Inicio Noticias Economia Europa y Estados Unidos: Condenados a entenderse

Europa y Estados Unidos: Condenados a entenderse

210
0
Top Ad
Rate this post

El ya no tan recién estrenado presidente de Estados Unidos (EE.UU), Donald Trump, es uno de los principales escollos con los que tienen que lidiar las empresas europeas.  No se trata de una cuestión de simpatías, sino de que las políticas del gobierno de EE.UU. juegan en contra de un libre comercio entre el país norteamericano y Europa, habiendo creado una creciente tirantez entre ambas partes.

 

Ojo por ojo, diente por diente

Estados Unidos sigue siendo la primera potencia mundial a nivel comercial del mundo y por eso las relaciones comerciales con este país reportan varios beneficios. Sin embargo, Donald Trump impuso unas medidas proteccionistas que lógicamente favorecían el producto nacional y perjudicaba a las exportaciones, provocando que surgieran las primeras tensiones.

Estas medidas proteccionistas pasaban por imponer al acero y al aluminio unos aranceles del 10% y 15%, a lo que la Unión Europea decidió que haría algo similar con productos importados de Norteamérica, como el tabaco o algunas bebidas alcohólicas.  

Por un trato que satisfaga a ambas partes

Quien sabe de marketing sabe que una relación comercial no se basa en que únicamente una de las dos partes salga beneficiada, porque antes o después la otra parte terminará encontrando una opción que le favorecerá más, sino en hacer que todas las partes que forman parte de un proceso comercial salgan beneficiadas.

Y esto es lo que parecen haber comprendido tanto Donald Trump como Jean Claude Juncker, presidente de la comisión europea, quienes después de varias tiranteces comienzan a visualizar de forma conjunta una relación comercial que beneficie no solamente a ambas partes, sino también la relación comercial con otras potencias como Japón o Canadá.

De hecho, ya se está trabajando en reducir las barreras comerciales que hoy todavía persisten para que puedan volver a comercializarse con total normalidad productos farmacéuticos, médicos, químicos y soja, como antaño. Asimismo, la Unión Europea también importará más gas natural de Estados Unidos.

 

Sigue habiendo diferencias

No obstante, de cara al inversor, no hay que olvidar que por ahora todo son propuestas. Igual que las propuestas de hoy son favorecedoras para ambas partes, quizás dentro de un mes ya no lo sean tanto.

Además hay que tener en cuenta que la dinámica de los mercados hará fluctuar el valor de las divisas, haciendo que éstas aumenten o disminuyan su valor dependiendo del valor de mercado existente en ese momento.

Para subsanar este problema, los inversores también deben negociar los CFD para certificar que la inversión sea todavía más segura. De hecho, hay que tener en cuenta que muchas de las pequeñas empresas americanas tienen un índice de ventas del 20% fuera de sus fronteras, por lo que están mucho más expuestas a que el valor del dólar se devalúe debido a que las relaciones internacionales no sean las mejores.

Además, las relaciones internacionales influyen en el resto de transacciones de la Unión Europea con el resto del mundo. Una mala relación comercial con la primera potencia mundial puede derivar en que también existan problemas con otras potencias comerciales como China o Japón.

Además de desavenencias, existe una crisis de conceptos

Sin embargo esto no es lo único que ha cambiado en las relaciones comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea. En una sociedad comercial donde el cliente está muy bien informado, para las empresas se hace más necesario especializarse dentro de un nicho y ocurre que las pequeñas y medianas empresas tienen un margen de maniobra mucho más factible que empresas grandes o multinacionales.

Además, las cantidades que se invierten en pequeñas compañías siempre será menor que en multinacionales o grandes empresas.

Ante tal tesitura cada vez son más los inversores que apuestan por las pequeñas empresas. Sin ir más lejos, desde el BlackRock Investment Institute se asegura las pequeñas compañías americanas rentan en más de un 11% su capital, cuando normalmente las pequeñas empresas eran las que conllevaba un mayor riesgo.

 

 


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.