Inicio Canarias Entidades del tercer sector de Canarias, elemento clave para la recuperación social

Entidades del tercer sector de Canarias, elemento clave para la recuperación social

157
0

Canarias.-Construir otra forma de sociedad, centrada en las personas y en la que su cuidado sea la prioridad, es posible. Firmemente convencidas de esto, las más de 100 organizaciones sociales que se agrupan en la Plataforma del Tercer Sector de Canarias* reivindican su lugar estratégico para afrontar la salida a la actual crisis social provocada por la situación de emergencia sanitaria del Covid-19.

Desde que se inició la crisis sanitaria, las organizaciones sociales han puesto aún más de
manifiesto que son un elemento clave para la atención de las personas y colectivos más
vulnerables, tanto por su experiencia y conocimiento cercano de una heterogénea
realidad de problemáticas sociales, como por la eficiencia en la gestión de la red de
recursos de la que son responsables. Bien organizadas, con alta capacidad de gestión e
implicación de los y las profesionales y el voluntariado que cuidan y acompañan a las
personas que están sufriendo en mayor medida la dureza de las consecuencias
(mayores, menores tutelados, personas sin hogar, familias en exclusión residencial,
inmigrantes vulnerables, mujeres víctimas de violencia de género, personas con
discapacidad y con problemas de salud mental, y, en general, aquellas que viven en
situación de exclusión social), y que están haciendo de sostén para que la crisis social
actual no se amplifique a niveles colosales. Y todo ello, a pesar de contar con recursos
materiales y humanos, a todas luces, insuficientes.

El día en que la primera cepa del Coronavirus llegó a Canarias, antes de lograr enfermar
a ninguna persona, encontró un territorio ya debilitado por otra amenaza crónica: la del
riesgo de pobreza y exclusión social. Según el último Informe Foessa, la padece el 29% de la población canaria, el porcentaje más alto de España, 10 puntos por encima de la
media nacional. Esa cifra debería provocar, al menos, un escalofrío colectivo y una
reacción social y política inmediata.

Las autoridades sanitarias y los medios de comunicación han señalado rápidamente
cuáles son los sectores de población que tristemente tienen mayor dificultad para superar
la enfermedad que produce el COVID-19: las personas mayores y aquellas otras con
problemas respiratorios e inmunológicos.

Es decir, estar sano y fuerte es un buen escudo para esquivar el ataque. Sin embargo, mantenerse saludable física y mentalmente no es una elección individual. La defensa ante la enfermedad no depende solamente de factores biológicos, sino también de recursos externos, como, por ejemplo, de una alimentación correcta, un hogar y un entorno saludable. No hay que hacer excesivas  cuentas para comprender que una familia con recursos económicos muy limitados, únicamente podrá acceder a una dieta de peor calidad y a una vivienda inadecuada y, a veces, ni siquiera eso.

La precariedad es el factor de riesgo más olvidado en la gestión de esta crisis sanitaria y es, justamente, el elemento que más fuertemente azota a Canarias, sin contar los riesgos psicosociales implicados. El COVID-19 ha hecho aparición en el territorio con el mayor sector de población desprotegido para defenderse adecuadamente.

La pandemia ha sacado a la luz muchas desigualdades sociales y ha creado otras
nuevas. La fotografía previsible cuando se levante el estado de alarma se adivina
desoladora, especialmente en territorios como el nuestro (tan empobrecidos y tan poco
diversificados económicamente e infradotados de la estructura de bienestar necesaria),
así como en los países empobrecidos en los que trabajamos donde, dada la situación de
pobreza, hambre y enfermedad, su población se está viendo azotada drásticamente.

La respuesta a la amenaza del COVID-19, o es global, o no será efectiva ni eficiente.
Sin embargo, saldremos adelante, de eso no hay duda. Que sea de forma justa o no,
dependerá de la gestión política y social de este difícil panorama. No es una ecuación a
resolver exclusivamente por las Administraciones Públicas, aunque sí son éstas quienes
deben garantizar la correcta y adecuada defensa de los derechos de la ciudadanía, en
especial de la más vulnerable.

En este sentido, las organizaciones del Tercer Sector tienen la capacidad movilizadora suficiente como para erigirse en interlocutor social legitimado ante las Administraciones Públicas en todos los niveles de descentralización administrativa, con una óptica distinta en la que el diálogo, la coordinación y la unidad de acción, así como la visión amplia, transversal e integradora ilustren el camino conjunto.

Desde el inicio del estado de alarma se repite incesantemente que estamos ante una
crisis sin precedentes. Entre todos podemos lograr que la recuperación sea también
extraordinaria, acabando simultáneamente con las dos enfermedades que afectan a
nuestra sociedad: el Covid-19 y la exclusión social.

* La Plataforma del Tercer Sector de Canarias está constituida por el Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Autónoma de Canarias (CERMI Canarias); la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social (EAPN Canarias); la Federación Plataforma de Entidades de Voluntariado de Canarias (FPV Canarias); la Red Canaria de Entidades de Promoción e Inserción Sociolaboral (Red ANAGOS); la Asociación de Entidades Canarias de Adicciones (AECAd); la Asociación Coordinadora de ONGs de Desarrollo de Canarias (CONGDCA); la ONCE; CARITAS del Archipiélago Canario; CRUZ ROJA en Canarias, y la Fundación ECCA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*