Adagios XXXIX de Juan de Portoplano


Rate this post

  Juan de Portoplano emergió del sueño esa noche muy cansado, no sabría saber el por qué, examinó y reexaminó los sueños de la noche, había estado en duermevela, se planteaba que habría venido del pasado o que temor del futuro posible, que no le había dejado descansar. Intentaba analizar lo profundo de su mismidad, pero intentar comprender-entender la realidad consciente y semiconsciente de su ser. Como la mañana avanzaba con pasos de cabalo al galope se dirigió hacia su caminar de la mañana para que el aire del silencio-resilencio recogiese y reflejase su mirada en el espejo del mundo.

– ¿Qué es un escritor? ¿Eres tú o yo un escritor? ¿Independientemente tengas aceptación por las elites y gestores culturales o, y por el pueblo lector, o por ninguno de ellos? ¿Pero eres un observador-pensador-escritor o no lo eres, aunque dentro de unas docenas de años todo lo producido se pierda en el silencio…?

– ¿Qué recordamos del pasado, qué recuerdos, y por qué?

¿No eres consciente de hechos del pasado, se van borrando pero siguen estando en lo profundo del cerebro y continúan afectándote?

¿Y la historia como memoria colectiva del pasado, qué recordamos y qué interpretamos y qué reinterpretamos…?

– Se conserva del presente solo una parte, no sé que tanto por ciento, por lo cual, cuándo en el futuro se desee analizar este presente, siempre ya será una selección de una selección de interpretación.

– ¿Es creíble que uno de los tres libros más extensos del mundo, en número de palabras, de un autor y de un único título, no obras completas, no antología, no varios autores las grandes bibliotecas de la sociedad en la que ha surgido dicha obra, no tenga un ejemplar, un ejemplar en DVD, que apenas ocuparía espacio físico en dichas instituciones…?

– Todo objeto o ente tiene mil voces, sea animado o sea material, todo tiene mil voces y diez mil interpretaciones. Ahora el sujeto humano, individual y colectivo debe escoger la más verdadera y la más bondadosa.

– Escribo modestamente porque el abismo del pensar es enorme, para así intentar con palabras sencillas y algunas metáforas e imágenes entender-comprender la realidad, y así usted pueda comprenderse-entenderse mejor. Ese es el intento.

– La cultura y Cultura nos conexiona de unos modos concretos la psique-mente-cerebro de cada individuo que surge-nace-desarrolla en ella. Por lo cual, estamos condicionados, no determinados por esa cultura.

Cuándo ya estamos condicionados-formateados en una parte importante por esa cultura, nosotros vamos añadiendo algunos significados-significantes a esa cultura.

Se produce una interrelación entre sujeto y sujetos y Cultura y cultura, interrelacionándose de mil modos y mil maneras, o ilimitadas maneras.

De ahí que un hombre o mujer de Chauvet, si viviese hoy, se habría conformado con la Cultura de hoy, no solo sus contenidos, sino sus continentes, sus conceptos e ideas y prácticas, pero también sus redes neuronales. Y si una persona de hoy viviese hace treinta mil años, lo haría según la cultura y las redes neuronales que conformarían la cultura de la cueva de Chauvet.

Y así de ese modo, dentro de mil o diez mil años, un ser humano de hoy, aunque sea de la misma especie que nosotros, no solo tendrá contenidos-conceptos-prácticas de su época, sino que tendrá una conformación neuronal de su época, y una cultura de su época y tiempo, y los tres niveles se interrelacionan.

¿Si lo anterior es cierto, o relativamente cierto o en un tanto por ciento, estimo que es un cambio de pensar-pensamiento-entender-entendimiento de la realidad muy diverso, es decir, todo o casi todos los conceptos e ideas y hechos y actos y prácticas que realizamos hay que matizarlo, hay que percibirlo-concebirlo de otro modo o manera…?

¿De tal modo que todo concepto equis o zeta de hoy, está condicionado por la cultura, por el resto de conceptos e ideas y datos y hechos que conocemos, pero también por la conformación neurológica de individuos y especie en este momento, y ambas realidades conforman el modo de percibir y sentir, de cada individuo, que selecciona algunos modos de todos los posibles en ese momento, pero también de la cultura, culturas que son modos concretos de selección del entendimiento de los modos de la realidad presente…?

– Las personas y las familias tienen derecho que sus secretos personales o familiares, queden en una situación de discreción, porque no sabemos los hechos claramente, ni las circunstancias, no sabemos, no conocemos lo que dirían las partes implicadas. Al final, nadie se fía de quién difunde un secreto o comete una indiscreción, porque todo el mundo se dice a si mismo, ni siquiera quién los difunde, si éste hace esto con el otro, porqué voy a ser yo la excepción de su actuación.

– ¿Sirve o ha servido de algo tanta producción cultural inserta en esta obra, denominada Cuadernos o Cuadernos de la Mancha, en su totalidad o como obra total, o intento de serlo, en su dimensión escrita o en su dimensión plástica o de imagen…? ¿Se perderá la inmensa mayoría de ella, en lo plástico ya se ha destruido o perdido una parte muy importante enviada a docenas de entidades y gestores y personas y…?

El de Portoplano de tanto observar y de tanto pensar, de siempre con las palabras-ideas intentar poner racionalidad-prudencia, el de Portoplano cansado de tanta irracionalidad que en el mundo existe, que en cada mente-sujeto existe se fue retirando al silencio de su hogar-casa-lugar.

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (04 noviembre 2018 -14 enero 2019 cr).

Fin artículo 1.522º: “Adagios XXXIX de Juan de Portoplano”.

                                                    *



Anterior Canarias : La modificación de la PCI la convertirá en una renta canaria de inclusión
Siguiente Fiesta de los Nominados de la 33 Edición de los Premios Goya en el Teatro Real de Madrid

Comentarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*