Europa

May llegó al poder para lograr el brexit, pero ahora parece que, en vez de ello la próxima salida (exit) que tendremos será de la actual primera ministra.

Para este 21 de abril Elizabeth II cumple 93 años y para entonces su jefa de gobierno quería darle de regalo el ya tener lista la despedida de la Unión Europea (UE), pero, en vez de ello, puede que para entonces el presente que ya le estuviera brindando fuese presentar su propia carta de renuncia.

En los 67 años que tiene de reinado Elizabeth II ella ha tenido 13 primeros ministros, pero ninguno ha sido tan débil e inestable como la actual primera ministra quien llegó a su puesto prometiendo hacer un “gobierno fuerte y estable”.

Su plan para separarse de la UE ha sufrido dos fuertes derrotas, una por 230 votos de diferencia que ha sido la peor que haya tenido un gobierno ante un parlamento británico. Hoy es muy difícil que la casa de los comunes apoye una nueva versión del mismo, por lo que el lunes 25 ella dijo que no se sentía capaz de presentar un nuevo proyecto aún.

En vez de ello el parlamento votó abrumadoramente por tomar el control del Brexit, por lo que la propia May tuvo que votar en contra de su propia moción inicial tras que esta fue enmendada y desvirtuada por conservadores críticos a ella.

En las últimas semanas ella ha sufrido al menos una docena de derrotas significativas y se ha transformado en la única premier en haber sido condenada por el parlamento por habérsele encontrado que viene repudiándolo.

Ella fue ungida unánimemente por todas las fracciones de su bancada y partido, pero, en vez de lograr unir a todos, ha terminado jaloneada por todos, a punto que ella ya no puede controlar al parlamento, a sus aliados (los unionistas de Irlanda del norte), a su partido (los conservadores), a su bancada e incluso a su gabinete.       

El número de sus ministros que han renunciado es similar o mayor al que tuvieron los dos gobiernos británicos más largos de la postguerra (el oncenio de Thatcher y el decenio de Blair), y en cualquier momento esas renuncias han de llegar a los 30 (aparte de los que ella removió en sus cambios de gabinete).

Durante un tiempo May persistía en su puesto pues no había quien la pudiese reemplazar. El parlamento no quiere llamar a elecciones generales adelantadas para no correrse el riesgo que los laboristas avancen o lleguen al poder, y dentro de los conservadores no había ninguna figura que pudiese mediar entre todas sus alas.

Hoy se barajan varios nombres para encontrar una figura de consenso ante May, pero si su renuncia conlleva a elecciones internas en el conservadurismo los duros pro-Brexit podrán querer ganar, ya que la mayoría de la militancia tory es euro-escéptica.

Boris Johnson puede tener muchas chances de vencer una interna conservadora por su popularidad y porque le pueden ver como el único populista capaz de frenar a Jeremy Corbyn, pero si él llega al premierato habría más conservadores que renunciarían a su partido y a su bancada. Como el ex alcalde londinense no tendría mayoría absoluta en el parlamento él tendría que adelantar las elecciones generales, lo cual produciría un gran riesgo apostando al todo o nada.

Mientras tanto tal es la fragilidad de May que ella hasta podría ser capaz de hacer los giros más impredecibles. Ya hay quienes le aconsejan mantener el mercado común con Europa o hasta dar paso a nuevas elecciones o un nuevo referendo.

Cada vez crece el desgaste del Brexit y quienes piden un nuevo referendo, mientras que el sábado 23 un millón marcharon por Londres demandando ello y más de 6 millones han firmado una petición al parlamento para anular el Brexit.

El futuro es incierto pero tal vez lo menos incierto es el de ella, pues es posible que la May no llegue al mes que en inglés lleva su nombre: Mayo.   

 

Isaac Bigio

Minka News



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar