Inicio Canarias Expertos internacionales afirman que el futuro de la agricultura canaria pasa por...

Expertos internacionales afirman que el futuro de la agricultura canaria pasa por la producción sostenible de variedades locales que garantice al autoabastecimiento

41
0
Compartir
Top Ad

El investigador Miguel Altieri, referente internacional en Agroecología, destacó que los pequeños agricultores, unos 1.500 millones en el mundo, con unos 350 millones de fincas de un tamaño no superior a las dos hectáreas que ocupan el 20% de la tierra y utilizan un 20% de los recursos hidráulicos y energéticos con un repercusión cero al calentamiento global, producen entre el 50 y 70% de los alimentos que comemos

El consejero de Agricultura, Narvay Quintero, explicó que la aplicación de esta disciplina científica en las Islas viene a destacar el producto local, una actividad con menor impacto medioambiental; pone en valor la biodiversidad y la importancia de los agricultores y sus saberes, en la línea de las políticas del Ejecutivo canario

Expertos internacionales han destaco hoy en la presentación del I Seminario Interinsular de Agroecología, en Santa Cruz de Tenerife, que el futuro de la agricultura en Canarias pasa la sostenibilidad, la producción de variedades locales dirigidas a lograr un alto grado de autoabastecimiento y por la defensa y la unión de los pequeños agricultores. Esta cita, organizada por el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), la Fundación Instituto de Agricultura Ecológica y Sostenible (FIAES), y la Universidad de La Laguna (ULL), se celebra durante cuatro jornadas en la isla de Tenerife, Gran Canaria y La Palma, con el objetivo de compartir conocimientos y profundizar en los orígenes del movimiento agroecológico a partir de la participación de referentes en este campo científico como Miguel Altieri y Clara Nicholls.

La agroecología es una ciencia que emerge en América Latina hace más de 35 años de la conjugación de los conocimientos tradicionales de los campesinos indígenas y de la ciencia moderna (ecología, agronomía, entre otras), de donde surgen unos principios que persiguen una agricultura orientada a lograr la soberanía alimentaria, socialmente justa, sostenible, económicamente viable y culturalmente aceptable. Se basa en la producción de alimentos, implementando una mirada integral acerca del ecosistema, incluyendo el entorno social; que rechaza la dependencia de agrotóxicos y el uso de transgénicos, y rescata los saberes tradicionales de los campesinos, basados en el conocimiento de la natural.

Durante el acto, el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, destacó la importancia de este tipo de encuentros sobre los retos a los que se enfrenta la agricultura en territorios ultraperiféricos como Canarias, “especialmente sensibles a los cambios económicos y climáticos” y explicó que “la aplicación de la Agroecología en las Islas viene a destacar el producto local, una actividad con menor impacto medioambiental y mayor respeto a nuestro planeta; pone en valor la biodiversidad y el fomento de la nuestras variedades locales, y la importancia de los pequeños agricultores en la conservación de nuestro paisajes agrarios y de sus saberes, como defendemos desde el Ejecutivo canario”. Quintero mencionó también algunos de los proyectos promovidos por el Gobierno canario para fomentar los productos frescos, de temporada y kilómetro cero, como el Plan de Frutas y Hortalizas en los colegios y el Programa de Ecocomedores en centros educativos y sociales.

Por su parte, Miguel Altieri, uno de los principales teóricos de esta disciplina científica, destacó la importancia de apoyar a los pequeños agricultores, “unos 1.500 millones en el mundo, con unos 350 millones de fincas de un tamaño no superior a las dos hectáreas y que, ocupando el 20% de la tierra y utilizando un 20 % de los recursos ( de agua, energía,etc.) con un repercusión cero al calentamiento global, producen entre el 50 y 70% de los alimentos que comemos en el planeta”.

Por el contrario, la agricultura industrial, basada en grandes insumos, produce el 30%, ocupando el 70% de la tierra y del agua y la energía del petróleo, y generando el 35% de los gases de efecto invernadero, que son los que han causado el cambio climático”, agregó.

El investigador chileno comentó que “la gente ignora muchas veces la importancia de la agricultura en nuestras vidas, todos comemos tres veces al día, y comer es un acto político y ecológico a la vez, cuando yo elijo comer en una gran cadena de comida rápida estoy apoyando un sistema industrial que tiene un mayor impacto en nuestro planeta, con una huella social y medioambiental inmensa; y cuando se apoya a los mercados de los pequeños agricultores se defiende otro modelo opuesto” añadió el investigador, profesor durante casi 40 años de la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos, y referente internacional en este campo.

Por su parte, el presidente de la Fundación Instituto de Agricultura Ecológica y Sostenible (FIAES), Jose Luis Porcuna, indicó que la entidad busca a través de esta cita “recoger el espíritu de Antonio Bello, y abrir diálogos abiertos que integren y reflexionar sobre nuestro desarrollo rural, cómo evolucionan nuestros sistemas agrarios, y la importancia de la sustentabilidad, que encuentra a través del trabajo de Miguel Altieri y del grupo de investigadores que encabeza, y en la Agroecología, una forma de ser medida ”.

La investigadora Clara Nicholls, presidenta de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología y profesora en la Universidad de California, comentó que “muchas de las innovaciones agroecológicas están en los campos de los agricultores; lo que nos hace falta es dejar la arrogancia a un lado como investigadores y entender que el conocimiento también se crea en las comunidades tradicionales, sin romantizar este conocimiento”. Nicholls aclaró que la diferencia entre la agricultura ecológica y la agroecología es el componente social y político de esta última; la agricultura orgánica está en pro de un producto como tal sin importar tanto las relaciones sociales del territorio, mientras que la agroecología va encaminada a alcanzar un desarrollo rural ligado a la identidad cultural de esa región”.

El vicerrector de Relaciones con la Sociedad de la Universidad de La Laguna, Francisco Javier García, se refirió a las iniciativas que desde este centro educativo se están llevando a cabo para fomentar la formación y la investigación en Agroecología; entre las que destaca además de las jornadas y este seminario, un curso superior y el título propio que se lanzará próximamente. “Nos sentimos orgullosos de aportar nuestro granito a esta disciplina que defiende que no hay alternativa a la sostenibilidad, que la sostenibilidad es la alternativa”, dijo.

En este sentido, el ICIA, viene trabajando desde hace años a partir de estos principios, aunque especialmente de manera más activa en los últimos años, a través de sus trabajos para la conservación y fomento de variedades agrícolas locales y razas ganaderas autóctonas, el control integrado de plagas en especies vegetales a través de técnicas respetuosas con el medio ambiente, el agricultor y el consumidor -campo, este último, en el que el centro es un referente internacional-, etc.

Los principios de la agroecología nos guían hacia sistemas productivos, amigables con el medio ambiente, que no dependan de insumos externos, al servicio de los campesinos y la soberanía alimentaria, y donde la biodiversidad y las interacciones de sus componentes permiten el funcionamiento de este sistema como ocurre en la naturaleza”, concluyó Altieri.


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*