Canarias

Educación Canarias notifica a las familias sobre los comedores de verano de Las Palmas de Gran Canaria

Rate this post

La Consejería de Educación y Universidades ha informado a la dirección de todos los Centros de Educación Infantil y Primaria de Las Palmas de Gran Canaria de que pueden emplear los mecanismos con los que habitualmente se comunican con las familias (Instagram, Konvoco, Pincel Ekade, Teléfono, etc.) para noftificar a las familias de cuota 0 de comedor que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria pondrá en marcha comedores de verano para lo que resta del mes de julio y agosto, a los que podrán asistir de forma gratuita.

 

El Departamento autonómico recibió pasadas las dos de la tarde de ayer la primera notificación oficial del ayuntamiento, vía correo electrónico, de que finalmente cambia su decisión inicial y organizará los comedores o desayunos escolares de verano en sus campus deportivos, así como la dirección a la que hay que remitir a las familias para su inscripción. En cuanto se ha recibido esa  necesaria información, la Consejería la ha remitido a los centros para que traten de localizar e informar a todas las familias que pudiesen estar interesadas en beneficiarse de los comedores de verano e informarles acerca de los lugares habilitados por el Ayuntamiento para que se inscriban.

 

La consejera de Educación, Soledad Monzón habló desde el día de ayer directamente con el alcalde, Augusto Hidalgo, para comunicarle las dificultades que existen para contactar con las familias que estén interesadas en participar en los comedores de verano, en las fechas en las que el consistorio ha decidido poner en marcha los comedores, al estar ya los equipos directivos de los centros educativos a punto de cerrar los colegios.

 

La Consejería recibió el lunes, día 8 de julio, un correo de la concejala de Educación del Ayuntamiento solicitando el número de alumnado de cuota 0, a lo que se respondió que en 2018 asistieron 202 alumnos y alumnas en julio y 130, en agosto. Al día siguiente, este martes, la concejala remite un nuevo correo pidiendo los nombres y apellidos y teléfono de dicho alumnado.

Esto es lo que hizo que la consejera contactara con el alcalde para explicarle, como ya se había hecho a su equipo, que la Ley de Protección de datos impide el envío de dichos listados sin autorización previa. Por esta razón, el programa de comedores escolares de verano de la Consejería, convocado por resolución del día 7 de junio,  había articulado un mecanismo, con los centros escolares todavía a pleno funcionamiento, por el que los centros recogían las solicitudes de las familias que deseasen participar y, con esa autorización, remitían su listado a los ayuntamientos.

 

La negativa inicial del consistorio palmense a organizar comedores hizo que en la capital de Gran Canaria no se llevase a cabo ese procedimiento, puesto que no tendría sentido generar falsas expectativas en las familias. Con la nueva situación, la Consejería ha trasladado a los centros de inmediato la información recibida, aunque, en su conversación, la consejera también recordó al Alcalde que los servicios sociales del Ayuntamiento son los que mejor información tienen de las familias en riesgo y que probablemente el alumnado de cuota 0 sea el mismo para el que el ayuntamiento ya había reservado plaza en los talleres sin comedor, por lo que solo tendrían que añadir este servicio. Además, esos mismos servicios sociales podrían comprobar la situación de las familias que acudan a inscribirse, puesto que la premura en la notificación, para garantizar que puedan comenzar el lunes, hará que muchas familias acudan sin documentos acreditativos, que los centros no pueden extender en estos momentos y circunstancias.

 

Asimismo, Soledad Monzón informó al alcalde de que puede solicitar una subvención directa, si desea acogerse al programa de comedores de verano de la Consejería de Educación y Universidades, al haber disponibilidad presupuestaria después de cerrar la convocatoria el pasado viernes día 5, con la firma de la Orden por la que treinta municipios recibieron una partida total de 292.500 euros, que permitirá atender a 1.170 escolares en riesgo de exclusión social. El verano pasado acudió a este servicio una media de 1.210 alumnas y alumnos en el mes de julio y 951, en agosto, con talleres implantados en 58 municipios por la propia Consejería, en colaboración con los ayuntamientos.

 

Nuevo modelo

El cambio de modelo de organización directa de la Consejería de talleres para alumnado en riesgo de exclusión social a la integración de todo el alumnado en los talleres municipales se produce ante la evidencia de que esta fórmula es mucho más integradora y reduce la ineficiencia del modelo actual, en el que se ha de contratar monitores, cáterin, vigilancia, limpieza, etc., para unos talleres a  los que en algún caso no se presentó un solo menor de los matriculados.

 

Esta ineficiencia llevó a varios ayuntamientos a plantear hacerse cargo de los comedores en sus propios talleres ya desde el verano de 2018, lo que la Consejería planteó establecer como fórmula  para todos los municipios, tal y como se viene anunciando y comunicando a los ayuntamientos durante los últimos meses. De ahí que 28 de ellos solicitaran ya la financiación en los cuatro primeros días de plazo de la convocatoria y solo dos de los interesados se incorporaran cuando se abrió el plazo  hasta el 26 de junio, Santa Cruz y Tegueste.

 

Los municipios que finalmente han solicitado ofertar este servicio dentro del Programa de la Consejeía de Educación y Universidades son: Santa Cruz de Tenerife, Guía de Isora, La Orotava, San Cristóbal de La Laguna, Tegueste, Mogán, Fuencaliente, La Vega de San Mateo, Vilaflor de Chasna, Breña Baja, La Matanza, Santiago del Teide, La Victoria de Acentejo, Villa de Garafía, San Bartolomé, Ingenio, Los Llanos de Aridane, Buenavista del Norte, Teror, Valleseco, El Sauzal, Valsequillo, Icod de los Vinos, Puerto de la Cruz, Fasnia, Tías, Tacoronte, Arafo, San Miguel de Abona y Santa Lucía de Tirajana.

 

Si finalmente Las Palmas de Gran Canaria solicitase entrar en el programa, a través de una subvención directa, serían 31 los municipios que participarían este año en el programa autonómico de comedores escolares, cuando el curso pasado se celebraron en 58. Sin embargo, la cifra de alumnado atendido se prevé que sea muy parecida e incluso superior.

 

La explicación más plausible es que 23 municipios que este año no han solicitado comedor y sí contaron con el servicio en 2018 tenían menos de 8 menores de asistencia media diaria. De ellos, 14 municipios tenían 5 o menos niños de media y los casos más destacados de inasistencia fueron Puntagorda, con 10 matrículas y 0 asistentes, y Haría, con 9 matrículas y 1 asistente.

 

Estas cifras reflejan la ineficiencia del modelo puesto en marcha en 2013 en muchos casos, con monitores, auxiliares, catering, personal de seguridad y limpieza, material,…, para atender a muy pocos y, en un caso, a ningún niño.

 

Otras ayudas

La Consejería de Educación y Universidades señala también que esta línea de subvenciones a los ayuntamientos para los campamentos de verano con comedor, cuya resolución se emitió el pasado 10 de junio, es perfectamente compatible con el programa VECA, aprobado el viernes pasado por el Consejo de Ministros, que, en términos muy parecidos a los del modelo escogido por la Comunidad Autónoma de Canarias, destina ahora 765.562 euros para que los Servicios Sociales municipales organicen campus o actividades de verano con comedor o cena.

 

Al respecto, la consejera de Educación, Soledad Monzón, señalo la paradoja de que hace apenas cuatro días el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social otorgase a Canarias ese importe para organizar los talleres de verano con comedor, y de que ese dinero vaya al área se Bienestar Social del Gobierno de Canarias para su distribución a los Servicios Sociales municipales y haya quien en el partido que sostiene a ese Gobierno se siga manteniendo que es competencia de Educación.

 

Además, el Ministerio aprobó sus ayudas para talleres de verano el 5 de julio y no se han escuchado críticas, cuando la Consejería de Educación firmó su convocatoria el 7 de junio, casi un mes antes, y hubo quien llegó a calificarlo de “desvergüenza”.



Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar