Inicio Mundo Internacionales Perú : Belmont con Castillo en pos del modelo mexicano

Perú : Belmont con Castillo en pos del modelo mexicano

68
0

El Presidente Pedro Castillo ha nombrado a Ricardo Belmont como su asesor. Se trata de una maniobra astuta con la cual el profesor quiere hacer varias jugadas maestras.

Por una parte ha buscado tender la mano a muchos sectores empresariales y de la derecha, por otra ha buscado re-amistarse con Perú Libre, el partido que le llevó a Palacio, pero que acaba de decidir que va a ser el único en no darle un voto de confianza a su nuevo Gabinete, y, finalmente, muestra su interés en emular al modelo del mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien Belmont tanto defiende.

Belmont es uno de los comunicadores más conocidos del país y una de las pocas personas que durante todas las elecciones sacaba videos diarios apoyando a Castillo.

Curiosamente, la invitación del Presidente se da a poco que Belmont apareciese en el aire diciendo que a él le daba pena Castillo pues estaba condenado a ir a la cárcel o a irse al exterior forrado de dinero.

Belmont ha candidateado en la mayor parte de los sectores que componen a la derecha no extrema y también ha sido un empresario capitalista dueño de varios medios, incluyendo Canal 11 de TV.

Durante 2 veces consecutivas fue electo alcalde de Lima (1989 y 1993) sacando el 45% de los votos y quedando por muy poco debajo del millón de sufragios.

Luego en 1995 postuló a la presidencia llevando como su segundo a quien fuera el primer vicepresidente de Fujimori (Máximo san Román), aunque solo obtuvo el 2%.

En el 2001 fue candidato a la vicepresidente del Frente Independiente Moralizador (FIM) de Poppy Olivera.

En 2006 fue candidato invitado por Acción Popular para postular al Congreso con el Frente del Centro que el belaundismo hizo junto a Somos Perú (SP), pero obtuvo menos de 30,000 votos, por lo que no fue electo.

A pesar de ello, en 2009 al morir Alberto Andrade, el fundador y jefe de SP, Belmont le reemplazó en su curul parlamentario hasta el 2011.

En 2016 Belmont fue postulado a la Presidencia por parte del partido Siempre Unidos de Juan Castillo, quien inició su extenso periodo como alcalde del nuevo distrito de Los Olivos como hombre del fujimorismo, pero Belmont renunció a dicha plancha por no querer juntarse con el nacionalista radical Isaac Humala, padre del entonces presidente Ollanta Humala.

Hasta entonces Belmont siempre había sido un rival electoral de muchos candidatos de izquierda, incluyendo Henry Pease, ex teniente alcalde de Barrantes y ex candidato presidencial de Izquierda Unida.

Es más, él constantemente había sido criticado por los socialistas por supuestamente no haber cumplido con pagos a sus trabajadores y accionistas populares.

En 2018 por primera vez en su vida se asocia con un partido de izquierda y se convierte en su candidato. Él fue postulado por el partido Perú Libre de Cerrón quedando sexto con 206,000 votos (3.9%).

Durante esa contienda él se convirtió en el más acérrimo crítico de los inmigrantes venezolanos aduciendo que estos venían a quitarle los empleos a los peruanos, algo que hizo que varias figuras, incluyendo Fernando Tuesta o Álvarez Rodrich le tildaran de xenofóbico.

Por eso y por cierta hostilidad a las medidas contra el COVID hay quienes le tildaron de haber querido acercarse a Trump, aunque él ha preferido optar más por el presidente mexicano.

Belmont nunca ha dejado de reclamarse como anticomunista y jamás se ha proclamado de izquierda, pero ha mantenido lazos muy estrechos con Cerrón, a punto que sus videos diarios eran transmitidos por las redes sociales que él impulsaba y, probablemente, él se haya convertido en el más sintonizado youtuber pro-Castillo.

Hoy Perú Libre puede ver que los dos candidatos más importantes que ellos han tenido (Belmont para alcalde capitalino y Castillo para Presidente) trabajan junto (y al más alto nivel).

Tanto ese nombramiento, así como el que previamente hizo la cancillería de colocar al nuevo secretario de prensa de PL Richard Rojas como embajador del Perú en Venezuela, son una muestra de que Castillo quiere restablecer sus lazos con Cerrón, quien se enfureció mucho debido a que en su último Gabinete no ha puesto a ningún ministro de su confianza, pero sí a dos mujeres militantes de su partido que no le siguen plenamente.

Por último, Belmont se hizo famoso al ir hasta México a elogiar en público a AMLO y querer ser uno de los principales seguidores suyos en Lima.

AMLO sostiene que él está haciendo la cuarta transformación de su país (tras las violentas de las guerras de la independencia, las de la reforma y luego las de la revolución, las mismas que se iniciaron en 1810, 1857 y 1910), aunque la suya ha de ser pacífica.

Su modelo consiste en combatir a la corrupción y al narcotráfico, reducir los sueldos y lujos del Presidente y de los funcionarios del Estado, acabar con la inmunidad de los expresidentes, incrementar el rol del Estado en la extracción de hidrocarburos, educación, social y obras para disminuir la polarización social, y fomentar a la Comunidad de Estados de Latino América y el Caribe (CELAC) como contrapeso a EE.UU. y la OEA.

Todas las medidas de AMLO sirven de inspiración a Castillo, quien decidió realizar su primera gira presidencial al exterior visitando México.

La asesoría de Belmont le permitirá a Castillo acercarse más al ejemplo azteca, buscar reconstruir su relación con PL, y aprovechar las experiencias políticas y mediáticas suyas para buscar tender la mano a diversos sectores del empresariado y de la derecha no fujimorista.

El nombramiento de uno de los principales seguidores limeños del modelo mexicano fue una de las últimas cosas que hizo el Presidente antes de irse a dormir, esperando poderse levantar mejor al día siguiente, para que al cumplir sus 52 años de vida, le despertasen cantándole “Las Mañanitas”.

Con mucho tino Castillo viene demostrando que es un maestro muy astuto y que trata de tender puentes en todas las direcciones. Posiblemente, AMLO sea el Presidente latinoamericano que más habla y Castillo el que menos responde a la prensa, pero ambos convergen en muchas ideas, y Belmont va a querer acercar a ambos proyectos.

Isaac Bigio

Politólogo economista e historiador

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*