Inicio Cultura Español Antonio Martín de las Mulas gana el 38 Premio Mundial Fernando...

Español Antonio Martín de las Mulas gana el 38 Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

136
0
Compartir
Top Ad

Con el poemario Viernes Santo, Antonio Martín de las Mulas Baeza
(Madrid, 1977) ha obtenido el XXXVIII Premio Mundial Fernando Rielo de
Poesía Mística, celebrado el 13 de diciembre en el Instituto Cervantes
de Nueva York. La dotación es de 7.000 EUR, la edición de la obra y
una medalla conmemorativa. La obra ha sido seleccionada de entre 272
poemarios de 28 países. Abogado de profesión, Antonio Martín ha
recibido diversos reconocimientos y sus poemas han sido publicados en
algunas revistas literarias y antologías.

De Viernes Santo el jurado ha expresado que la voz del yo poético que
el poemario expresa es la de Jesús en el Gólgota que, desde la altura
de la cruz, divisa con perspectiva única la pequeñez del poeta,
convertido ahora en el tú lírico. Desde esa mirada, el crucificado
hace suya la situación del hombre, sus flaquezas y sus miedos: “Mi
sangre está cayendo por el mundo, /mi corazón os sueña en la ciudad
eterna”. Hay una sensibilidad especial respecto de la soledad y el dolor
humanos, que el poeta asume desde la disposición total del crucificado,
que ya no es víctima inerte, sino obrador omnipotente para el que la
cruz es trono, roca inexpugnable, altar salvador. Expresa, no sin un
cierto deje apocalíptico, un alto contenido teológico lleno de
esperanza salvífica por la que Cristo lleva la humanidad al Padre:
“Vendrá como un torrente en las laderas / como un viento que agita
copas verdes / abriendo todo el alma al gran amor del Padre”.

Por su parte, la también española Desamparados Escrivá ha resultado
mención de honor por su poemario Desnudando el alma, de gran belleza y
sensibilidad propia de un alma enamorada. Se teje con excelentes versos
llenos de recursos expresivos que brotan de la llaga del amor: “No, yo
no descubrí al Amor, / fue Él quien me encontró a mí… / Me perdí
en aquel encuentro / y vago perdida en su mar”. No falta la experiencia
de ausencia y de presencia, así como de la unión final: “Contigo hay
momentos en los que no sé si soy, / no sé si eres, / solo sé que
somos”.

El Presidente de la Fundación Fernando Rielo, P. Jesús Fernández
Hernández, en su mensaje afirmó que la poesía mística es lo más
excelente de toda poesía, pues define, forma, forja, incluye, dialoga,
porque está imbuida de experiencia mística que es incluyente,
transformante, liberadora. Ello es así por su fuerza oracional,
profética y testimonial, que hacen que la poesía mística sea
portadora de paz, fraternidad y convivencia. Estilísticamente, la
poesía mística no está atada a los cánones clásicos sino que se
abre a innumerables posibilidades expresivas y a la riqueza
intercultural. Su referente, según Fernando Rielo, es un trato
personalísimo con la Santísima Trinidad, siendo el poeta místico por
excelencia Cristo.

Los otros finalistas fueron Antonio Bocanegra (Cádiz), Miguel Sánchez
Robles (Murcia); Adela Guerrero Collazos (Cali); Theresia Maria Bothe
(Sicilia, Italia); Pilar Elvira Vallejo (Madrid, España); María del
Pilar Galán García (Valladolid, España); Marcelo Galliano (Buenos
Aires, Argentina); Fernando Raúl Matiussi (Tucumán, Argentina) y
Desamparados Escrivá Vidal (Tarragona, España).

El Jurado estuvo conformado por Jesús Fernández Hernández, presidente
de la Fundación Fernando Rielo; José Mª. López Sevillano, crítico
literario y secretario permanente del Premio; Annalisa Saccà, poeta y
profesora de Lengua y Literatura en St. John’s University de NY; Hilario
Barrero, poeta, prosista, traductor y profesor en la City University of
New York; Marie-Lise Gazarian-Gautier, profesora de español y
literatura latinoamericana en St. John’s University de NY y David G.
Murray, crítico literario y filólogo.

El acto contó con un concierto de arpa a cargo de la célebre María
Rosa Calvo-Manzano, que cuenta con más de tres mil conciertos por los
cinco continentes y numerosos premios, además de ser miembro de varias
Academias de Bellas Artes e Historia del mundo.

El premio, para obras inéditas tanto en español como en inglés, ha
sido fallado en foros como la ONU; la UNESCO; el Senado francés y el
Campidoglio romano. El comité de honor lo han conformado varios
miembros de la Real Academia Española, entre ellos, su director, Darío
Villanueva; rectores universitarios, poetas y catedráticos de
literatura.

El carácter ecuménico del premio ha hecho que lo hayan obtenido poetas
de distintas confesiones cristianas, en realidad la mayoría, pero
también no cristianas, demostrando la capacidad de la poesía mística
para unir a las culturas y a las religiones.

Breve resumen biográfico de Antonio Martín de las Mulas (Madrid, 1977)

Antonio Martín de las Mulas (España, Madrid, 1.977) se licencia en
Derecho en la Universidad CEU-San Pablo de Madrid, aunque tenía
vocación de filósofo, carrera en la que estudió dos años. Se dedica
en libre ejercicio al derecho con bastante éxito por cerca de quince
años hasta que en el 2015 decide trasladarse a Medellín (Colombia) y
dedicarse, como padre de familia, a la vida misionera. Es catequista de
niños en uno de los barrios más desfavorecidos de la localidad de
Bello, e igualmente forma parte del grupo “Reina de la Paz”, de
Medellín vinculado a la espiritualidad católica de Medjugorje. Como
poeta tiene en su haber varios reconocimientos, entre los que destaca el
primer premio del XII certamen de poesía Rodrigo Caro en 2003. Sus
poemas han sido publicados en diversas revistas literarias y
antologías.

Fragmentos del poemario Viernes Santo
Oigo vuestras respiraciones,
estáis aquí conmigo respirando
en los huecos eternos de los aires,
las almas de los siglos y las noches sin dormir,
las largas descendencias asumidas,
estáis aquí conmigo
respirando.
Hoy muero por vosotros de esta forma,
atravesados somos,
también en esta altura de las respiraciones.
Esta es la respiración del Hijo del Hombre,
mi respiración de muerte en este campo abierto,
mi forma de vivir
en este cuarto lúgubre del mundo,
en esta vida
cuando uno llega a lo alto de la Calavera,
y ve;
cuando uno llega, expuesto al sol, erguido
en una cruz
sobre el monte interior de vuestras vidas
y ve,
y ve

********

Hoy contemplo tus párpados vencidos,
su desplomarse solos ante el golpe del mundo,
su visión recogida
contra las grandes puertas de la noche.
Contemplo que has perdido las ganas de vivir,
que te comen por dentro
esos viejos abismos de un silencio cerrado.
Yo sé que no le ves una salida a todo esto,
que te desplomas pronto, que tus fuerzas
se disuelven humanas como el humo de un fuego
que asciende por la altura.
Alienta pequeñuelo, toma mi mano, y tenme,
ten coraje en el vilo de las grandes caídas.
Estoy en el martirio de los hombres, donde llevo
la piel sacada a tiras por tu desolación.
Quiero injertar tu vida en la esperanza
de un mañana infalible entre mis brazos.
Mírame,… no desfallezcas, hijo,
Yo estoy contigo,
creo en ti


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.