Gran Canaria

Gran Canaria.- El encuentro de Galdós con la reina Isabel II en su exilio parisino

Antonio González Padrón expone en la Casa-Museo del novelista detalles de la reunión que facilitó el político León y Castillo y que el novelista aprovechó luego en los ‘Episodios Nacionales’

 

Las Palmas de Gran Canaria, 14 de junio de 2019.- En 1887 Fernando León y Castillo era nombrado embajador de España en Francia. Un cargo que resultó el último de una señalada trayectoria política en el último tramo del siglo XIX. En aquel momento histórico Isabel II se exilió en París, tras el levantamiento de la Gloriosa liderado por los generales Prim y Serrano y el almirante Topete.

 

El historiador y cronista oficial de Telde, Antonio María González Padrón, ofrece en la Casa-Museo Pérez Galdós, a las 19:00 horas, con entrada libre hasta completar aforo y con la asistencia de intérprete de Lengua de Signos Española, una conferencia en la que explicará los detalles del encuentro que mantuvo en París con la monarca española Benito Pérez Galdós, gracias a la gestiones realizadas por su amigo de la infancia, el embajador de entonces, Fernando León y Castillo.

 

La monarca sin trono enfocó sus esfuerzos para que su hijo Alfonso XII recuperara la corona. Allí, en Francia, Benito Pérez Galdós se entrevista con Isabel II y consigue un valioso material que luego aprovechó en la construcción de ‘Narváez’ y ‘Bodas reales’  de sus ‘Episodios Nacionales’.

 

Este encuentro con el público, bajo el título ‘Isabel II, Galdós y León y Castillo: trío de ases’, se enmarca en el ciclo de conferencias ‘Hablando de Galdós’ que organiza la Casa-Museo dependiente del Cabildo grancanario, y se enmarca en el programa de actos del Bienio Galdosiano, que desde 2018 y hasta 2020 conmemora el 175 aniversario del nacimiento de Pérez Galdós y el centenario de su muerte.

 

El objeto de la charla de Antonio González no es baladí: se ubica en un contexto crucial para el desarrollo de la historia española en el Siglo XX. Además, subraya las conexiones entre Galdós y León y Castillo, compañeros de la infancia y del Bachillerato, que ambos cursaron en el antiguo Convento de San Agustín, en Vegueta (hoy Palacio de Justicia).

 

El político canario destacó en los últimos años del reinado de Isabel II en varias publicaciones liberales, en un entorno conocido por el escritor. En su papel de actor de la política internacional se significó por defender la neutralidad española en la Primera Guerra Mundial o por la redacción de un nuevo tratado franco-español que ampliaba la presencia española en Marruecos (con la distribución de las áreas del Sáhara y Guinea). Era un hombre de carrera consolidada al que recurrió Galdós para propiciar un contacto con Isabel II: encuentro que disfrutó -y aprovechó- un escritor ya maduro en el ejercicio de su suerte literaria.

 

Precisamente, a través de la Literatura Don Benito se convirtió en un cronista impagable del devenir de la historia en España y de su realidad social. Era, sin duda, un gran conocedor de las claves políticas de su tiempo, por participar en ellas y por sus conexiones personales. Apartado en el que destacó su amistad con León y Castillo.

 

El escritor ya escribió al embajador para felicitarle por sus gestiones en el tratado con Francia,  en una publicación en prensa. “Tu carta es, no solo una prueba de nuestra antigua amistad, sino un acto puìblico, que yo juzgo de trascendencia”, le contestó Fernando, al que Galdós visitó en París en distintas ocasiones.

 

Esa relación se remontaba a años precedentes, también en formato epistolar. Ya como embajador, producido un primer encuentro, Fernando recibe una misiva del literato en el que le adelanta que procurará “nuevamente hablar con la Reina Isabel, a ver si quiere contarme algo de su reinado. Cuanto maìs estudio la historia de los uìltimos 60 anÞos, maìs claro veo que Isabel II es la figura maìs interesante del siglo, y como persona, la maìs simpaìtica entre los Borbones”.

 

La contestación de León y Castillo no pudo ser mejor recibida por Galdós: “Mi querido Don Benito. La Reina Isabel estaì encantada de cuanto de ella dices en tu libro ‘Narvaìez’ y me encarga que te deì, en su nombre, las gracias maìs expresivas. Me encarga, ademaìs, que te enviìe un retrato, que te dedica y que te mandareì con persona de confianza. Por el correo se estropeariìa”.

 

Añadía el embajador que “Su Majestad que con mucho gusto te recibiraì y te daraì todas las noticias publicables, que tuì le pidas sobre sucesos de su reinado. Date, pues, una verde en Pariìs y vente. Te ruego, ya lo comprenderaìs, que nada digas, a propoìsito de cuanto antes te comunico acerca de la Reina Isabel. Desea esta SenÞora que nadie se ocupe de ella y por eso no quiere dar motivo ni pretesto para que hablen de su persona”.

 

Una ‘foto’ para la historia

 

La imagen de Isabel II, Galdós y León y Castillo en el mismo contexto es un retrato improbable pero muy significativo de la historia que habría de afrontar la política española en adelante. Dos canarios fueron protagonistas activos de una cita que también resultó productiva para la propia proyección de la imagen de Isabel II en el tiempo, con la mejor firma posible: la de Don Benito. Antonio González repasa el momento y sus significados en un atractivo encuentro con el público, en la misma casa familiar del escritor.

 

Antonio González Padrón

 

Antonio M. González Padrón (Telde, 1955) es licenciado en Geografía e Historia y especialista en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna. Además, es Académico Correspondiente de la Real de Historia y cronista oficial de Telde desde 1985. En la actualidad es presidente de la Asociación de Amigos de las Casas-Museo y Fundaciones de escritores de España y Portugal.

 

González Padrón también ha dirigido la Casa-Museo Léon y Castillo. Y ha sido distinguido como Hijo Predilecto de la Ciudad de Telde. En su trayectoria ha destacado por su intensa actividad cultural, ejerciendo además de socio de entidades como la Sociedad Científica El Museo Canario, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria o la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias.

 

Entre sus publicaciones figuran ‘Antología poética de Ignacia de Lara’, ‘Carlos III y las Islas Canarias’, ‘La Inmaculada Concepción en la pintura de las Islas Canarias’, ‘Noticias del Archivo Parroquial de San Juan Bautista de Telde’, ‘Bujalaro, entre el recuerdo y la añoranza’, ‘Telde, memoria del paisaje’, ‘Antología poética de Julián Torón’, ‘De Telde para el recuerdo…’ o ‘Telde, mito y realidad”.

 

Más información:



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar