Mexico

México.- LACEN propone el modelo de Industrialización Orientado al Desarrollo Sostenible (IODS)”

LACEN 247 analiza “Para 2030, México debe consolidar desarrollo económico que reduzca las brechas de desigualdad mediante un crecimiento territorial equilibrado, homogéneo y equitativo. Para ello LACEN propone el modelo de Industrialización Orientado al Desarrollo Sostenible (IODS)

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible son una serie de propuestas que pretenden poner fin a la pobreza, erradicar el problema de desigualdad económica, creando un panorama de oportunidades para las personas, en donde haya prosperidad con una mayor igualdad y preservación del medio ambiente. Los ODS cuentan con 17 objetivos, los cuales se encuentran en la Agenda 2030, iniciando su marcha en 2016.

Ante esto, la Organización Mundial de Comercio ha mostrado una postura a favor de estas medidas en donde la OMC está dispuesta a contribuir a la Agenda 2030, a través de un comercio justo y estable. Con base en lo que señala la OMC, ha puesto en marcha una serie de reformas comerciales que permitan el crecimiento y el desarrollo, que van directamente enfocadas a 9 de 17 objetivos:

1)Erradicar la pobreza mediante iniciativas de una política comercial planificada y estratégica, apertura comercial e incrementar la competencia económica; 2) Terminar con el hambre a través de la eliminación de subvenciones a las exportaciones agrícolas; 3) En salud y bienestar, la entrada en vigor de una enmienda al Acuerdo sobre los ADPIC, en donde los países en desarrollo podrán adquirir medicamentos asequibles; 4) Respecto a la igualdad de género, se le brinda la posibilidad a las mujeres de que trabajen en los sectores de exportación con un sueldo y condiciones favorables; 5) Crecimiento económico, impulsado por el comercio mediante la creación de capacidad comercial, complementado con los esfuerzos nacionales; 6) Industria, innovación e infraestructura, propone la apertura de mercados para facilitar la transferencia de tecnología entre países desarrollados y países en desarrollo; 7) Reducir la desigualdad, la OMC plantea que, a través del principio de trato especial y diferenciado, se les den ciertas flexibilidades a los países en desarrollo; 8) Vida submarina, la organización plantea que los miembros deban prohibir las subvenciones que conlleven a la sobrecapacidad y la sobrepesca, así como la eliminación de subvenciones que contribuyan a la pesca ilegal, no declarada o no reglamentada, con trato especial a los países menos desarrollados o menos adelantados; 9) Alianzas para lograr los ODS, la OMC promueve un sistema de comercio multilateral universal, basado en normas, abierto y equitativo. Sin embargo, a diferencia de la OMC, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, resalta que la educación es uno de los objetivos más importantes para todos los países.

De acuerdo con la OCDE, la educación de alta calidad y accesible es todavía un reto para el mundo en general. Aunque algunos países han incrementado su inversión en la educación, aún existen rezagos en donde jóvenes de entre 25 y 34 años no alcanzan un nivel de educación medio superior, por lo que esto se representaría en la tasa de desempleo. En tanto que, en la equidad de género, pocas son las mujeres las que se encuentran cursando carreras como matemáticas, ingenierías o tecnología, por ello la OCDE propone una mayor inclusión para que las mujeres puedan estudiar carreras científicas, así como las mismas oportunidades para que puedan seguir estudiando. Para promover el desarrollo sostenible en la región de América Latina, la OCDE propone que se elaboren políticas públicas para el desarrollo, las cuales sean implementadas para el diseño de los Planes Nacionales de Desarrollo (PND), aunado a ello, estas deben acompañarse de un financiamiento para promover la Agenda 2030. Para alcanzar tales objetivos, es necesaria la cooperación internacional para facilitar el desarrollo sostenible y lograr la inserción, de la región, a la economía mundial.

Ante esto, la CEPAL ha implementado acciones para dar seguimiento a la Agenda 2030. Uno de los primeros esfuerzos, fue el establecer el Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el desarrollo sostenible en mayo de 2016, teniendo como objetivo dar seguimiento a los ODS. Al igual que la OCDE, la CEPAL propone la creación de políticas públicas, acompañado de asesorías y asistencia técnica para elaborarlas. Dentro de las prioridades que se encuentran para el apoyo de los países de América Latina, se puede destacar lo siguiente

: 1) el avance a la innovación tecnológica, la economía digital y la sociedad de la información; 2) la gobernanza de los recursos naturales; 3) la cooperación Sur-Sur y el apoyo al crecimiento de los países de renta media; 4) la centralidad de la igualdad; 5) la promoción de una integración económica, social y ambiental del desarrollo sostenible. México requiere impulsar políticas de coherencia y cohesión para lograr en 2030 un desarrollo sostenible, por lo que es necesario antes diseñar un proyecto de nación a largo plazo donde la prioridad sea el mercado interno para generar condiciones de productividad y competitividad con progreso humano, por lo que se necesita una revolución estructural, cuyo principal objetivo sea lograr las metas de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), en el que se impulsen políticas en torno a las prioridades que plantea el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, como el cambio climático, desigualdad económica y la innovación, entre otros. Para poder elaborar propuestas, es necesario conocer la situación económica, social y ambiental en la que se encuentra nuestro país. Por el lado económico, durante el primer trimestre del año, la economía mostró un comportamiento de desaceleración, generando así un ambiente de desconfianza para el inversionista o empresario, derivado de diversos factores como la violencia que ha azotado a nuestro país en los últimos meses, situación que se ha ido agravando. Sin embargo, para evaluar este escenario, veamos el comportamiento de los indicadores de los primeros seis meses de 2019.

En este tenor, la encuesta de junio de 2019 sobre las expectativas de los especialistas del sector privado, refleja una expectativa de crecimiento lento, ya que para el 2019 se espera que el PIB crezca a 1.13%, por lo que la expectativa se redujo en 14.39%, ya que en mayo era de 1.32. Para el 2021 se espera que el PIB suba a 1.96 y para los próximos 10 años (en el marco de la Agenda 2030), la tasa promedio del PIB será de 2.19. De acuerdo con la opinión de los especialistas, consideran que los principales factores que obstaculizan el desarrollo de la economía, se asocian con la gobernanza (42%), las condiciones económicas internas (28%) y las condiciones externas (8%). Sin embargo, de estos problemas se derivan dos principales y que influyen directamente en el desempeño de la economía: la incertidumbre política interna y los problemas de inseguridad.

LACEN pronostica que para el tercer y cuarto trimestres de 2019 la situación de la economía mexicana estará en una fase de desaceleración-estancamiento-recesión a raíz de seguir la tendencia del segundo trimestre, la inversión, gasto y consumo causarían una reducción del PIB en 0.5 por ciento, resultado de: a) La Inversión Fija Bruta registró una disminución en términos reales de (-)3% durante marzo; b) Pérdida de confianza del consumidor en mayo fue de (-)1.1 puntos; c) Descenso de los pedidos manufactureros fue de d) (-)0.82 puntos; e) Decremento del Indicador de Confianza Empresarial (ICE) de las Manufacturas de (-)0.1 puntos; el ICE del Comercio disminuyó (-)1.6 puntos y el de la Construcción (-)0.1 puntos en mayo de 2019 respecto a un mes antes;

f) Aumento de desempleo de 3.4 a 3.5 por ciento en el primer trimestre; g) El Índice Global de Personal Ocupado de los Sectores Económicos en marzo presentó una variación mensual de (-)0.1%. h) El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI) disminuyó (-)1.5% durante marzo. i) La calificación petrolera de Fitch pasó a ‘BB+’ desde ‘BBB’, con lo que pierde el grado de inversión y se rebaja la nota soberana de México. j) El peso se depreciaría 37 por ciento, con relación al tipo de cambio del 30 de mayo k) La combinación del “arancel Trump” y la desaceleración de la economía tendría un efecto social de 193 mil nuevos desempleados al cierre del año. El primer trimestre de 2019 (IT-19) la riqueza nacional representada en el PIB, con relación al trimestre anterior, cayó 30.76% (1.3% IT-19 v. v. 1.7% IVT-18). Cabe señalar que para que el PIB alcance el mismo nivel arrojado el IIT-18 (2.6%), la riqueza nacional tendría que crecer al 100%, sin embargo, LACEN prevé que la riqueza nacional para el II-T de 2019, será de 0.5%.

En el aspecto social, con base en los Criterios Generales de Política Económica se delinearon las políticas que regirán la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyos recursos públicos están destinados para el financiamiento de nuevos proyectos y programas sociales, en donde la eliminación de gastos innecesarios, la reorientación de los recursos con mayor transparencia hacia dichos programas y la eliminación o fusión de programas sociales, serán la clave para poder generar el financiamiento del gasto social.

Cabe decir que el presupuesto que se destinó para el financiamiento de los programas sociales, fue de 982 mil 300 millones de pesos, entre los que se encuentran: Seguro de vida para Madres Jefas de Familia; 3×1 para migrantes; Programas de desarrollo de zonas prioritarias; Programa de empleo temporal; Programa de atención a jornaleros; Programa de estancias infantiles; Fondo nacional para el fomento de las artesanías, entre otros. Sin embargo, recién cumplidos dos meses, desde que inicio la presente administración, ya se dio inicio a los Apoyos sociales que forman parte del “Plan de bienestar” entre los que destacan los más importantes: 1) Pensión para el Bienestar de las personas con discapacidad permanente, con un monto de 7 mil millones de pesos; 2) Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, con 100 mil millones de pesos; 3) Jóvenes construyendo el futuro, con 44.3 mil millones de pesos. En total se encuentran 18 Proyectos Prioritarios del Sector Central, con un presupuesto de 251.6 mil millones de pesos, en los que 151.3 mmdp, es decir que el 59.07% de los recursos corresponden a los tres programas anteriores. A diferencia del 2018, el gasto social incrementó 5.7%
para 2019, esto a raíz de las medidas de austeridad y, en parte, el combate a la corrupción.

De acuerdo con el último informe de CONEVAL, en 2018 habían 150 programas sociales de los cuales: 1) 93 programas contribuyeron a mejorar el acceso efectivo a los derechos sociales, de los cuales 81 siguen operando en 2019; 2) Sólo 45 programas ayudaron a reducir la pobreza y actualmente siguen funcionando 36; 3) 92 programas contribuyeron con alguno de los derechos sociales, aún permanecen 80; 4) actualmente hay 20 programas que contribuyen a disminuir la carencia por acceso a la alimentación, pero no se consideran como programas relevantes. Los efectos del bajo crecimiento económico se reflejan en la desigualdad de ingresos en la sociedad mexicana.

En 2016, la OCDE presentó un documento llamado “Panorama de la Sociedad en 2016”, en él se señala que México es uno de los países con mayor desigualdad en la distribución de ingresos por trabajo y capital con base en la medición del coeficiente Gini. Aunque el informe fue presentado hace 3 años, aún persisten brechas de desigualdad en el que el panorama actual no es halagüeño, ya que la tasa de desempleo sigue incrementando a raíz de que en el mes de junio se perdieron 14, 244 empleos en el sector informal; el desarrollo regional es desigual, concentrándose en el norte; así como las disparidad de sueldos, en donde una persona tiende a ganar menos en Tlaxcala o Chiapas, a diferencia de que trabaje

en la Ciudad de México o Monterrey, esto sin contar el género de la persona. Respecto al medio ambiente, el Informe de Cuentas Económicas y Ecológicas de México de 2018, señala que en el PIB se deducen dos tipos de costos, en donde el primero se refiere al consumo capital fijo y, el segundo, los costos imputados por los usos ambientales, que se traduce en el Producto Interno Neto Ajustado Ambientalmente. De acuerdo a los datos proporcionados, los daños ambientales, en 2017, representan el 4.3% del PIB, es decir, 947, 662 millones de pesos. Los costos por agotamiento (que se representa en el agotamiento de hidrocarburos, recursos forestales y agua subterránea) representó 125, 961 millones de pesos; mientras que los costos por degradación (que se contempla degradación del suelo, residuos sólidos, contaminación del agua y contaminación atmosférica) dio un total de 821, 701 millones de pesos.

Sin embargo, el gasto que se destinó en protección del medio ambiente, en 2017, fue de 124,449 mdp, que en términos de los daños que se causaron, sólo representa el 13.13%. Sin duda, el mayor costo ambiental fue la contaminación atmosférica, la cual representó 619,114 millones de pesos. Cabe decir que las industrias manufactureras con 15.1% y el comercio y otros servicios, con 37.9%, son las actividades que más impactaron en el deterioro ambiental, así como del agotamiento de los recursos.

Para 2030, México debe consolidar desarrollo económico que reduzca las brechas de desigualdad mediante un crecimiento territorial equilibrado, homogéneo y equitativo. Cada una de estas políticas deben, también, estar orientadas en la protección del medio ambiente, ya que, en términos de PIB, representa un porcentaje importante.



Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar