Inicio Noticias Economia Cae una red internacional de intercambio de pornografía infantil por Skype

Cae una red internacional de intercambio de pornografía infantil por Skype

32
0
Compartir
Top Ad

Agentes de la Policía Nacional, en una actuación coordinada por la "Fuerza de Acción Conjunta contra el Cibercrimen" (JCAT) de Europol, han desmantelado una red internacional de distribución de pornografía infantil a través de Skype. Según informa la Policía, en la operación han sido detenidas ocho personas, cuatro de ellas en España y una en Francia, Italia, Hungría y Canadá, respectivamente, como presuntos autores del intercambio de todo tipo de archivos multimedia de contenido pedófilo y enlaces de descarga de este material ilícito alojado en servicios en la nube.

La investigación la iniciaron los agentes de la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía, quienes, en sus tareas de ciberpatrullaje, detectaron un enlace en la red TOR en el que se invitaba a participar en diferentes salas de chat para intercambiar archivos de contenido pedófilo. Lograron identificar varios links de invitación, abiertos a todos los usuarios, que daban acceso a grupos residentes en un servicio de comunicación VOiP (tecnología que permite transmitir voz por internet).

Los investigadores pudieron verificar que en ellos sus miembros intercambiaban todo tipo de contenidos relacionados con la explotación sexual infantil, facilitándose a través de estos canales todo tipo de archivos multimedia, incluyendo en muchos de ellos enlaces de descarga al servicio en la nube que los albergaba.

Se detectaron actividad ilícitas de diferentes usuarios en España,

Francia, Italia, Hungría y Canadá que estarían intercambiando contenidos de pornografía infantil a través de Skype, con archivos caracterizados por "el evidente trato vejatorio y degradante infligido a los menores de edad". El tipo de aplicación utilizada dificultó las investigaciones, de modo que los especialistas en la lucha contra el ciberdelito de la Policía Nacional recurrieron a un protocolo operativo innovador para analizar la información recabada de los proveedores de servicio sobre las personas investigadas.

Además, se planificó una acción coordinada entre todos los países implicados para impedir la destrucción, pérdida o deterioro de las pruebas obtenidas así como la posible evasión de la acción de la Justicia por parte de los presuntos autores.

Una vez se dispuso de toda la información, se activaron los mecanismos de asistencia internacional existentes a nivel policial, con colaboración técnica y operativa del Grupo de Acción contra el Cibercrimen (JCAT) a través del Centro Europeo de la Cibercriminlidad (EC3) radicado en EUROPOL.

En España, el Grupo de Protección al Menor de la Unidad Central de Ciberdelincuencia detuvo a dos personas en Alicante, a una en Palma de Mallorca y a otra en Valencia. En los registros realizados en sus domicilios se intervinieron 12 discos duros, 4 ordenadores portátiles, 5 memorias USB, 5 teléfonos móviles, 1 tarjeta microSD y 1 tarjeta SIM.

El análisis superficial efectuado sobre los dispositivos electrónicos intervenidos durante los registros domiciliarios permitió constatar la distribución de los contenidos de pornografía infantil a través de esta aplicación.