Inicio Economía Criptomonedas y fiat; cooperación en vez de competición

Criptomonedas y fiat; cooperación en vez de competición

104
Bitcoin chart on virtual screen money concept.Gold bitcoins with graph chart and digital technology background. High quality photo.- imagen es de Depositphotos** **Nombre: Marc Fernandez

Criptomonedas.- A lo largo de su dilatada historia, la humanidad ha utilizado multitud de instrumentos para obtener lo que necesitaba de otros grupos humanos o incluso para comerciar dentro del mismo grupo.

Si en un principio el trueque debía ser la forma más común de comerciar, pronto el sistema se fue sofisticando y ya no era necesario cambiar objetos con un valor similar, como pieles, alimentos, herramientas… sino que como pago se podría aceptar algún elemento tomado por todos de forma consensuada como una reserva de valor intercambiable en el futuro por otras consumibles, que en un principio serían pequeñas conchas, más adelante monedas de metales más o menos nobles, después papel moneda y en la actualidad incluso criptomonedas, un activo virtual posible gracias a la invención de la tecnología de la blockchain y que en este momento lucha por hacerse un hueco en el sistema monetario.

 

Un novedoso activo con riesgos pero también múltiples aplicaciones

 

Las criptomonedas tienen múltiples utilidades; bitcoin, cardano, BNB, o ethereum son instrumentos de trading online, pero también son activos de inversión y forma de pago cada vez más aceptada a la vez que candidatas a formar parte de las nóminas de un futuro no muy lejano (ya se están produciendo experimentos en este sentido) y por supuesto una palanca de cambio para que los bancos centrales se pongan a trabajar en una versión digital de sus monedas fiat, que no serían criptomonedas (obviamente no serían activos descentralizados al márgen de los Estados)

Ni tampoco iguales a las monedas fiat actuales, las cuales a pesar de que muchas veces no tienen forma física y no son más que apuntes fiscales en los balances de los bancos no son ni mucho menos activos digitales sustentados por una blockchain capaz de realizar decenas de miles de transacciones por segundo de forma prácticamente injaqueable y con un nivel de burocracia reducido a su mínima expresión, algo de lo que sí serían capaces los futuros dólares, euros o libras digitales.

 

Y es que si en sus comienzos las criptomonedas eran una excentricidad idealista que buscaba descentralizar el sistema financiero para después pasar a ser tildadas de burbuja, estafa o incluso como epítome del liberalismo más extremo.

Herramienta mediante la cual los Estados perderían la soberanía monetaria que mantenían desde que se empezó a acuñar moneda, en estos momentos parecen estar alcanzando un nivel de aceptación entre los ciudadanos cada vez mayor (y entre los fondos institucionales también, no en balde su poder económico les ha hecho convertirse en actores decisivos del mercado de las criptomonedas), que en determinados países las utilizan como forma de atenuar los efectos de una inflación desatada al comprar cierta cantidad de criptomonedas.

Probablemente stablecoins como tether, ya que las que no son stablecoin tienen un riesgo mayor, que mantengan el valor estable a lo largo del tiempo o para enviar dinero de forma más barata de forma transfronteriza, por poner tan sólo dos ejemplos prácticos del uso de estos activos.

 

Por supuesto las criptomonedas en su conjunto están muy lejos de sustituir al dinero fiat tradicional, y de hecho es muy probable e incluso deseable que ambos activos, criptomonedas y fiat, convivan acentuando las virtudes y cubriendo los fallos las unas de las otras, quizás con una parte de la economía, la mayor, controlada por el Estado como hasta ahora, dejando una parte mucho más pequeña semiprivada en forma de criptoeconomía, con sus altos riesgos pero también con gran flexibilidad a la hora de generar nuevos proyectos, riqueza y avance tecnológico.

 

Estado actual y previsiones del mercado

 

La capitalización del mercado de las criptomonedas en este momento es de menos de 1,9 billones de dólares, impresionante hasta que uno se da cuenta de que Apple, una sola empresa tecnológica, vale más de tres billones de dólares, por lo que se puede decir que el mercado todavía está en fase embrionaria y su futuro e incluso supervivencia es algo que aún está en entredicho.

 

Existen analistas que opinan que la siguiente etapa de las criptomonedas estará protagonizada por aquellas que tienen que ver con el metaverso, en sintonía con las previsiones de que la economía va a sufrir una auténtica revolución según la realidad virtual vaya copando cada vez más aspectos de nuestra vida, algo de lo que como mínimo hay que dudar, dado que el estado actual de la tecnología dista mucho de lo visto en obras como Neuromante o Ready Player One, y de momento el mundo físico es prácticamente la única realidad en la que podemos movernos y desarrollarnos los seres humanos.

Rate this post
Artículo anteriorEn Madrid LuLa cLub celebra su fiesta de pijamas con la marca Kiff Kiff
Artículo siguienteEn México los Ángeles Verdes de la Secretaría de Turismo atienden a más de 30 mil turistas en operativo de Semana Santa 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*