Inicio Mundo Corbyn y toda la oposición pide referendo sobre el Brexit

Corbyn y toda la oposición pide referendo sobre el Brexit

3
0

Finalmente Jeremy Corbyn, el líder de la oposición, ha dicho que su partido va a instruir a todos sus 245 parlamentarios para que voten a favor de un referendo para decidir sobre el Brexit propuesto por el gobierno de Theresa May, en tanto que su número dos, John McDonald, ha declarado que, en caso de darse éste, él volvería a votar por mantenerse en la Unión Europea.

Corbyn se ha demorado 2 ½ años en apoyar tal convocatoria pues él estuvo tratando de navegar entre las dos posiciones dispares que hay en el electorado y la bancada del laborismo. Si bien no son muchos los parlamentarios y militantes pro-Brexit de su partido, una gran parte de su base electoral se asienta en distritos de Inglaterra y de Gales que sí votaron por salirse de la UE en rechazo a las élites de Londres.

Corbyn intentó crear un puente entre los partidarios y los contrarios a la UE postulando una suerte de salida “intermedia”, una en la cual UK quedaría formalmente fuera del bloque europeo y de su euro-parlamento, pero que se mantendría en una unión aduanera y mercado común con la UE. Tras que May y los conservadores varias veces rechazaron su propuesta, Corbyn ha decidido moverse en favor del referendo.

Su demora, también, se ha dado porque su opción preferida hubiese sido el adelantar las elecciones generales, algo relativamente más fácil y rápido de hacer, y que él cree le daría la victoria, pero que el parlamento rechazó en enero.

 

RAZONES DEL CAMBIO

 

Tras que 8 parlamentarios laboristas renunciaron al partido y crearon con otros 3 disidentes del conservadurismo el nuevo pro-europeo Grupo Independiente, Corbyn se ha dado cuenta que seguir esperando hasta pronunciarse en favor del referendo podría conllevar a nuevas deserciones en el laborismo y también sabe que no le va a ser tan fácil ganar una mayoría parlamentaria absoluta si es que un porcentaje pequeño pero significativo del electorado tradicional de su partido apoya a los secesionistas que el ex primer ministro Tony Blair hoy tanto enaltece.

Tal vez él comprende que si se da un segundo referendo, él podría comandar el NO al Brexit de May, poder demostrar a muchos trabajadores que antes rechazaron a la UE que él hizo todo lo posible por hacer un Brexit que les sea favorable pero que los conservadores se lo impidieron, y también aparecer como el futuro jefe de gobierno en caso de ganar el rechazo al plan del gobierno en el referendo.

Por otra parte, la posición de May se ha debilitado. Ella ya ha perdido 10 votaciones en el parlamento sobre el Brexit, su plan original fue derrotado por 230 votos (la peor catástrofe parlamentaria en la historia británica) y se ha visto obligada a declarar que ella va a poner a consideración al parlamento el que se salga o no de la UE con o sin acuerdo, y, en caso que el parlamento no la apoye, que sea postergada la fecha de partida originalmente propuesta para el 29 de marzo, en tanto que la UE baraja pedir la postergación hasta finales del 2020.

 

¿PODRÍA LA TESIS DE UN SEGUNDO REFERENDO SER APROBADA EN EL PARLAMENTO?

 

Hoy todos los grupos de oposición en el parlamento suman 314 parlamentarios (Laborismo 245, SNP 35, Liberal Demócratas 11, Grupo Independiente 11, Sinn Féin 7, Partido de Gales 4 y Verde 1), exactamente el mismo número que la bancada conservadora. May podría ganar si mantiene a todos sus parlamentarios de su lado, si logra el respaldo de los 10 parlamentarios del DUP de Irlanda del Norte, así como de varios de los 10 parlamentarios no afiliados y de algunos laboristas pro-Brexit. Otra ventaja para ella es que los 7 del Sinn Féin no quieren entrar nunca al parlamento porque no reconocen la autoridad de la reina y de su gobierno sobre Irlanda del Norte.

Por todo ello parecería que no hay una mayoría en pro de un nuevo referendo, pero la cuestión es que el conservadurismo e incluso el propio gabinete se encuentra muy dividido, y que hay muchos parlamentarios conservadores, incluyendo el “padre de la casa de los comunes” Kenneth Clarke y varios ministros, quienes sí quisieran un nuevo referendo.

Tomando en cuenta que se necesitan 323 votos para lograr la mayoría absoluta de la casa de los comunes (pues no votan los 7 del Sinn Féin ni el moderador de ésta) y teniendo en cuenta que hay alrededor de 300 parlamentarios abiertamente pro-segundo referendo en la oposición, bastaría que se rebelen algo más de una veintena de los numerosos parlamentarios conservadores anti-Brexit que hay y que ellos decidan votar por un nuevo referendo, y/o que haya un significativo número de otros tories que se abstengan, para que la cámara de los comunes apoye convocar a una nueva consulta popular, algo que posiblemente solo respaldaría por escaso margen.

Sin embargo, para que ello pase, aún pueda que se deba pasar un trecho, y que el parlamento llegue a la conclusión que se deba rechazar ir a una salida sin acuerdo con la UE y luego pedir la postergación del Brexit.

En caso de aprobarse un nuevo referendo quedaría el debate sobre cuáles serían las preguntas, y si esta vez pueden votar los mayores de 16 años y los 3 millones de ciudadanos europeos en UK, tal como sí lo hicieron en el referendo sobre la independencia escocesa. Si ellos hubieran participado en el plebiscito pasado muy distinto hubiese sido el resultado.

 

Isaac Bigio

Historiador y Politólogo Economics formado en la London School of Economics donde ha enseñado ciencias políticas

 

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*