Inicio Gran Canaria Cabildo Gran Canaria lanza un plan para desbrozar más de 500 ha...

Cabildo Gran Canaria lanza un plan para desbrozar más de 500 ha de fincas privadas abandonadas en zonas de riesgo de incendios

280
0

El Cabildo de Gran Canaria ha puesto en marcha un plan desbrozar y roturar cerca de 4.600 fincas agrícolas abandonadas que abarcan una superficie de 536 hectáreas en zonas de alto riesgo de incendios forestales, por lo que ha iniciado el proceso de evaluación de los terrenos, identificación de los propietarios y la puesta en marcha de una línea de ayudas de 200.000 euros para que afronten la eliminación de combustible vegetal de sus propiedades y en vez de propagar el fuego, sirvan como cortafuegos.

Y es que la mayor parte de los incendios del pasado verano transcurrieron por terrenos privados abandonados cuyo mantenimiento corresponde a sus propietarios, en muchos casos de herederos, lo que no los exime de su responsabilidad porque, además, las instituciones tienen dificultades burocráticas y económicas para intervenir en ellas por no ser de titularidad pública.

En cualquier caso, el Cabildo ha estudiado la manera de poder abordar esta situación ante la peligrosidad de perpetuar este estado para la seguridad general, máxime en el norte, donde es más difícil que se produzca un incendio pero donde, sin embargo, sería peligrosísimo por el volumen de vegetación y el volumen y dispersión de la población, con barrios denominados en el argot forestal como auténticas “ratoneras” por no tener escapatoria. De hecho, estas características junto a la orografía de la isla hacen que Gran Canaria sea uno de los lugares de Europa más difíciles de defender del fuego. Hay que resaltar que el norte no ha sufrido incendios previos, lo que presenta la denominada “paradoja de los incendios”, y es que cuanto más tarden en producirse, de mayor intensidad serán, sobre todo en esta era de abandono de la vida rural.

El Cabildo asesorará a los propietarios sobre las distintas ayudas disponibles para poner en marcha cultivos o arrendar las tierras a terceros con el mismo fin, la opción más idónea tras la limpieza porque aparte de crear un paisaje mosaico beneficioso para la prevención de incendios, promueve la soberanía alimentaria. Otra ventaja de las tierras cultivadas es que, además de la humedad por el riego, mantiene lejos la maleza.

En cualquier caso, los terrenos deben quedar limpios antes del verano y se les ofrecerá la opción de acogerse a la subvención para sufragar el desbroce y roturación sabiendo que, si no son cultivadas, precisarán mantenimiento, un deber que recae sobre los propietarios, tanto de estas fincas seleccionadas por su estratégica situación como del resto.

Las fincas libres de maleza son aún más claves en la prevención de incendios si están junto a carreteras y en los alrededores de núcleos poblacionales para que corran menos peligro y para facilitar los trabajos de los equipos de extinción. A estas acciones las viviendas deben sumar la autoprotección, es decir, que sean mantenidas limpias de maleza y materia seca 15 metros alrededor, pues Gran Canaria debe integrar en sus hábitos la prevención contra incendios también a nivel individual.

El 90 por ciento precisa desbroce previo al arado

Para afrontar esta situación, y con la colaboración de los ayuntamientos, el área Sector Primario, explicó su consejero, Miguel Hidalgo, ya ha evaluadas las 263 fincas de Moya, de las que el 90 por ciento necesitan ser desbrozadas antes de proceder a su roturación, es decir, a su arado. De estas parcelas ya han sido identificados de los propietarios de 150. También ha avanzado el trabajo en Valleseco, donde han sido evaluadas el 60 por ciento de las 702 fincas y presentan la misma proporción, el 90 por ciento presenta gran acumulación vegetal y precisa desbroce antes de proceder a arar.

A estos municipios seguirá San Mateo, con 1.494 fincas que suman 162 hectáreas, para cerrar así el primer bloque del trabajo por presentar mayor volumen de población y peligrosidad –suman 273 hectáreas y 2.459 parcelas-, para continuar por Teror, Guía, Gáldar y Firgas para completar así las fincas seleccionadas por el Servicio de Prevención de Incendios en estos siete municipios por tratarse de Zonas de Alto Riesgo de Incendio (ZARI).

En Teror serán identificadas 808 fincas que abarcan 90 hectáreas, en Gáldar, 757 parcelas que suman 83 hectáreas, en Guía se hablará con los propietarios de 316 fincas con una superficie de 49 hectáreas y, finalmente, en Firgas se evaluarán y localizarán los propietarios de 226 fincas que suman 41 hectáreas, de modo que el segundo bloque precisará localizar 2.107 propietarios de 236 fincas.

Barrancos y pastoreo

Este plan de limpieza es una acción conjunta de las áreas de Sector Primario y Medio Ambiente, que a su vez trabajan coordinadas en otras actuaciones para afrontar la prevención de incendios desde varias vertientes, entre ellas la limpieza y conservación de cauces de barrancos, para el que la Institución prevé otro plan específico al que se sumará otro destinado al fomento del pastoreo para que el ganado reduzca la masa forestal en zonas públicas.

Y por otro lado, para conseguir que haya cada vez menos terrenos agrícolas en desuso en Gran Canaria, el Cabildo ejecuta también distintas actuaciones para fomentar el cultivo como método eficaz de minimización de la propagación de incendios forestales en zonas rurales. Entre ellas, ayudas de 450.000 euros para la recuperación de tierras en desuso, otros 210.000 euros para jóvenes agricultores y ganaderos, y partidas para el control de la polilla guatemalteca en el cultivo de la papa para aumentar su rentabilidad y evitar su abandono.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*