El violín protagoniza el próximo concierto de Fundación Excelentia con la obra maestra de Beethoven


Rate this post
Enrique Sancho

 

No hay que perderse el próximo concierto que Fundación Excelentia ofrece el miércoles 27 en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. Una ocasión para disfrutar de una de las grandes obras maestras de Beethoven, el único Concierto para violín y orquesta que compuso, seguramente su obra más lírica, que irá acompañado de la sorprendente Sinfonía núm 1 “Spring” de Schumann, compuesta en apenas cuatro días de enero de 1841 en un estallido de energía creativa y punto focal de un proceso de aprendizaje, planificación y revisión que se extendió durante más de una década. Para abrir boca, se interpretará la obertura de Leonora III, también de Beethoven. Todo ello con la Orquesta Clásica Santa Cecilia bajo la dirección de Lavard Skou Larsen y con Alexander Semenenko al violín.

 

No hace mucho el director brasileño Lavard Skou Larsen, que también es un excelente violinista, instrumento que comenzó a tocar a los cuatro años, estuvo en el Teatro Real de Madrid, también de la mano de Fundación Excelentia, con El Mesías de Händel.

 

El Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 61 de Ludwig van Beethoven se estrenó en Viena el 23 de diciembre de 1806. Es el único concierto para violín de Beethoven, y se considera su obra más lírica. Beethoven escribió su concierto durante un período de tres años de intensa creatividad que produjo nueve obras maestras a gran escala, entre ellas su Triple Concierto y los Cuartetos Razumovsky. Dos años después de mudarse de su natal Bonn a Viena, Beethoven, de 24 años, conoció a un prodigio de violín: Franz Clement. El chico ya había recorrido gran parte de Europa, actuando en Londres bajo Haydn, y se ganó la admiración de muchos músicos importantes en el continente. Llevaba consigo un álbum firmado por muchos de los aristócratas, músicos y funcionarios con los que había estado en contacto durante sus viajes. Beethoven, un antiguo niño prodigio, escribió lo siguiente en el libro de memorias de Clemente: “Continúa por el camino que has recorrido tan espléndidamente y con tanta gloria. La naturaleza y el arte compiten para convertirte en uno de los mejores artistas. Sigue a ambos, y no debes temer que no lograrás alcanzar la gran meta más grande en la tierra que el artista puede alcanzar. Sé feliz, mi querido y joven amigo, y vuelve pronto, para que pueda volver a escuchar tu espléndida interpretación.”

 

El nuevo concierto no fue apreciado durante mucho tiempo. El concierto para violín más largo y probablemente el más difícil hasta la fecha, estaba esperando al artista excepcional que pudiera descubrir todas sus bellezas. Fue Joseph Joachim, de 13 años, quien finalmente triunfó en un concierto que tuvo lugar en Londres bajo la dirección de Mendelssohn (1844). que escribió su propio famoso Concierto para violín el mismo año. Desde entonces, el mundo nunca se ha cansado de la composición, que pronto se conoció como la “Reina de los conciertos de violín”. Sin embargo, al final, el concierto de Beethoven es una obra maestra como ninguna otra. La singular serenidad olímpica que irradia el trabajo es todo de Beethoven, al igual que los dramáticos arrebatos que nublan temporalmente la atmósfera feliz.

 

La primera sinfonía de Schumann en solo cuatro días

 

Sinfonía n° 1 en si bemol mayor, op. 38 (“Spring”) es la primera de las cuatro sinfonías de Robert Schumann. Fue escrita a principios de 1841 y Schumann esbozó la sinfonía en cuatro días, del 23 al 26 de enero. Cuatro días, como él dijo, de “fuego sinfónico… noches de insomnio”. Completó la orquestación el 20 de febrero. El estreno tuvo lugar bajo la dirección de Felix Mendelssohn el 31 de marzo de 1841 en Leipzig. La sinfonía fue bien recibida. Schumann era conocido en gran parte por sus obras para piano y para las canciones de la época. Su esposa Clara Schumann lo alentó a escribir música sinfónica. Schumann dijo que se inspiró en su composición de la sinfonía Liebesfrühling (primavera de amor), de ahí su subtítulo.

 

Crucial para su aparición como sinfonista fue el descubrimiento casual de Schumann, en una visita a Viena en 1838, de la partitura de la Sinfonía “Grande” de Schubert: “Me abrió todos los ideales de mi vida. Es la mayor obra instrumental que se ha escrito desde Beethoven… Me incitó nuevamente a intentar una sinfonía…”

 

Completa el programa la Obertura Leonora III. Triunfar con una ópera es a inicios del XIX una de las aspiraciones más vivas de Beethoven, pero en poco tiempo ese deseo se acaba convirtiendo en una auténtica pesadilla. Su ópera Fidelio (originalmente Leonora) se estrena en noviembre de 1805 en Viena, sólo unos días después de la entrada de las tropas francesas en la ciudad. El fracaso es enorme y ello lleva al compositor, animado por un grupo de amigos, a revisar la partitura para darle una nueva oportunidad. En cada uno de sus nuevos intentos modifica la obertura, y finalmente Leonora III es la que más claramente muestra la luz revolucionaria de la ópera, que es en el fondo una oda a la libertad y un canto a los ideales humanistas de la Ilustración. Leonora III ha vivido desde entonces como una obra perfectamente autónoma, con luz propia, precursora quizás de los poemas sinfónicos que décadas después empezarán a salir de la mano de los grandes románticos.
La Fundación Excelentia es una fundación privada sin ánimo de lucro que desarrolla sus actividades en el campo de la cultura. Nace para contribuir a la promoción del patrimonio lírico-musical e impulsar la creación y representación de las artes musicales en todas sus variedades adoptando y aunando las iniciativas necesarias para que se cultiven en libertad y perfeccionamiento permanentes. Son objetivos primordiales de la Fundación la difusión y divulgación de la música y el cultivo de nuevos valores musicales. Entre sus actividades fundamentales se encuentra la organización del Ciclo de Conciertos Excelentia que tiene lugar en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid. Promocionando este ciclo la Fundación pretende acercar la música de calidad a todos los públicos con un amplio repertorio.

 

Además de su apuesta por hacer llegar la música clásica y otras músicas a todo tipo de públicos en distintos lugares de España, la Fundación tiene un fuerte compromiso social y por eso organiza también seminarios, mesas redondas, simposios, conferencias, concursos y cualquier otro tipo de reuniones sobre los temas que constituyen los objetivos de la Fundación. Así mismo, y para el mejor cumplimiento de sus objetivos, la Fundación Excelentia desarrolla un fuerte proyecto educativo que incluye conciertos pedagógicos para niños, ayudas para la formación musical, cursos de música para niños y conciertos benéficos. En su búsqueda comprometida a través del arte y consciente de que la música es un lenguaje para la paz, la Fundación Excelentia desea transmitir a través de su trabajo los valores universales de la armonía y la escucha que tanto ennoblecen al ser humano.

 

Adquisición de entradas: A través de reservas@fundacionexcelentia.org o llamando al tfno. 91 4574061 / 91 4583089, en las taquillas del Auditorio Nacional y a través de Internet.

 

Más información: www.fundacionexcelentia.org


Anterior Tony Acosta ( CC ) pide soluciones definitivas para el Puerto de Santa Cruz de La Palma
Siguiente ADICAE considera que la ley hipotecaria no solucionará los gravísimos problemas de la burbuja inmobiliaria

Comentarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*