Gran Canaria

Antonio Morales lanza su candidatura a la reelección al Cabildo para culminar la transformación de Gran Canaria con su proyecto de ecoisla

El candidato a la reelección como presidente del Cabildo de Gran Canaria por Nueva Canarias (NC), Antonio Morales, lanzó esta noche su candidatura a los comicios del próximo 26 de mayo (26M) con el objetivo de culminar la transformación de la Isla con su proyecto de ecoisla, una transformación ya cimentada en los cuatro años de mandato que ahora culmina.

Arropado por cientos de seguidores en el corazón de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria, y de la mano del presidente de NC y candidato a la Presidencia del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez; significados representantes de la sociedad como la presidenta de la Fundación Canaria Farrah, Pepi Farray, el catedrático y profesor emérito de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Francisco Rubio Royo, y el columnista Rafael Álavrez Gil valoraron los importantes hitos alcanzados en estos cuatro años por el presidente del Cabildo.

Antonio Morales rindió cuentas de la gestión realizada, desgranó los retos de Gran Canaria y enumeró sus compromisos, y los del resto de los miembros de su plancha electoral, con renovadas ilusiones por el futuro de Gran Canaria.

Los pueblos tenemos derecho a soñar para transformar la realidad. Eleanor Roosevelt nos dejó escrito que el futuro les pertenece a quienes creen en la belleza de los sueños”, exclamó en la plaza del Pilar Nuevo, un espacio elegido para la ocasión por ser protagonista de grandes acontecimientos históricos y para que siga siendo testigo del proceso de renovación y dinamización que ha logrado implicar a la sociedad.

Debo afirmar con rotundidad que Gran Canaria está en el camino de una transformación crucial”, sentenció el actual presidente del Cabildo, una transformación que afecta a todos los órdenes, social, económico y de autoafirmación, entre otros.

Hace cuatro años hablábamos de la Gran Canaria que podría ser. Nos imaginábamos una isla referencia mundial en el desarrollo de energías renovables, que convirtiera su riqueza natural, única en el mundo, en un factor de desarrollo, protegiéndola y garantizando su conservación. Deseábamos un territorio que se rebelara contra la pobreza y la desigualdad lacerantes y que avanzara hacia la soberanía alimentaria”.

Queríamos una isla de vanguardia que apostara por la gobernanza inteligente, la investigación, el conocimiento, la economía azul, la economía circular, la industria y el comercio que impulsan nuestras pymes, la cultura, el deporte, la movilidad y el turismo sostenible…”, dijo Morales.

Aspirábamos a tener una Gran Canaria participativa, que aprovechara la inmensa inteligencia colectiva de sus gentes. La queríamos comprometida contra el machismo y por la igualdad. Con valores democráticos en tiempos de incertidumbre. Con la defensa de sus intereses frente a intereses cortoplacistas y egoístas y marginaciones orquestadas”, relató el cabeza de lista de NC ante el equipo que lo acompañará en la nueva aventura.

Hoy todo eso que imaginábamos forma parte sustancial de un proyecto de cambio que está en marcha. Porque gracias a la histórica movilización de la ciudadanía de Gran Canaria, llevamos 4 años construyendo la isla que anhelamos, la Gran Canaria que nos merecemos”, exclamó.

Sin ir más lejos, confesó que se emocionó el pasado lunes cuando el sumiller Mario Reyes, en el descorche de los vinos de Gran Canaria, afirmó que “este Cabildo sabe lo que quiere para esta isla cuando sea mayor”. Esta frase “dice muchísimo: habla de ideas claras, de amor y preocupación… no es fácil decir tanto de una manera tan sencilla…”.

Transformación cimentada en todas las áreas

Antonio Morales explicó que este mandato ha estado dedicado a sentar las bases de la transformación, cambios profundos y de gran calado que precisan una importante cimentación, la creación de nuevo organismos, y cambios de paradigmas hasta el punto de hacerlos irreversibles, como el futuro renovable de Gran Canaria, para que ya no quepa otra opción.

Hemos avanzado mucho en todas las áreas de gobierno, es imposible hacer un repaso de logros fruto de un trabajo honesto en los planteamientos y honrado en la gestión”, que ha permitido poner en marcha un “ambicioso plan de inversiones de más de 900 millones de euros o crear más de 40.000 puestos de trabajo apoyados en iniciativas públicas o casi 1.500 nuevas camas sociosanitarias para la isla”, resumió.

Morales repasó el esfuerzo por diversificar la economía a través de la innovación y la experimentación, recordó los talentos contratados en diversos proyectos frente a lo que repiten “los poderes fácticos de que esta isla está atrasada”, cuando ha sido relanzada la investigación y la colaboración con la universidad, la mayor en su historia.

Las energías renovables son el núcleo llamado a convertir Gran Canaria en una economía realmente moderna: “no hay prácticamente una sola fuente de energía renovable con la que no estemos contando” para convertir Gran Canaria en referencia de transición energética.

Pero “no dejo de pensar”, prosiguió, que “tenemos el reto de ir más allá: conseguir que algún día, las azoteas de cada una de nuestras casas y edificios públicos puedan ser una inmensa fuente de energía, y que todos nos beneficiemos de lo que es de todos. Democratizar la energía es nuestro gran objetivo y ya está en marcha ese proceso imparable”.

Ello por no hablar de que, “si no fuera por nosotros, la regasificadora o el gas ciudad ya estaría presente en nuestra isla. La lucha contra el cambio climático no es una opción política, es una necesidad de supervivencia” en la que también se puso manos a la obra en el Cabildo, institución que en la actualidad lidera esta lucha para mitigar efectos evidentes como los incendios o las inundaciones de los últimos años.

Mucho por hacer

Antonio Morales puso el acento en las tareas que quedan por hacer, como erradicar los plásticos, reducir el consumo de envases y reciclar para convertir esta emergencia ecológica en una oportunidad para avanzar en la ecoisla.

La defensa del territorio, el paisaje y la biodiversidad son cruciales en la política insular planteada por Morales, como explicó, porque nada puede ser tan determinante como gestionar el patrimonio natural y producir los alimentos, la energía y el agua que necesita Gran Canaria, todo ello de manera sostenible y renovable.

La política de autosuficiencia alimentaria es conservación del paisaje, pero también es identidad de pueblo, de valores democráticos y de convivencia, subrayó el presidente del Cabildo.

Tiempos difíciles para los valores democráticos

El candidato a la reelección no quiso dejar pasar la ocasión para referirse a los momentos difíciles que atraviesa la democracia, en la que muchos avances que se consideraban consolidados están siendo puestos en cuestión con una extrema derecha que avanza en Europa, si bien mostró su orgullo por el modelo de convivencia de Gran Canaria. “Y nuestra posición, sin ambigüedades, es la de defender la democracia frente a quiénes pretenden destruirla sembrando el odio”.

Fundamental en este contexto son las mujeres y el feminismo como motor de cambios profundos, refirió. “Son un faro que nos alumbra el camino y nos enseña que no es sostenible una sociedad que margina a la mitad de su población”, de modo que su compromiso ha sido inequívoco para convertir Gran Canaria en una isla igualitaria que erradique también la pobreza, la exclusión y la precariedad.

Este Cabildo, valoró, “ha invertido más que nunca en políticas sociales o en vivienda, pero sobre todo hemos hecho algo muy importante: hemos visibilizado a los invisibles, a los invisibilizados”.

Nuestra idea de ecoisla no tiene sentido sin el bienestar y la inclusión de todos y todas. Recurro de nuevo a Adela Cortina: no puede haber una economía sana sin una sociedad sana”.

Defensor de Gran Canaria sin ceder un milímetro

Morales renovó su compromiso con la defensa de Gran Canaria desde la determinación, la honradez y la decencia, una defensa que “no es insularismo, tal y como algunos pretenden hacer creer”. Defender Gran Canaria es defender “nuestro derecho a construir un proyecto colectivo que está convirtiendo nuestra isla en una tierra de oportunidade”.

Y en esto “no vamos a ceder ni un milímetro, porque no nos podemos permitir volver al pasado. Tenemos derecho a defender nuestro futuro, y en eso vamos a ser irreductibles, como hasta ahora”.

La principal promesa, terminar lo iniciado

Su principal promesa para este nuevo periodo es dar continuidad al trabajo realizado, porque cuatro años no bastan y porque Gran Canaria necesita un periodo de estabilidad y progreso continuado que “permita afianzar los logros conseguidos hasta el momento”.

Sabemos que no nos lo van a poner fácil. Si algo hemos aprendido en estos cuatro años es que el cambio que queremos se enfrenta a enormes resistencias de quienes quieren seguir con sus políticas manteniendo a Gran Canaria y a Canarias a la cola de todos los índices de paro, pobreza, exclusión, sanidad, educación, dependencia…”.

Y están atacando con todo lo que tienen. Poderes mediáticos, empresariales y políticos (que hacen de muletilla o se cambian de chaqueta) que defienden un modelo caduco, clientelar, insostenible… No vamos a confiarnos ni vamos a subestimar a lo que nos enfrentamos. Lo llevamos padeciendo en estos cuatro años pero aquí estamos. ¡Aquí seguimos!”, exclamó.

Acompañado de un gran equipo

Queda aún camino por recorrer y metas por alcanzar, “por eso asumo este reto, con la satisfacción de un trabajo hecho a conciencia y con la esperanza de poder alcanzar nuevas metas”.

Pero no lo hace solo, “sería imposible, sino a un equipo amplio de personas honestas y cualificadas que han decidido dar un paso al frente, e implicarse en la tarea de gobernar para dar continuidad al cambio de Gran Canaria”, un equipo al que pidió que lo acompañara en el escenario.

Se trata además de miembros de Nueva Canarias de cada uno de los municipios de Gran Canaria porque “es necesario que afirme con rotundidad que el futuro que construimos pasa por la vertebración del territorio y sus municipios”, y que tengan gobiernos progresistas en consonancia con su proyecto, así como en el Gobierno de Canarias con Román Rodríguez, al tiempo que aprovechó para realizar un reconocimiento a Pedro Quevedo por todo lo conseguido para las islas.

Pero para alcanzar la ecoisla, ahondó, es del todo imprescindible la implicación de toda la sociedad. “Nada de lo que hemos conseguido en estos cuatro años habría sido posible ni tendría sentido sin el respaldo y la participación de amplios sectores de la sociedad de la isla”.

Un nuevo contrato social

La ecoisla que está en marcha “es sobre todo un nuevo contrato social, basado en una aspiración colectiva: queremos vivir en una isla mejor donde nuestros hijos e hijas vivan mejor”, por lo que pidió una movilización conjunta, barrio a barrio, tuit a tuit, para seguir avanzando en la transformación y “ganar el futuro”.

«Vivimos tan corto espacio de tiempo sobre este planeta que cada uno de nuestros pasos debe estar encaminado a construir más y más el espacio soñado de la utopía. Construyámoslo conjuntamente: es la única manera de hacerlo posible», finalizó Morales en un sentido homenaje a César Manrique, que recogió en estas palabras la idea que le inspira para trabajar sin desaliento trabajar por Gran Canaria.



Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Botón volver arriba
Cerrar