Inicio Opinión Gran preocupación entre los reclusos y trabajadores de los penales de Las...

Gran preocupación entre los reclusos y trabajadores de los penales de Las Palmas ante la propagación del coronavirus

401
0

ACAIP, la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de II.PP, sindicato mayoritario entre los trabajadores penitenciarios de la provincia y del Sector de Instituciones Penitenciarias, afiliado a la Unión General de Trabajadores, les comunica que

 

Todos los trabajadores penitenciarios y las personas privadas de libertad  recluidas en los penales de la provincia de Las Palmas recibieron con honda preocupación la restricción de movimientos y las medidas implantadas con motivo de la declaración del estado de Alarma decretado por el presidente del Gobierno a través del RD 463/20. Esta medida afecta de forma decisiva a las comunicaciones físicas que mantienen los presos con sus familias, al restringir la libertad de movimientos de todos los españoles para unos actos y acciones muy determinadas. Lamentablemente Pedro Sánchez ignoró de nuevo a los veintitrés mil trabajadores penitenciarios y a los más de cincuenta y ocho mil personas privadas de libertad y no se refirió a las consecuencias que tanto para el personal de las cárceles como a los reclusos  allí confinados supone el estado de Alarma decretado.

 

En la realidad de las cárceles insulares la nueva situación significa ralentizar la actividad en los centros penitenciarios al suspender los permisos carcelarios ordinarios;  interrumpir la entrada de todo el personal del exterior, ralentizar los programas rehabilitadores de intervención, detener la formación reglada, suspender todas las comunicaciones físicas que los internos disfrutan con sus familiares y las que estos mantienen con los profesionales penitenciarios.

Esta restricción de los movimientos impuesta a toda la ciudadanía para evitar la propagación del Covid-19 se ha olvidado de la vida en las cárceles y de sus trabajadores, propiciando que a lo largo de la mañana de hoy se agolpasen para entrar a celebrar las comunicaciones por locutorio – el resto de las comunicaciones con contacto físico como vis a vis, íntimas y de convivencia habían sido suspendidas la semana anterior – los familiares de los internos.

Esto ha originado gran alarma  entre los familiares allí reunidos y los funcionarios de prisiones al comprobar cómo se agolpaban más de treinta personas por turno de comunicación de cuarenta minutos en una sala de espera pequeña y con apenas ventilación. Finalmente solo se celebran las comunicaciones por locutorio de los primeros turnos al ser suspendidas las restantes por  orden de la Delegación del Gobierno, en aras   del cumplimiento de las condiciones impuestas por la declaración del estado de Alarma decretada por el Gobierno en el día de ayer.

 

Debemos indicar que existe gran consternación entre los funcionarios de prisiones ya que a día de hoy la Secr. Gral de II.PP no los ha provisto del material preventivo adecuado   para  detectar los síntomas de la enfermedad en los nuevos ingresos en prisión, o sobre ellos mismos para evitar ser propagadores del agente viral dentro de los penales. Los trabajadores penitenciarios no tienen mascarillas quirúrgicas homologadas empleadas en el aislamiento de la persona portadora y temen que la enfermedad se propague dentro de los recintos, donde muchos presos son personas con un sistema inmune deprimido por un largo historial de patologías muy diversas.  Todas las plantillas de los centros de reclusión penal están obligadas a guardar y cumplir estrictamente las medidas de confinamiento dictadas en el RD de declaración del estado de Alarma, debiendo recluirse en sus domicilios y abandonarlo únicamente para acudir a sus puestos de trabajo. Trabajadores y reclusos van juntos de la mano en la prevención y la salvaguarda de su salud. A día de hoy no hay ningún funcionario de prisiones ni internos penitenciarios infectados de coronavirus.

 

Este sindicato de prisiones no puede dejar de indicar – una vez más – la situación de agonía que sufre la Sanidad Penitenciaria Española y que se enfrenta a la aparición de la pandemia del Covid-19 con un déficit de personal sanitario que ronda el cuarenta y tres por ciento de plazas de médicos vacantes  en todo el ámbito de la Secr.Gral de II.PP.

Como ejemplo el centro penitenciario de Lanzarote que se enfrenta a la aparición y tratamiento de la enfermedad con sólo dos médicos y una enfermera actualmente en su Enfermería para  atender a  más de cuatrocientos internos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*