Inicio Gran Canaria Gran Canaria.- Yesenia Herrera, grancanaria lleva 2 años recorriendo el...

Gran Canaria.- Yesenia Herrera, grancanaria lleva 2 años recorriendo el mundo en bici lanzando mensaje por el empoderamiento de la mujer

44
0

Yesenia Herrera Febles (Las Palmas de Gran Canaria, 1987) ha vuelto a su isla natal tras dos años y medio recorriendo parte del planete para aprovechar su pasión por la bicicleta para lanzar un mensaje que lleva en la sangre a favor del empoderamiento de la mujer, aunque además lo hace con otro a favor del medio ambiente.

En 2017 cogió su bicicleta y se lanzó a la aventura. Antes había recorrido las islas, pero quería algo más. Por eso decidió partir con su bici en un barco con destino a Huelva. Allí, partió hacia Portugal y empezó a subir hasta llegar al norte de la Península para dirigirse a continuación hacia los Pirineos y pasar por parte de Francia e Italia e ir por la costa europea (Eslovenia, Croacia, Bosnia, Albania, Grecia, Turquía, Georgia y Armenia) antes de entrar en Irán. En ese punto no pudo continuar por tierra por problemas de visado en Pakistán y tras coger un avión saltó hasta la India, uno de sus grandes objetivos, para llegar luego a Nepal, momento en que ha decidido darse un respiro durante este verano con la intención después de “continuar de nuevo por Nepal y seguir hacia el sudeste asiático”.

Yendo en bicicleta manda uno de sus mensajes, el de la sostenibilidad porque con este medio “no se contamina”, aunque su objetivo principal con esta aventura es lanzar un mensaje hacia “el empoderamiento de la mujer”: “El viaje surge por una inquietud de viajar y conocer mundo, por lo que decidí cambiar mi estilo de vida. Después de recorrer Canarias empecé a conocer gente en redes sociales y me dije que por qué no iba a poder seguir haciéndolo por otros sitios. Entonces fue cuando empecé a crear mi mensaje, un mensaje de perspectiva de género. Desde que yo descubrí el feminismo es una filosofía de vida y como me he empoderado gracias al feminismo pues yo no iba a viajar de otra manera. Mi viaje es con perspectiva de género, haciendo hincapié en mujeres locales que encuentro por el camino y animo a otras mujeres a que viajen. No tiene por qué ser en bicicleta, aunque las animo porque me gusta mucho, pero en general que viajen, por cualquier medio pero que lo hagan, que se animen a explorar el mundo y solas, que es posible”.

Aunque partió en solitario y buena parte del trayecto lo hace así, en otras sí que cuenta con compañía, aunque casi siempre femenina: “Mi viaje es en solitario, pero circunstancialmente comparto rutas, o me encuentro a la gente por el camino o por redes sociales. Por ejemplo cuando iba por Croacia me encontré con una chica francesa que también iba en bici, en su caso hacia Japón, y nos unimos durante un mes. O en Turquía conocí a una chica gallega que nos conocimos por facebook en una página que tenemos las cicloviajeras de habla hispana (soycicloviajera) e hicimos el país juntas. O en Irán, que ahí organizamos una caravana de mujeres por redes sociales y se apuntó alguna amiga mía pero también alguna que no conocía”.

Y explica la clave de ir siempre en solitario o con una mujer: “Ir sin una pareja chico durante el viaje es muy importante porque me da la oportunidad de entrar en las casas, en las cocinas con las mujeres, ellas se relajan, aunque sea extranjera soy otra mujer y no me cuestionan y puedo interactuar con ellas, aunque muchas veces los hombres te acaparan porque están muy contentos de que estés ahí. Tener una invitada es algo muy grande para las culturas islámicas o hindúes…., pero siempre intento hablar con las mujeres y conocer su realidad, aunque en los entornos rurales el hombre es el que tiene más cultura y habla más inglés, por lo que es complicado. A un hombre tradicional hindú le cuesta mucho hablar cara a cara con una mujer, que sea una mujer la que hable con el hombre ya es imposible. Yo lo tengo más fácil al ser una mujer, aunque allí son muy tímidas y se coartan, se sienten inferior cuando las saludo, es complicado pero luego se relajan y puedo conocer un poco más de sus realidades”.

Y claro, en dos años y medio de viaje con un mensaje tan contundente hacia el empoderamiento de la mujer, tiempo para muchas anécdotas y para quedarse con muchos detalles de esta aventura, aunque se queda con lo vivido principalmente en India e Irán.

“India es un país muy curioso en el que pasan muchas cosas. Cada día me encontraba con un festival, una procesión, me invitaban a templos o bodas que duran mucho y son muy especiales. A ellos les gusta mucho tener invitados y si son de fuera pues mejor, como que les da prestigio, les gusta compartir su cultura con otras personas de Occidente. Era muy curioso meterme en bodas o encontrarlas de camino y que te invitaran, bailar con ellos”, apunta hacia el primero de estos dos países.

“En Irán hay mujeres muy poderosas, muy reivindicativas”

Sin embargo, más complicado parecía hacer la ruta por Irán: “Era el único país que nos podía originar algún problema porque hay un código de vestimenta islámico que hay que seguir pese a que la población está totalmente en desacuerdo con el gobierno. Aunque éramos turistas teníamos que taparnos el pelo, aunque también jugábamos con la ventaja de que al ser turistas no nos exigían tanto como a las locales y no hubo problemas”.

“Fue muy especial la caravana que organizamos, estar seis mujeres pedaleando por un país donde las libertades de las mujeres están coartadas visiblemente. Una se queda con las cosas que te pasan con la gente por el camino. Pensábamos que podíamos tener problemas al ser seis mujeres en bicicleta, pero la verdad es que yo nunca he tenido ningún problema con las autoridades. Les parece curioso que haya una mujer sóla viajando, no lo conciben, te preguntan por tu marido o por tu hijo porque son países en los que el rol de la mujer está más condicionado a la familia y a la casa. En Irán se da un mensaje de que las mujeres están apartadas y ninguneadas, pero es un país en el que las mujeres son muy poderosas, hay muchas mujeres reivindicativas y no están calladas para nada, son muy importantes en la cultura iraní. Claro, si te vas a un pueblo en el medio de las montañas es distinto que una mujer de la ciudad, pero eso ocurre en todos lados”, apunta.

Por último, añade sobre India o Irán: “Cuando llegas a países así, con la situación que viven allí las mujeres, te entristece un poco, pero mi mensaje realmente es que el patriarcado es universal. Me preguntan si tuvimos problemas por eso en India, pero allí estuve cinco meses viajando sola y los tuve, pero también en Gran Canaria, Madrid o Barcelona. Es cierto que hay culturas que las mujeres ni siquieran tienen voz, estás es una familia y ni siquiera participan en la conversación, están en la cocina, sirviendo, un poco como se estaba aquí hace 20, 30 o 40 años. Pero tampoco nos engañemos, aquí hemos alcanzado una serie de libertades, pero no todas. Es verdad que hay países que te choca tanto porque es como estaban tu madre o tu abuela aquí hace unas décadas y es un poco frustrante ver como la mujer en todo el mundo juega un papel secundario”.

Próxima aventura

“A mí no me gusta hacer planes a largo plazo sino vivir el presente. Yo no digo que voy a dar la vuelta al mundo porque no es mi objetivo. Yo sigo y llegaré a donde llegue mientras tenga ganas, lo que surja. En su momento me hacía especial ilusión ir a India. Ya he estado pero seguramente volveré y ahora me llama mucho la atención el sudeste asiático porque nunca he estado, Vietnam, Camboya, Laos…, pero no hay ningún país en concreto. En general Sudamérica también quiero llegar, y a África. No hay ningún país del mundo sino áreas que quiero explorar”, resalta cuestionada sobre su próxima aventura.

Por último, asegura que no ha tenido incidentes graves pese a recorrer el mundo en bicicleta y, casi siempre, en solitario: “Robos cero. Algunas agresiones sexistas sí, pero que también me han ocurrido en Occidente. Cuando te ven sola o con otra chica, alguna cosa, pero nada especial que no me haya pasado en Occidente. Algún sustillo hemos tenido por ir solas, nos han perseguido con motos o nos han preguntado por sexo, pero nada fuera de algo extravagante, lo normal por ser mujer”.

Yesenia tiene un blog (www.nomadicfeminist.wordpress.com) en el que va contando toda su aventura y en el que se define como “nómada y feminista”, aunque también como “canaria, aventurera, naturista, ecologista… entre otras cosas malas, que no te voy a contar”. Allí además destaca que está en “un viaje sin fecha de fin, sin fecha de caducidad y sin un destino o un objetivo prefijado. Por supuesto, no fue una decisión fácil ni tomada de la noche a la mañana, era un proyecto que iba forjándose en mi cabeza poquito a poco y que iba cogiendo forma. No programé la fecha exacta simplemente, tomé la decisión cuando lo sentí y cuando tuve los recursos necesarios para hacerlo (tanto económicos como psicoemocionales)”.

Y en la isla, tiene una gran cita el próximo viernes 23 de agosto porque a las 08.30 horas y desde el Auditorio Alfredo Kraus partirá una caravana de mujeres, dentro del marco del Festival Solidario Bioagaete 2019, con destino a la villa marinera.

 

ACFI PRESS/PR/Cedida


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*