Inicio Opinión Lemas II de Juan de Portoplano por Jmm Caminero

Lemas II de Juan de Portoplano por Jmm Caminero

113
0

Degustando los alimentos del día, el de Portoplano, miraba su propio pensamiento reflejado en los rostros de otros sujetos. Porque al final, cada uno, cada persona es como una sinfonía, que tiene notas similares a la de los demás, iguales, pero forman melodías diferentes. Somos iguales en las notas, pero diferentes en las canciones que construimos con ellas.

– No todos los libros son verdaderos y buenos moralmente, ni todas las frases e ideas de un libro o un texto o un documento cultural, sea el que sea, son buenos y verdaderos. Distinguir eso es lo difícil. Ciertamente, unas obras tienen más errores que aciertos, unas mas bondades que maldades. Esto es lo difícil.

– ¿Será un día Chesterton beatificado? ¿Será copatrono de los escritores y ensayistas?

– No hay que quitarles a los humanos el deseo de perfección moral, ni menos aún de santidad, especialmente, la perfección y la santidad del cristianismo. Porque en esto hay que ser muy cautos, hay demasiados sistemas de liberación y salvación personal, que llevan a los humanes a nuevas esclavitudes. Demasiados colectivos e ideologías confunden a los seres humanos, incluso los llevan a metas desviadas y confusas y erróneas, incluso esclavitudes del cuerpo o de la mente o del alma…

– ¿Qué es el mal? ¿Existen escalas de mal y de maldad, diríamos de menos gravedad a más…? ¿Igual que existen escalas de bien y de bondad…? ¿Tú eres consciente de los males que a ti te hacen, o solo eres de unos cuantos? ¿Y de los que tu haces…?

¿Si existe el concepto de trauma y herida profunda causada a un individuo o colectivo a tal edad o en tal circunstancias, también tendríamos que diseñar el concepto de no-trauma o de “alegría-felicidad-gozo”, algo que siempre que se recuerda se rememora con alegría y gusto y gozo y felicidad?

¿Un trauma sería que alguien teme subir en ascensor porque de pequeño lo encerraron en una habitación, pero un contratrauma o antitrauma o gozo-felicidad que se rememora, sería la “magdalena de Proust”? ¿Y esto aplicado a todo…?

– Te llevan a la desesperación tantas personas, de tan altos principios éticos y morales y sociales y políticos y jurídicos, y después, después en la práctica son tan mediocres, en algunas acciones, con algunas personas o en algunas situaciones…

– Si una sociedad tiene cien grandes parámetros, bien harían los sociólogos y otras ciencias sociales, indicarnos cuántos y cuales, aunque sea por aproximación. Pienso y estimo que estos, en casi todos, hoy la mayoría de personas, a nivel teórico de la sociedad, y de las personas concretas viven y existen mejor. Hoy, por lo general hay menos violencia que hace cien años, y menos que hace mil. Ciertamente, existe el parámetro de que podemos autodestruirnos, toda la especie y millones de otras, con la guerra nuclear…

– Es triste ver, peor padecer, que personas de buena voluntad, buena moralidad, que se han sacrificado una enormidad con respecto a otras, son tenidas como las peores o malas moralmente, y se les rechaza y se les deja en un rincón, y personas peores a y en muchos sentidos, y desde luego que se han sacrificado menos, se les valora y se les aúpa, y esto en todas las entidades sociales, sean en los trabajos y profesiones y oficios, sean en la escuela, sea en la familia, sea en las diversas comunidades donde los humanos se organizan y existen en convivencia. No sucede siempre, ni en todos los ambientes, pero sí en muchos…

– El ser humano tiene que conocer, después ordenar en verdad y bondad todo ese enorme mundo irracional, de pasiones-pulsiones-deseos-emociones-sentimientos. Toda esa vida afectiva de multitud de perspectivas y variables y dimensiones que cada ser humano lleva consigo. Que para la humanidad, en muchos sentidos es un mar ignorado, solo hemos aprendido y conocido y entendido y demostrado en verdad y bondad, algunas de esas variantes y variables…

– Ese enorme mundo irracional forma parte de nosotros mismos, pero éste debe ser dirigido y gestionado de forma correcta por la racionalidad-inteligencia-libertad-voluntad en verdad y bondad y prudencia y sentido común. Ambos mundos forman el misterio-enigma del psiquismo-mente-cerebro humano. Dejamos el concepto alma-espíritu como una realidad también del ser humano, relacionada con el cuerpo-carne y con la mente-psique, pero una realidad, diríamos con sus especificidades.

– Podríamos pensar que las pasiones-deseos-pulsiones-emociones son o pueden que sean, conexiones muy profundas del psiquismo humano, por lo cual, ante tal estímulo equis, siempre o casi siempre se puede desarrollar como emisión o solución o contestación una “conducta equis, que es en sí, tiene un plano emocional y un plano conceptual interrelacionados entre sí”. De ahí, la enorme dificultad de separar y secesionar y distinguir y dividir todos esos planos y variables y horizontes de temores, alegrías, penas, traumas, recuerdos, complejos, etc. Ese enorme complejo caleidoscópico de la conciencia-inconciencia del ser humano, del yo.

El de Portoplano, después de un día de siega-trilla de su pensar-repensar-meditar-remeditar del momento-tiempo, el de Portoplano, cansado buscando cómo transformar algo de lo real, en algún tipo de lenguaje, cansado y recansado dejó que su mente descansase en el silencio-ruido…

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (24 octubre 2019-26 marzo 2020 cr).

Fin artículo 2.045º: “Lemas II de Juan de Portoplano”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*