Inicio España En España la precariedad laboral se instaura en el entorno digital

En España la precariedad laboral se instaura en el entorno digital

254
0
Compartir
Top Ad
La precariedad laboral se instaura en el entorno digital
Los expertos alertan del limbo legal y reclaman una regulación laboral específica para los trabajos electrónicos

«Se busca gestor de comunidades (community manager) con más de tres años de experiencia en temas de comunicación corporativa. Se valorará haber cursado un máster oficial de periodismo digital y de datos. Es imprescindible que la persona candidata tenga un dominio nativo de catalán y español y el nivel C1 de inglés. El puesto de trabajo, en régimen de autónomo a jornada parcial, tiene una remuneración de 800 euros brutos al mes. Desde un primer momento se descartarán todas las candidaturas que no cumplan los requisitos indicados».

Este es uno de los numerosos anuncios de trabajo que cada vez son más frecuentes en plataformas digitales como Infojobs, LinkedIn u otros.

Según el último informe publicado por Infojobs, elaborado junto con ESADE, un 63 % de la población activa y un 81 % de las personas que están en paro consideran que hoy en día las nuevas incorporaciones a las empresas reciben un salario inferior al de hace ocho años para un mismo puesto de trabajo. ¿Podríamos afirmar, entonces, que las plataformas digitales han normalizado el trabajo precario?

Según Gina Aran, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa, las plataformas digitales solo son un reflejo de lo que ya hace tiempo que está pasando. «La crisis global que hemos atravesado ha afectado la estabilidad del mercado laboral: se han flexibilizado las condiciones contractuales y han aumentado la temporalidad y los trabajos con baja calificación y remuneración», asegura.

Coincide con ello la profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación Elsa Santamaría, que señala que la precariedad laboral cada vez se ha hecho más visible. «Si hace tiempo el trabajo precario respondía a un tipo de trabajo más bien marginal dentro del mercado laboral, actualmente cada vez está más generalizado y extendido», lamenta. En su opinión, algunas de las plataformas digitales que ofrecen puestos de trabajo «pueden ser imanes del trabajo precario», pero la generalización de la precariedad laboral «es un problema grave del mercado de trabajo».

De hecho, el mes pasado CCOO aseguró que el 90 % de contratos laborales firmados actualmente son temporales, y que cada vez hay una tendencia más amplia a los contratos laborales entre los jóvenes, con sueldos muy bajos y jornadas muy largas.

Los procesos de selección, cada vez más personalizados

La expansión de las plataformas digitales de búsqueda de empleo ha cambiado totalmente las reglas del juego entre la empresa y la persona candidata. Según Aran, actualmente solo se publican una media de entre el 20 y el 25 % de las vacantes, ya que cada vez es más habitual que las empresas busquen a los candidatos a través de las plataformas 2.0, como LinkedIn o red de contactos. «A partir de una búsqueda avanzada con los requisitos del puesto de trabajo, las empresas buscan al candidato óptimo, contactan con él y, si está interesado, se concierta una entrevista, ya sea presencial o a distancia», explica.

Según las expertas, las plataformas digitales han agilizado los procesos de selección de las empresas, ya que los responsables de recursos humanos acceden a muchas más candidaturas, incrementando así —hipotéticamente— las probabilidades de encontrar a la persona más adecuada para el puesto de trabajo ofertado.

Las plataformas digitales también han aportado ventajas a las personas que buscan empleo de forma activa, ya que estos portales han facilitado el acceso a muchas más ofertas laborales desde cualquier dispositivo y a un solo clic. Según Aran, muchos trabajos que tradicionalmente se podían conseguir solo por el efecto boca a boca han encontrado «su espacio digital y son cada vez más visibles».

Sin embargo, Santamaría cree que la eficacia de encontrar trabajo en las plataformas digitales es cuestionable. «Las ofertas publicadas en estos portales, además de tener muchos candidatos, suelen estar mal remuneradas y ser de escasa calidad, de carácter temporal y con jornadas irregulares», critica la también experta en sociología del trabajo. Además, asegura que las personas que suelen recurrir a estos entornos a la hora de buscar trabajo son jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, y que el método de búsqueda de trabajo más generalizado y eficaz sigue siendo los contactos personales.

La necesidad de replantear la legislación laboral

Las expertas coinciden en que urge una regulación laboral específica en las plataformas digitales dada la expansión de ofertas de trabajo que se facilitan en estos entornos. «La regulación laboral actual es insuficiente para garantizar la estabilidad del mercado de trabajo y que no se ofrezcan puestos de trabajo precarios», razona Aran.

En opinión de Santamaría, el papel de las instituciones es clave, pero es necesario que la ciudadanía y los sindicatos también «rechacen la precariedad y reivindiquen mejores condiciones laborales». A su vez, Aran lamenta que la solución a este problema dependa de los gobiernos y de las condiciones socioeconómicas actuales a escala local y global. «Aunque la explotación laboral esté prohibida, todos sabemos que hay empresas que se saltan las leyes laborales y la llevan a cabo», concluye.

 

Las expertas
699d52df-8db8-4090-9cad-ec05c985f444.jpg Gina Aran
Profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.
699d52df-8db8-4090-9cad-ec05c985f444.jpg Elsa Santamaría
Profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC y experta en sociología del

Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.