LA DERROTA DEL PARTIDO DEL BREXIT


Rate this post

Acaban de hacerse conocidos los resultados de la elección para nominar al representante de Peterborough al parlamento británico, donde el laborismo ha conservado su curul pero con una nueva persona, la sindicalista Lisa Forbes, y el Partido del Brexit ha perdido en su intento de entrar a la cámara de los comunes.

Peterborugh es una ciudad al norte de Londres donde están en su famosa catedral los restos de Catalina de Aragón, la principal reina hispano-hablante de Inglaterra, y donde hay fuertes comunidades de habla portuguesa y polaca.

Hasta hace unas horas todos los medios vaticinaban que allí iba a ganar el Partido del Brexit quien así iba a colocar su primer miembro en la cámara de los comunes. Todo ello debido a que durante el referéndum del 2016 más del 60% de dicha ciudad había votado a favor de salirse de la UE mientras que en las euro-elecciones del 23 de mayo el partido de Nigel Farage había ganado con cerca del 40% y con una amplia ventaja sobre sus competidores. El abierto apoyo del presidente norteamericano durante su visita era algo que los Brexiteros esperaban poder canalizar para ganar.

Nigel Farage había prometido que ese iba a ser el inicio de un desplome de los partidos tradicionales y el ascenso suyo hacia ser una fuerza poderosa que, incluso, pudiese llevarle al poder. El Daily Express, el diario más resistente a la inmigración, era el que más notas iba colocando a cada momento pues aseguraron que allí Jeremy Corbyn iba a sufrir tal derrota que con ello caería a nivel nacional y perdería el liderazgo del laborismo.

Los resultados han sido los siguientes: laborismo 31%, Brexit 29%, Conservadores 21%, Liberal-Demócratas 12%, Verdes 3%, UKIP 1%, Otros 10 candidatos 2%.

Ciertamente que los laboristas y los conservadores han perdido puntos en comparación a las anteriores elecciones generales del 2017 pero se han recuperado bastante frente a las euro-elecciones de hace 2 semanas. El partido de Jeremy Corbyn ganó a la suma del nuevo partido del Brexit de Farage así como de su anterior organización (UKIP). Los tories, que a nivel nacional sacaron menos del 9% subieron al 21%. Los liberal-demócratas y verdes que tuvieron una buena votación en las locales y euro-parlamentarias del 2 y 23 de mayo, respectivamente, retrocedieron al cuarto y quinto lugar.

Ello muestra una vez más que los británicos suelen votar de manera diferente en distintas elecciones. En los pasados comicios al euro-parlamento muchos votaron en favor o en contra de salirse de la UE, pues no estaban seguros cuanto tiempo podrían durar sus eurodiputados pues la fecha oficial de partida de la UE es el 31 de octubre.

A la hora de elegir quien les represente en el parlamento, los británicos suelen votar pensando más en el tipo de gobierno que quieren y las políticas sociales. Muchos ni suelen ir a sufragar en unas euro-elecciones que no entienden bien, pero siempre se muestran interesadas en unas elecciones parlamentarias, como ha vuelto a pasar hace unas horas en Peterborough.

Nuevamente ocurre lo mismo que pasó en las elecciones generales del 2015, las que se dieron 12 meses después que el UKIP de Farage salió primero en las euro-elecciones. En éstas el UKIP bajo del 27% al 13% de los votos y apenas sacó 1 de los 650 parlamentarios (el 0.2% de la cámara de los comunes). Luego de ello Farage se desanimó y dejó la política mientras que el UKIP se fue marginalizando a punto que hoy se ha quedado sin nadie en el parlamento, el euro-parlamento o la asamblea de Londres, y ha perdido a la inmensa mayoría de sus concejales en Inglaterra.

Farage podrá siempre sorprender en las elecciones europeas pero luego pierde fuerza. Es cierto que el Partido del Brexit tuvo un segundo lugar y un 29% en Peterborough, pero eso, que sería una victoria para una nueva fuerza que antes hubiera sacado cero o pocos puntos allí, se ha convertido en una derrota para quien aseguraba que iba a repetir su triunfo de hacía dos semanas cuando venció allí con 2/5 de los votos.

Como siempre pasa los movimientos que crea Farage son globos inflados que tienden a desinflarse una vez que pasa el voto de protesta sobre la UE. Un partido que solo tiene un mensaje (salirse ya de la UE) pero carece de una plataforma general para cada cuestión difícilmente se asiente.

Los liberal-demócratas saltaron 9 puntos, del 3% al 12%, con respecto a las elecciones generales del 2017, pero cayeron en comparación a las euro-elecciones de hace 2 semanas cuando casi le pelearon al laborismo el segundo puesto.

Muchos pensaban que tras las euro-elecciones del 23 de mayo Corbyn iba a perder el liderazgo del laborismo, el cual iba a colapsar, y que el conservadurismo iba a desintegrarse tras haber quedado quinto, con menos del 9% y sin ganar en ninguno de los 650 distritos electorales. No obstante, yodo indica que, tras el sismo de las euro-elecciones, los partidos tradicionales van a tender a recuperarse y que en una nueva elección general se volverá a dar la usual polarización entre el gobierno conservador y la oposición laborista.

Tras la batalla de Peterborough el Faragismo es detenido en su avance, no logra entrar al parlamento y pierde momento. Es de esperar que vaya declinando y que en las elecciones para la alcaldía de Londres de mayo 2020 este quede debajo de los 4 primeros lugares y que, si se adelantasen las elecciones generales, el Partido del Brexit lograría dividir a la derecha y conseguir muy pocos o ningún parlamentario.

Es ahora Corbyn quien va a buscar retomar la iniciativa y quien va a querer aprovechar su triunfo para poner en jaque al nuevo primer ministro conservador. En las euro-elecciones Corbyn se topó con el fenómeno de que un sector pro-Blair del laborismo se rompió y se juntó con disidentes conservadores para crear Cambio UK, algo que debilitó al laborismo presentándolo roto. Hoy dicho nuevo movimiento se ha fragmentado y está virtualmente desaparecido, en tanto que el líder del laborismo va a querer aprovechar su victoria en Peterborough para evitar nuevos desafíos a su jefatura y concentrarse en demandar nuevas elecciones generales.

Los conservadores, por su parte, pueden sentirse un poco más aliviado pues saben que en unas próximas elecciones generales, si bien podrían perderlas, no serían barridos del mapa.

Isaac Bigio

Politólogo Economista e Historiador



Anterior Gran Canaria.- En Mogán 16 carretas y 16 agrupaciones folclóricas participan en la Romería- Ofrenda a San Antonio el 8 de Junio
Siguiente ¿Y Ahora cómo se Elige a quien suceda a May?

Comentarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*