Europa

Impopularidad sobre la parálisis del Brexit se refleja en las elecciones locales inglesas.

En las anteriores elecciones locales de la mayoría del interior de Inglaterra ganaron los 3 partidos que hoy proponen distintas formas de Brexit. Los conservadores sacaron el 35%, los laboristas el 29% y el UKIP el 13%. Esta vez todos ellos han perdido concejales, mientras que han crecido los independientes y los dos partidos pro-europeos (liberal-demócratas y verdes).
 
El partido que más votos y concejales ha dilapidado es el UKIP mientras que el partido de gobierno pueda que termine con un tercio menos de concejales y los laboristas deben estar lamentándose de no haberles podido alcanzar como primera fuerza municipal.
 
A pesar de centrarse en cuestiones locales y presupuestarias, estos comicios han sido el primer peldaño hacia lo que va a ser una suerte de referéndum sobre la UE, el cual va a darse en 3 semanas en las euro-parlamentarias. Allí, si bien van a avanzar los partidos anti-Brexit quien viene liderando en las encuestas es el Partido del Brexit.
MUNICIPALES
El jueves 2 de mayo se han realizado elecciones para 6 alcaldes metropolitanos y 248 concejos municipales en Inglaterra, y para todos los 11 municipios de Irlanda del Norte, lo que implica escoger a más de 8,500 concejales. En estos comicios no participa Londres, Gales o Escocia, pero si nos permite pulsear en qué viento sopla la mayoría de la población de UK.
Las anteriores se dieron hace 4 años, el 7 de mayo del 2015, al mismo tiempo que se dieron las elecciones generales en las cuales ganó ampliamente David Cameron en detrimento de sus antiguos socios liberal-demócratas que se desplomaron y del retroceso laborista en manos de Ed Milliband.
En mayo 2015 los conservadores conquistaron unos 2/3 de estos puestos. Estos fueron los resultados: Conservadores: 5,521 concejales y 163 concejos municipales: Laboristas: 2,278 concejales y 74 concejos municipales; Liberal-Demócratas 658 concejos y 4 concejos municipales, UKIP 202 concejales; y Verdes 87 concejales.
AZULES, ROJOS Y MORADOS QUEDARON CASTIGADOS
Usualmente en estas elecciones suele ser castigado el partido del gobierno en favor del que encabeza la oposición. Sin embargo, lo que viene llamando la atención es que los conservadores viene perdiendo alrededor del 30% de sus concejales, lo cual es mucho pero no tanto en relación a la seria crisis de la administración de Theresa May, mientras que los laboristas, en vez de arrasar, vienen perdiendo poco menos del 10% de sus concejales.
Esto último implicaría que los rojos no lograrían su meta de convertirse en la primera fuerza en Inglaterra, pese al descalabro del gobierno, y que los azules, pese a sus retrocesos y pérdidas, podrían siguiendo la mayor fuerza en los municipios del interior de Inglaterra.
El Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) es, no obstante el más golpeado y el que ha perdió más porcentualmente, pese a que su llamado a hacer un Brexit ya debería haberlo hecho popular. El partido morado ha quedado con el ojo morado pues viene perdiendo la gran mayoría de sus anteriores concejalías.
AVANZAN AMARILLOS Y VERDES
Más bien, quienes vienen avanzando son los independientes, los liberal-demócratas y los verdes. Estos dos últimos partidos son los que más firmemente se oponen al Brexit y piden un nuevo referéndum. Ambos apuntan a crecer en al menos un 50% su número de concejales. Si bien en términos de números los liberal-demócratas van a ser quienes ganen más concejales, los verdes puede que terminen siendo los que proporcionalmente más han crecido y, por el momento, se acercan a duplicar su contingente de concejales en toda Inglaterra.
En muchos lugares la participación ha bajado a menos de la mitad en relación a las del 2015, la cual fue alta por coincidir con las de las elecciones generales. Empero, gran parte del ausentismo se debe a un desencanto con las dos mayores partidos quienes se han comprometido a hacer un Brexit pero están entrampados en una negociación común entre ellos sobre cómo realizarlo.
Un dato sintomático es el de Chelmsford, una de las principales ciudades que bordean a Londres y que votaron en el referéndum del 2016 por salirse de la Unión Europea, donde, esta vez, los liberales han arrasado abrumadoramente a un municipio que estaba en manos conservadoras.
IMPOTENCIA ROJA
El laborismo calculaba que podía haber dado un salto con su política de cuestionamiento a los ajustes que tantos recortes han producido en las bibliotecas, parques, centros juveniles, y demás obras en los municipios. No obstante, no ha logrado el impacto que necesita y eso se debe a su posición sobre el Brexit, por lo que estos comicios puede que alienten a quienes en su interior piden una posición más firme en favor de llamar a un nuevo referéndum sobre la Unión Europea.
Corbyn debe estar analizando los resultados. Él ha querido buscar una componenda que le permita quedar bien con un tercio del electorado laborista que es pro-Brexit y con dos tercios que son anti-Brexit. El problema con ello es que al final puede él quedar atrapado como un sándwich entre ambos extremos.
BREXIT
Es de notar que en estos comicios, aparte del alto ausentismo y de que solamente han votado la mayor parte (pero no todas) las regiones del interior de Inglaterra, no han participado dos nuevos partidos que se han fundado para capitalizar a los enemigos y a los incondicionales del Brexit.
Por un lado está el Grupo Independiente Cambio UK fundado por disidentes del laborismo y del conservadurismo que rechazan el Brexit que apoyan sus anteriores partidos y piden un nuevo referéndum. De otra parte se encuentra el nuevo Partido del Brexit creado por Nigel Farage, el cual encabeza las encuestas de cara a las elecciones europarlamentarias a darse en 3 semanas.
En estos últimos comicios la bandera del Brexit duro la ha de liderar el nuevo movimiento de Farage, pues su anterior partido (el UKIP) se encuentra en franco proceso de disgregación (como se ha evidenciado en las municipales), en tanto que la de mantenerse en la UE va a ser disputada por 3 fuerzas (liberal-demócratas, verdes y Cambio UK).
REFERÉNDUM
Estos resultados van a generar duros problemas internos en los dos partidos que se reparten el 90% de las bancas británicas. Por un lado pueden presionar a May a que acepte la propuesta de Corbyn para ir a un Brexit con unión aduanera, para evitar que los laboristas llamen a un referéndum y se cancelen las elecciones europeas.
De otro lado, van a generar al interior de ambas fuerzas que se encuentran en negociaciones a que rompan sus aproximaciones y a que opten por las salidas más radicales. Esto implicaría que en las elecciones euro-parlamentarias los tories vayan demandando un Brexit ya, mientras que los laboristas pidan un segundo referéndum.
Mientras tanto todo indica que en 3 semanas vamos a tener una forma de referéndum sobre el Brexit, pues esta va a convertirse en el eje de las elecciones al parlamento europeo. El Partido del Brexit va a querer aprovecharse de este caos para quedar como la primera fuerza en estos comicios, mientras que los 3 partidos anti-Brexit incapaces de unirse van a querer demostrar que sus votos combinados le superan.
PERSPECTIVAS
May sabe que su partido va hacia una derrota y a quedar allí en tercer lugar, pero debe minimizar pérdidas. Ella puede estar viendo lo que ha pasado con sus colegas del Partido Popular de España que terminaron despedazados por el surgimiento de una derecha dura (que en España es Vox y en UK son UKIP y el Partido del Brexit) y una moderada (que en España es Ciudadanos y acá son sus disidentes en Cambio UK).
Corbyn, por su lado, también debe estar muy preocupado. En España sus colegas del PSOE se enfrentaron con corrientes que están a su izquierda (cómo Unidas Podemos y otras de carácter local), pero salieron airosos porque no tenían una disidencia socialdemócrata a su derecha y porque supieron escoger ellos el momento de llamar a elecciones cuando sabían que tenían todas las de ganar y derrotar a sus alicaídos adversarios históricos.
En UK, en cambio, el laborismo debe competir por primera vez en más de un cuarto de siglo con una escisión a su derecha (Cambio UK, con la cual coquetea el ex primer ministro Tony Blair) y con los verdes quienes, al igual que él, buscan situarse en la izquierda. Ambas fuerzas tienen una consigna que cala mucho dentro de la mayoría de la militancia y el electorado laboristas: quedarse en la UE y llamar a un nuevo referéndum.
En estos 20 días que quedan May y Corbyn van a tener que reformular sus estrategias. Mientras muchos militantes conservadores amenazan con no presentarse o por votar por el Partido del Brexit y los laboristas no tienen una posición de consenso en torno a llamar a un segundo referéndum, los polos antagónicos (el Partido del Brexit y el UKIP de un lado, y los liberales, verdes y Cambio UK, del otro) tienen claras perspectivas y apuntan a impactar.
La pugna en favor de quién será la fuerza pro-Brexit más importante parece haberse resuelto ya en favor de Farage, mientras que el estandarte pro-europeo va a ser disputado por 3 fuerzas que tienen similares porcentajes en los sondeos.
Isaac Bigio
Analista internacional
MINKA NEWS
PS – DATOS ELECTORALES A MEDIDA QUE VAN SALIENDO EN LA BBC:
https://www.bbc.co.uk/news/topics/ceeqy0e9894t/england-local-elections-2019



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar