Inicio Opinión Creadores: Leopoldo Mandic por Jmm Caminero

Creadores: Leopoldo Mandic por Jmm Caminero

211
0
Compartir
Top Ad

      Leopoldo Mandic de Casteonuovo, Herceg Novi, 1866, Dalmacia, Montenegro, + 1942, Padua, Italia. Posiblemente, o al menos igual que alabamos las grandes obras de la cultura y de la ciencia y de las artes, y a los humanos o humanas que las construyen, quizás debamos admitir que las grandes obras de moralidad y espiritualidad, de ascética y de mística, tienen tanta importancia o más, que las grandes obras humanas, en las interpretaciones teológicas, son obra éstas del Espíritu, pero a su vez, el ser humano, se tiene que poner a y en disposición, para que el Espíritu obre.

                        Alabamos a los grandes filósofos y pensadores, pero no somos conscientes, que personas de carne y hueso, simbolizan y son hitos de las grandes alturas morales y espirituales, y han podido estar con nosotros, quizás una generación antes, o quizás dos, porque los que ahora mismo existan, quizás posiblemente no los conozcamos. Intentemos introducirnos un poco en el misterio y enigma de la gran moralidad y de la gran espiritualidad, porque en los telediarios difunden la maldad y lo malo del ser humano y de algunos humanos, pero pocas veces, la suma bondad y el sumo bien de algunos humanos.

                        – Este es un chico, que su familia de origen estaba bien situada, pero los percances sociohistóricos y socioeconómicos, llevo al padre que tenía una pequeña flota de barcos a la quiebra, por lo cual, la familia tuvo enormes dificultades, especialmente, nuestro protagonista.

                        ¿Pero siempre nos enfrentamos aquí a la gran pregunta, por qué algunas personas, en situaciones dramáticas y límites, caen hacia una pendiente del abismo, sea de un tipo o sea de otro, y otras personas, en una situación parecida son capaces de flotar e incluso, de elevarse moral y ética y espiritualmente?

                        – Cuando leemos las biografías de los grandes pensadores y filósofos estoicos del pasado, por lo general, se sea afín a dicho movimiento o no se sea, se asiente y se confirma y se está de acuerdo con el esfuerzo de voluntad y de perfeccionamiento ético y moral. Pero a veces, no nos damos cuenta, que los filósofos estoicos de hoy, por lo general, suelen ser las grandes figuras morales y espirituales, que están bajo el paraguas del cristianismo. Es decir, por ejemplo, del siglo pasado, Teresa de Calcuta, Juan Bosco, Pío de Pietrelcina, Leopoldo de Aldanpeire, y nuestro protagonista, Leopoldo Mandic. Por no citar a otras docenas y docenas…

                        En otros tiempos, los humanos, la mayoría no dudaban de la existencia del Ser Supremo, hoy, hoy en Occidente, hay una proporción no pequeña de la población, al menos en Occidente, que dudan de la existencia de Dios, técnicamente se denomina escepticismo metafísico o agnosticismo, o incluso lo niegan, ateísmo. Pero el problema, es que hasta el momento, los grandes conceptos de sentido para el ser humano, no son solo científicos, sino son metafísicos-religiosos-espirituales. Es decir, las grandes civilizaciones-culturas todavía están montadas sobre pilares metafísicos, sean en Oriente o en Occidente.

                        Por lo cual, parece lógico y racional que el ser humano, cualquier persona, sea cual sea su situación, tiene no solo el derecho, sino el deber de bucear-buscar en las aguas del espíritu-religiosidad-metafísica. Pero no unas semanas, sino durante toda su existencia-vida.

                        – Cada ser humano es igual a otro, pero al mismo tiempo es distinto al otro, por su forma de ser y estar en el mundo, por sus circunstancias, lo mismo sucede en cada gran hombre o mujer, de gran talla espiritual y moral, cada uno con sus carismas, cada uno con sus circunstancias, cada uno, con sus caminos, pero todos ascendiendo a niveles éticos y morales y espirituales muy altos y elevados, ciertamente, en estos casos, no solo por labor humana y esfuerzo humano, sino también, por dones espirituales del Espíritu en la gracia.

                        Nos enseñan, que cada ser humano, sea cual sea su estado de vida, su estrato o clase social, su nivel cultural o educativo, sus circunstancias, casado o soltero o viuda o niño o anciana, cumpliendo con sus deberes, según la legalidad y la moralidad, y con el viento y fragor del Espíritu Santo, pueden llegar a lo más alto del nivel de perfeccionamiento moral y espiritual, en lenguaje de la espiritualidad cristiana, a la unión más profunda con el Buen Dios, aquí en la tierra.

                        – Se dice, que por los avatares personales y familiares nuestro protagonista, comprendía lo que es estar en la ruina, estar en la máxima postración social o económica o moral. Comprendía por dentro al ser humano, al ser humano que fracasa estrepitosamente, al ser humano que no encuentra salida, sino todas sus miradas se enfrentan a un muro. No debemos olvidar que estamos hablando del final del siglo diecinueve, con todos los avatares, que se produjeron en Europa y en el mundo.

                        De ahí la enorme lección, que debemos aprender y aprehender, que las circunstancias más adversas, no nos conduzcan a perder la moralidad y espiritualidad correctas. Porque la conciencia y consciencia moral y espiritual correctas y adecuadas, nos podrán sacar de la situación, y una moralidad incorrecta nos meterán aún más en el pozo de la desesperación-angustia-pena.

                        Posiblemente, para terminar, usted no conozca a esta figura del siglo veinte, más habiendo estado fuera de la Península Ibérica, pero en un tiempo, que tanto conocemos de artistas, de músicos, de tanta diversidad de personas, por los medios de comunicación social, bueno sería, que quizás, sea cual sea su posición ideológica, se acerque, y hoy es más fácil con Internet, se acerque a esta persona-biografía-personaje de un alto nivel moral y ético y espiritual. Hoy, que tanto nos masacran con la maldad humana, bueno es saber-conocer, que en los mismos años que se producían enormes crímenes-masacres en Europa, también existían personas, de un alto nivel de moralidad-espiritualidad. Usted tiene el guante en su tejado.

            http://filosliterarte.blogspot.com.es   © jmm caminero (12 dic. 2017-02 febrero 2018  cr).

Fin artículo 1.109º: “Creadores: Leopoldo Mandic”.


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.