Sin categoría

Gran Canaria.- Cuatro artistas jóvenes de Canarias exhiben en el CAAM proyectos que reflexionan sobre problemáticas globales como la degradación ambiental del planeta o el maltrato animal

El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) del Cabildo de Gran Canaria presenta la cuarta exposición colectiva del programa ‘Espacio CV’, integrada por obras inéditas y originales de cuatro jóvenes artistas de Canarias, -Pilar Boullosa, Abraham Riverón, Alejandro Robaina y Rita Rodríguez-, que abordan en sus trabajos temáticas globales como el problema de los microplásticos que afectan a los ecosistemas marinos y a la propia salud del ser humano, el maltrato animal, la memoria histórica o cuestiones relacionadas con el colectivo LGTBIQ+.

Esta cuarta exposición del programa ‘Espacio CV’ es el resultado de la última convocatoria pública promovida por el CAAM, tras la cual se seleccionaron los cuatro proyectos que ahora se exhiben, elegidos entre una treintena de propuestas recibidas procedentes de toda Canarias. La muestra se inaugura este jueves 11 de julio, a las 20.30 horas, y se podrá visitar hasta el próximo 15 de septiembre en las salas de arte del CAAM en Los Balcones 9, con entrada libre, en el horario habitual de este centro de arte.

‘Espacio CV. Creatividad y Visibilidad’ es una plataforma de promoción y difusión del trabajo de jóvenes talentos de la creación contemporánea en Canarias. El proyecto nació en 2017 en el CAAM y se articula a través de una convocatoria pública tras las que se seleccionan trabajos de artistas menores de 35 años que viven y trabajan en Canarias.

En palabras del director del CAAM, Orlando Britto Jinorio, el programa Espacio CV “es una propuesta fundamental para esta institución, porque nos permite tomar el pulso a lo que están haciendo jóvenes artistas de Canarias, y sus trabajos son un reflejo del carácter transversal y multidisciplinar de la creación contemporánea”.

LOS CUATRO PROYECTOS

PILAR BOULLOSA

La artista gallega residente en la capital grancanaria Pilar Boullosa Álvarez (Pontevedra, 1987) presenta el proyecto ‘Microplásticos’, compuesto por dos obras -‘Mar de plástico’ y ‘Plástico de un solo uso’– realizadas a partir de restos de ese material no biodegradable seleccionado entre la abundante cantidad recolectada por ella misma durante la celebración de campañas de limpieza de playas canarias, en las que ha participado en los últimos meses.

La joven creadora es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo y la Universidad Politécnica de Valencia, y ha expuesto proyectos colectivos e individuales en diversos puntos de Canarias, del resto de España y de Reino Unido.

Boullosa emplea el plástico como materia prima “por su indiscutible presencia” en esta Isla y porque “siente la obligación social de colaborar” en la retirada de estos residuos de la costa. De hecho, Pilar Boullosa forma parte y colabora regularmente con la organización Ca­narias Libre de Plásticos.

En su obra, propone dar al microplástico una segunda vida a través del arte y busca “la belleza en el horror de esta situación a la que nos enfrentamos”. Sus pequeñas partículas de plásticos las introduce, agrupadas en colores, en pequeños moldes de resina, como si de fósiles se tratase. De este modo enfatiza el carácter casi eterno de estos elementos diminutos, que en una playa se confunden entre los granos de arena, aunque, en este caso, quedan inmortalizados en la resina y se aprecian a la perfección.

En la búsqueda de la belleza, descontextualiza los microplásticos y los aleja de su origen, trabajando desde un enfoque más plástico, a través de diez colores que se repiten con variaciones de tono, clasificados en grupos que van desde blanco y transparente hasta el verde, pasando por el amarillo, naranja, rojo, rosa, lila y violeta y azul.

ABRAHAM RIVERÓN

El artista Abraham Riverón Miranda (Santa Cruz de Tenerife, 1988) presenta el proyecto ‘Curtidos. Por el camino viejo’, integrada por dos obras que reflexionan sobre la memoria histórica, la identidad y el pasado en Canarias. Riverón es graduado en Arquitectura Técnica por la Universidad de La Laguna (2015) y en la actualidad cursa la recta final del grado de Bellas Artes en la misma institución académica canaria.

De marcado carácter conceptual, la obra ‘Por el camino viejo’ es una instalación compuesta por una estantería de metal y madera en estado de ruina, dispuesta sobre suelo y acompañada de una caja de munición vacía, así como unos 30 kilos de gofio esparcido sobre y alrededor de la obra. La pieza dialoga con ‘Curtidos’ compuesta por quince correas de cuero y metal dispuestas sobre pared. La memoria como forma de construir identidad a partir de las historias pasadas y ocultas de poder y dominación es el asunto que aborda el artista a través de esta instalación.

En su propuesta, apela al concepto de memoria colectiva y trae al presente experiencias vividas en nuestro país durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, que afectaron a su entorno familiar. “Esta memoria colectiva no pervive gracias a los grandes monumentos, ni a la historia oficial, sino a las narraciones ocultas, las historias escondidas, que, dada su carga simbólica, están latentes esperando a ser descubiertas en los objetos olvidados en las ruinas del pasado”.

En su obra rescata “reminiscencias del pasado como búsqueda de una identidad ahora desdibujada y en las mismas ruinas en la que se encuentran los objetos” de su obra, elementos cargados de memoria e historia, que recupera “por su capacidad de ser más elocuentes que los propios sujetos”. Al traer dichos elementos olvidados al presente, “se crean binomios como amor/odio, humano/animal, cuidado/tortura, hogar/ruina, que no solo conectan con las vivencias ocultas de nuestros antepasados, sino también permite que nos reconozcamos en dichas historias, pervirtiendo temas y hechos que hagan que las historias personales y pasadas, de pronto se conviertan en colectivas y presentes”.

ALEJANDRO ROBAINA

El artista Alejandro Robaina Vera (Telde, Gran Canaria, 1994) presenta la obra ‘El show de las últimas Gracias’, una serie fotográfica en la que pretende manifestar su “más profunda crítica” hacia la espectacularización de la lucha por la igualdad en determinados sectores del colectivo LGTBIQ+. Robaina es graduado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid (2016) y ha realizado el ciclo formativo de grado superior en Fotografía, por la Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria (2018).

En su proyecto presenta medio centenar de imágenes de espectáculos de música y baile protagonizados por drags queens que se ofrecen de forma habitual en locales de un conocido centro comercial de la zona turística de Playa del Inglés, en el sur de Gran Canaria. Su propuesta la plantea a modo de “metáfora de la decadencia del movimiento de lucha y rebelión a los estándares sexuales y de género que solo se centran en la espectacularización de los mismos”.

Considera que la imagen estereotipada y carnavalesca del colectivo que se ofrece en estos locales “está muy alejada del proceso normalizador” que él defiende.  “Existen muchas otras formas normalizadoras de nuestros afectos que trasgreden más que la mera extravagancia”.

Robaina distribuye sus 49 fotografías en torno a un escenario en el que destaca la imagen central de un telón alrededor del cual van apareciendo estampas de drag queen y otros performers. Con esta distribución, pretende “generar el movimiento del cuerpo del espectador para su completa visualización, a modo de performance conjunta sobre el escenario improvisado en el suelo de la sala de exposición”, además de generar cierta “incertidumbre” y “caos” a partir de la composición de esta serie fotográfica, desprovista de una continuidad lineal y en la que solo se incorporan vectores de dirección para conducir la mirada de la persona que contemple la obra.

RITA RODRÍGUEZ

Bajo el rótulo ‘Camuflados’, la artista Rita Rodríguez Montesdeoca (Telde, Gran Canaria, 1999) propone en su trabajo una crítica a las grandes industrias que someten a los animales a prácticas de maltrato. “Lo que pretendo con este proyecto es dar voz a los animales que sufren en el interior de esos grandes muros que los acorralan, donde nadie puede escucharlos”.

La creadora acaba de concluir el ciclo de grado superior de Fotografía por la Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria. Su amor por los animales se manifiesta en el objetivo desde el que plantea su trabajo: intentar “generar empatía entre las personas que contemplen la obra; que sientan lo que supone una experiencia similar a la que viven millones de animales día a día”.

La obra se compone de cuatro fotografías de naves industriales, descontextualizadas, aparentemente inofensivas, que representan “una metáfora” de las “cárceles de vidas” que suponen estas naves para los animales. Las imágenes fueron realizadas de una forma objetiva, siguiendo los códigos de la fotografía de arquitectura, y cada foto se acompaña de sonidos de voces de seres vivos aterrados en el interior de estos “lugares de tortura”, que se pueden escuchar a través de unos códigos QR o bien a través de auriculares. La finalidad del proyecto es “crear una situación en la que la persona que contemple la obra experimente sensaciones similares a las que deben experimentar los animales que se dirigen a estos lugares”.

 



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar