Gran Canaria

Gran Canaria : Manuel Lobo publica una semblanza de Isabel de Austria, un personaje ignorado por la historiografía oficial

Rate this post
  • Editado por Cátedra, el volumen que rehabilita la figura de la citada reina, se presenta en la Casa de Colón el día 11 de febrero, a las 20.00 horas

 

Las Palmas de Gran Canaria, 7 de febrero de 2019.- Isabel de Austria, un personaje enigmático y desconocido, a la que hoy puede considerarse una reina bella e inteligente, brilló con luz propia en las monarquías de la Europa moderna.

 

El lunes, día 11 de febrero, el catedrático de Historia Moderna de la ULPGC y director de la revista ‘Anuarios de Estudios Atlánticos’, Manuel Lobo, presenta en la Casa de Colón, a las 20.00 horas, su último libro editado por Cátedra en su colección de Historia, ‘Isabel de Austria. Una reina sin ventura’, una apasionante semblanza que contribuye a descubrir y rehabilitar a un personaje ignorado por la historiografía oficial hasta hace muy poco tiempo. Lobo estará acompañado en la presentación de su título por Alfredo Alvar, historiador y profesor en el Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

 

Según señala Manuel Lobo, la mencionada reina “fue una pieza fundamental del engranaje estratégico ideado por los Habsburgo, para obtener ventajas políticas concretas y consolidar el prestigio de su estirpe de forma inmediata”. Hija de Felipe el Hermoso y Juana la Loca y, por lo tanto, hermana del emperador Carlos V, Isabel fue reina de las tres coronas escandinavas de la Unión de Kalmar, tras el matrimonio con Cristian II de Dinamarca.

 

“Mucho tiempo fue desdeñada, relegada a su papel de esposa o simplemente reconocida como un personaje romántico de escaso interés histórico”, señala Lobo, quien  se propuso  con esta biografía, rescatar del olvido a Isabel de Austria presentándola “como una reina popular, perspicaz, astuta, culta y sabia, pues, entre otras cosas, aprendió el idioma danés en muy poco tiempo. Desde muy joven reveló una personalidad de profundo interés, al ser una mujer educada especialmente para la vida cortesana, por lo que se movía con habilidad en la escena política y en los actos culturales, sociales y religiosos”, añade el catedrático canario y autor de este volumen.

 

Lobo elabora una biografía que sigue una secuencia cronológica desde su nacimiento en Bruselas hasta su muerte en su última residencia flamenca. Para ello el catedrático ha indagado en los archivos hispanos, especialmente en el General de Simancas, la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial y estudiar la bibliografía que presenta la semblanza de la reina Isabel, en especial la extranjera: flamenca, sueca, noruega y danesa, dando que los investigadores hispanos apenas se han ocupado de ella y de su descendencia. El libro se divide en siete capítulos: Nacimiento e infancia, Pretendientes y matrimonio, Dinamarca: un viaje de ida y vuelta, Un viaje sin retorno: el exilio, Los últimos años de Cristian, Los hijos y Los retratos de la familia real danesa.

 

Isabel de Austria, nacida en 1501 y fallecida en 1526 fue archiduquesa de Austria e infanta de Castilla y Aragón. Además fue reina de Dinamarca, Suecia y Noruega como la esposa del rey Cristián II. Hija de Felipe I de Castilla y Juana I de Castilla y hermana del emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, Isabel de Austria conoció a Lutero convirtiéndose a la fe luterana, lo que conmueve los cimientos de la monarquía hispánica en una época en la que en Europa se producen numerosas reformas protestantes que discutían la autoridad del papado y de la Iglesia católica. Su tía Margarita, que la había criado y cuidado con mimo, la separó de sus hijos a causa de sus ideas protestantes, para que fueran criados en la estricta religión católica romana que imperaba en la corte de los Habsburgo. De esta forma, Isabel murió en el castillo de Zwijnaarde, cerca de Gante a la edad de 24 años acompañada únicamente de su esposo, que finalmente supo valorar a la mujer que le había apoyado en todo desde que se convirtió en su consorte. Sus restos descansaron en la catedral de esta ciudad hasta que en 1883 fueron trasladados a la catedral de Odense, donde está enterrada.

 

 



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar