Inicio Varios El gato, el único animal con tres días internacionales

El gato, el único animal con tres días internacionales

14
0

Hay un refrán castellano que dice: “algo tendrá el agua cuando la bendicen” y algo parecido podríamos decir de los gatos porque es el único animal al que la agenda mundial dedica tres días al año. En 2002, el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) y otros grupos de derechos animales decidieron que los gatos celebren “su santo”  el 8 de agosto, aunque también pueden celebrarlo el 29 de octubre desde que hace siete años se aceptara su “fundación” por Colleen Paige, una reconocida experta internacional en bienestar animal. Sin embargo, la fecha con mayor reconocimiento es la del 20 de febrero que fue establecida por los usuarios de internet a la muerte de Socks (Calcetines), el minino que acompañó a la familia Clinton durante 20 años, entre 1990 y 2009, y que fue todo un personaje en la Casa Blanca donde se hizo famoso tanto por su famosas trifulcas con la otra mascota presidencial, el perro Buddy, como por aparecer en cualquier evento o reunión presidencial porque para Socks, la Casa Blanca no tenía puertas.

 

Sea como fuere, lo cierto es que hoy es uno de los días internacionales dedicados a un animal que lleva cohabitando con los humanos casi 10.000 años y de los hay más de 500 millones compartiendo vivienda con sus familias. Pero ¿cómo es el gato como mascota?

 

Como compañero de piso o de casa, es el compañero ideal de aquellos que no tienen tiempo para sacar de paseo al perro, pero igual que hay que desterrar mitos como que sea el gato de las brujas o que los negros atraigan la mala suerte, también conviene saber que el hecho de tener un gato no implica que se le deba permitir la entrada y salida de la casa a voluntad. “De hecho, -explica María Luisa Fernández, presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife- ningún animal doméstico  debería estar en libertad ni en semi libertad en zonas urbanas precisamente para salvaguardar su salud y la de quienes conviven con él y los gatos no son una excepción”.

 

En cuanto a los cuidados veterinarios, no son pocos los que creen que los gatos no necesitan acudir al veterinario salvo accidente o enfermedad. Craso error: “El gato debe acudir al veterinario desde el momento de su adopción tanto si es una cría como si se trata de un  adulto. Si es un cachorro, debe acudir los primeros meses para desparasitarlo y recibir las primeras vacunas. La vacuna genérica para los gatos es la Trivalente Felina que los protege de las enfermedades más comunes en ellos como son la panleucopenia, calcivirus y la rinotraquetitis viral. Se le inyectan al cachorro 3 dosis, respectivamente, a los 3, 4 y 5 meses. Tras éstas, pasa a ser vacunado simplemente una vez al año, igual que de la rabia, cuya primera dosis será a los 6 meses y luego una dosis anual. Finalmente, una enfermedad muy común en los gatos es la leucemia. Para prevenirla, hay que vacunarlos desde los 4-5 meses y posteriormente una vez al año.

 

 

Una de las pocas incomodidades de tener gatos (excepto el cepillado que necesitan de razas de pelo abundante) son los celos. Los gatos aprenderán a utilizar la arena en su primer mes de vida y son exquisitos con su higiene pero: los machos no esterilizados marcaran sin parar su territorio produciendo un desagradable olor y las hembras maullaran incansablemente durante sus épocas de celo. Aún así, “lo más importante es la salud del gato y lo cierto es que la esterilización aumenta su esperanza de vida porque disminuye el riesgo de algunas enfermedades graves”,  explica la presidenta del COV para quien el gato es una mascota idílica para personas muy caseras y dispuestas a respetar su idiosincrasia.

 

A priori, parece que cualquier casa es óptima para un gato pero debemos tomar precauciones, por ejemplo, con las ventanas abiertas porque las caídas son la mayor causa de visita urgente al veterinario. También debemos tener cuidado con los enchufes, las bolsas de plástico, los productos químicos, los medicamentos y algunas plantas ornamentales que son tóxicas para ellos. Hay que recordar que los gatos son investigadores e experimentadores por naturaleza y sus “hazañas” a veces pueden terminar en un buen susto.

 

Otra cuestión importante es la identificación. En 2016, las protectoras recogieron un total de 33.330 gatos en España. De estos, únicamente el 3% tenían microchip y pudieron reencontrarse con sus familias. La presidenta del COV de Tenerife recuerda que en Canarias “la identificación es obligatoria para todos los animales de compañía porque es una herramienta que por un lado promueve y fomenta la propiedad responsable de las mascotas y por otra  asegura la vigilancia y control de las posibles epidemias entre la población canina y felina”.

 

En cualquier caso, y aunque veamos que nuestro felino está en perfectas condiciones, los chequeos anuales son imprescindibles para garantizar el bienestar de todas las mascotas, también los gatos, especialmente si comparte su vida con otros animales o si sale de casa, lo que hace que corra un mayor riesgo de contraer parásitos, ciertas enfermedades o de ingerir plantas y sustancias no aptas para su consumo. Pero sobre todo, la salud es global: nada que afecte a nuestros animales es ajeno a sus propietarios desde el punto de vista de la salud, por lo cual los gatos, como todas las mascotas, necesitan estar controlados anualmente  por los expertos en salud animal, los veterinarios.

 

 

 

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*