Elizabeth II cumple 93 años


Rate this post

Cada segundo sábado de junio se celebra oficialmente el natalicio de Elizabeth II, aunque ella haya nacido realmente el 21 de abril de 1926. Por eso hoy se ha dado un gran desfile en Londres. La razón por la cual todos los monarcas británicos tienen dos fechas para su “happy birthday” (una la verdadera y otra la oficial) es que es mejor siempre recordar el aniversario cuando el día es largo y con buen clima veraniego, como el que hace ahora en unas islas con inviernos crudos.

 

LA MANDATARIA MÁS ANTIGUA QUE HAY

 

Elizabeth Windsor lleva más de 67 años en el trono y es el jefe de Estado más antiguo y longevo del mundo, como también quien más superficie regenta en el planeta. Ella es la soberana de 16 países, incluyendo el segundo más extenso (Canadá) y dos que son todo un continente (Australia y Nueva Zelandia), además de otros 14 territorios ubicados en todos los 8 continentes (Sudamérica, Norteamérica,  Zelandia, Australia, Asia, África, Europa y Antártica). El área total de todos ellos supera al de Rusia, el país más grande que hay, y equivale a un sexto de la superficie terrestre.

Ella, además, es la jefa de la Commonwealth, la cual agrupa a 53 países, los cuales conforman alrededor de la cuarta parte de la población mundial y también de los miembros plenos y observadores de las Naciones Unidas. Allí se encuentran todas sus antiguas colonias (excepto la más grande, Estados Unidos, y la más cercana, Irlanda), las cuales desarrollaron las mayores luchas armadas por su independencia contra la corona, mientras que la reina aceptó una salida negociada de la mayor parte de sus otras dependencias.  Mozambique, pese a ser una república que solo fue ocupada 5 siglos por los portugueses y es la que más luso-fonos tienen en el Viejo Mundo, es el único país aceptado en la Commonwealth que no ha sido colonia británica debido a que se encuentra rodeado de ex dependencias británicas.        

Ella nunca fue electa para ser mandataria y desde que era bebé fue educada para asumir su actual rol. Su hijo Carlos y luego el hijo de él, William, son quienes deben sucederle en el trono.

A pesar que la reina mantiene cierta distancia de la política y siempre lee los discursos de sus primeros ministros, ella conserva considerable poder. En Australia 1975 usó éste para destituir a un primer ministro laborista electo, algo que ella podría hacer si Corbyn es electo (algo improbable).

El Reino Unido se precia de tener la democracia poblada y multipartidaria más antigua y estable del mundo, aunque en ella se combina la existencia de una jefatura de Estado y una gran Cámara Alta que nunca han sido electas por el pueblo junto a un sistema parlamentario donde los partidos que sacan el primer puesto pueden terminar logrando una mayoría absoluta muy por encima de su resultado en las urnas. Blair en 2005, por ejemplo, logró el 35% de los votos pero el 55% de la Casa de los Comunes.

Elizabeth II se vanagloria de ser muy liberal ante los gays, las minorías étnicas y todas las religiones, aunque ella es la única monarca del globo que es la gobernadora de la Iglesia Nacional, la cual, a su vez, tiene 26 obispos que siempre son parte de la cámara de los lores. Ninguna persona que no sea anglicana puede tener derecho a estar en la lista de sucesión a la corona, y hasta ahora ningún católico, musulmán, hinduista, judío, budista o sij ha podido ser primer ministro del Reino Unido, cargo al cual solamente han tenido acceso protestantes.

El estilo de su reinado es muy diferente al de la otra monarquía importante y con tradiciones imperiales de Europa: la española. Mientras Elizabeth II está dispuesta a aceptar un referéndum en Escocia, dejar que ésta sea independiente y se mantenga como otro de los 15 Estados separados de Reino Unido que aceptan su corona, los borbones de Madrid no aceptan ninguna forma de referéndum catalán y ninguna forma de reino unido (tal como los tienen las monarquías británica, holandesa o danesa), por lo que el nacionalismo vasco y catalán adquiere connotaciones republicanas y radicales.

Algunos de sus súbditos quisieran una república, especialmente en la distante Australia, bajo el argumento que su condición no es democrática ni igualitaria, que ella tiene demasiadas fortunas y exenciones tributarias y que resulta muy caro al presupuesto público financiar sus altos costes de vida y sus numerosos palacios, mansiones y vehículos de aire, mar y tierra. También la cuestionan por desarrollar una forma de teocracia en la cual ella es la gobernadora de la iglesia nacional, la cual cuenta con una serie de privilegios. Sin embargo, sus partidarios afirman que ella logra estabilidad, equilibrio y una figura unitaria que simbolice a todos.

 

PRAGMATISMO

 

Una gran habilidad de Elizabeth II es su capacidad de adaptarse a los tiempos, razón por la cual ellos han sobrevivido la caída de otras casas reales (muchas de las cuales han estado emparentados familiarmente con los Windsor) en Francia, Alemania, Italia, Austria-Hungría, Italia, Portugal, Rusia, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia, Albania, Turquía, Grecia, Libia, Egipto, Irak, entre otros.   

El verdadero nombre de la reina debió haber sido Elizabeth Saxe-Coburg, pero 9 años que ella naciera, su abuelo, el rey George V, decidió cambiarle el nombre a su dinastía adoptando el del castillo de Windsor, para aparecer más británico y romper con su raíz germánica pues en 1914-18 el Reino Unido se enfrentaba a Alemania en la I Guerra Mundial.

Su abuelo George V supo captar al laborismo para su gobierno a fin de neutralizar el peligro de una revolución comunista como las que se habían dado en el continente. Su padre George VI supo desprenderse de la Gran India, su mayor posesión y de la cual se proclamaba como su Emperador, así como de otras colonias para mantener una buena relación comercial con ellas y mantenerlas dentro de la Commonwealth. Elizabeth II también fue aceptando algunas independencias para seguir esa misma política.

Se supone que la línea de sucesión a George V pasaba por su hijo mayor, quien fue coronado en enero 1936 como Edward VIII, pero él fue obligado a renunciar al trono 11 meses después. El tío de Elizabeth II fue cuestionado por el clero anglicano quien le prohibía que, siendo gobernador de la Iglesia de Inglaterra, se pudiese casar con una divorciada norteamericana plebeya. Edward VIII luego complotaría con Hitler para retornar al poder.

Cuando Elizabeth II llegó al trono ella siguió inicialmente aplicando las duras reglas del anglicanismo por lo que vetó el matrimonio de su hermana Margarita con un divorciado, lo que produjo una crisis familiar. Luego ello tuvo que aceptar que su hijo y heredero Charles se desposase con otra divorciada (Camila Parker) en medio de grandes escándalos en torno a la rebeldía de su primera esposa Diana. Luego ella ha debido aceptar que su nieto Harry se despose con una norteamericana mulata. Gradualmente Elizabeth II ha ido liberalizando su iglesia, la cual se parece mucho a la de Roma con la excepción que permite mujeres sacerdotes y obispas. A diferencia de todas las demás grandes congregaciones religiosas monoteístas del mundo, la anglicana se ha convertido en la mayor confesión que acepta que los homosexuales puedan ser ordenados y se casen.

Ese intento de mantener las tradiciones pero al mismo tiempo adaptarse a los tiempos modernos es parte del mecanismo de sobrevivencia de los Windsor.

En sus 68 años como soberana ella se apresta a nombra su 14avo primer ministro, el cual posiblemente podría dar paso a elecciones generales que condujeran a un 15avo primer ministro en este mismo año de reinado. El primero de ellos fue Winston Churchill y la última ha sido Theresa May, la cual junto a otra primera ministra que tuvo, Margaret Thatcher, han sido las únicas dos damas en llegar a gobernar Reino Unido.

Elizabeth II cumple su 93 aniversario oficial siendo aún una figura muy popular en su país y en el mundo. En el globo hoy no hay nadie más fotografiado que ella como jefa de Estado y que los Windsor como familia.

Isaac Bigio

Politólogo Economista e Historiador formado en la London School of Economics (LSE)
 


Anterior Tenerife.- Especialistas del Hospital de La Candelaria son premiados por la Sociedad Española de Nefrología Pediátrica
Siguiente Las lecciones de la batalla electoral de Peterborough

Comentarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*