablar, de ahí los micropicores en brazo y rostro que se producen ante la represión de las palabras.  Al mismo tiempo, reflexiona acerca de si estará a la altura y dará una buena imagen (micropicor específico).

Una vez comenzado el debate, la inseguridad en Pablo Iglesias se sigue manifestando en su gestualidad: Torso ausente, manos en el atril o la izquierda dentro del bolsillo y la derecha sujetando algún objeto. Poca gesticulación general

En cuanto a la tensión y crispación de Pedro Sánchez: Se muestra en la rigidez en articulaciones, microexpresiones de ira y repulsión y, en algún momento, desprecio. Sanpaku mantenido (señal de desagrado) – esclera del ojo visible en su parte inferior.

Ausencia de Pablo Casado: Mirada perdida, cabeza erguida. No fija la mirada en el espectador ni en sus interlocutores. Se mantiene estático en muchas ocasiones

Confianza de Albert Rivera: Gesticulación coherente. Movilidad cervical fluida. Ausencia de tensión en articulaciones

Si nos centramos en el MINUTO FINAL, se modifican algunos de los comportamientos, probablemente, al ser la única y mejor oportunidad para convencer al votante ¿Lo consiguen?

Pedro Sánchez mantiene la tensión, pero, además, muestra tristeza e, incluso, indiferencia.

Pablo Iglesias mantiene la inseguridad y se aprecia aún más, si cabe, la desgana, algo ilógico cuando se pide el voto. Ausencia absoluta de gesticulación con las manos

Pablo Casado se mantiene ausente y muestra poca convicción corporal con bucles de inseguridad con las manos

Albert Rivera muestra un mayor control que en el resto del debate. Pierde espontaneidad, con mayor gesticulación con el brazo derecho (control) y muestra incongruencia gestual en el momento en el que cierra los puños, ya que desea transmitir una fuerza que no consigue en ausencia de tonicidad.

CONCLUSIÓN

El contenido verbal puede contrastarse y verificarse desde la perspectiva de los datos y programas electorales. Las emociones, nuestros verdaderos sentimientos y nuestra capacidad de enfrentarnos a las situaciones, se movilizan desde nuestro subconsciente y, a este, no podemos engañarlo.



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar