Inicio Opinión Cuestiones sobre el trabajo, I por Jmm Caminero

Cuestiones sobre el trabajo, I por Jmm Caminero

217
1
Top Ad

“El que no trabaje que no coma”, este es el gran consejo de Pablo de Tarso. Creemos, que en cada época, la concepción del trabajo, puede cambiar, en multitud de factores o variables, pero todo ser humano tiene el deber y el derecho de trabajar o, y de estudiar. O ambas cosas a la vez, es la manera que tenemos de perfeccionar la tierra, en la famosa expresión del cristianismo.

– Existe una enorme preocupación en relación al trabajo y al futuro. Se indica que docenas de millones de trabajos, otros indican que cientos de millones de trabajos, de millones o cientos de millones de horas de trabajo lo harán los robots, no ya solo las máquinas, sino los robots, no ya el sistema en cadena de producción ayudado por maquinaria de última modelo, informatizada, ni siquiera ayudada por robots, sino robots con suficiente inteligencia artificial, para realizar multitud de tareas que los humanos hacen ahora.

¿La gran y grave pregunta y cuestión que sucederá con esos cientos de millones de seres humanos, que no podrán realizar esas tareas, contando además con que ya existen cientos de millones de seres humanos que no tienen un trabajo regular y diario, en todos los continentes del mundo?

¿Tendremos que disminuir las horas laborales de cada persona humana, y así de ese modo repartir el trabajo, pero al mismo tiempo teniendo un salario digno, que le permite vivir esa persona y su familia…?

¿Pero cada década que vaya pasando, la IA se irá perfeccionando, será más potente en cantidad y cualidad, y en número de plataformas sobre las que se instalen esa IA, por lo cual, la cuestión de reducir horas de trabajo masivamente en la humanidad, no sé si será una solución suficiente, aunque sea necesaria…?

– Es un error grave, desde todos los puntos de vista, como muchos individuos y colectivos, intentar que el trabajo se haga odioso, siendo un trabajo legal y moral, el trabajo es un modo de perfección del mismo ser humano que lo hace, de perfección para los demás, es un ofrecimiento de los frutos de cada uno, en su trabajo para el bien propio, de su familia, de la sociedad, de la humanidad, incluso de hoy y de mañana. Sea el trabajo que sea, siempre que sea legal y sea moral y sea incluso bueno espiritualmente. Ese odio o inquina y rencor y esa maledicencia contra el trabajo, que tantas personas pregonan es un mal en sí.

Con un buen trabajo, sea modesto o sea de alto nivel, sea considerado de gran importancia o de pequeña, es un bien para la sociedad, siempre que sea legal y moral, eso no quita, que cada persona, según sus intereses, capacidades, medios intente ascender socialmente en el mundo laboral, siempre de forma legal y moral, según sus posibilidades, vocaciones, titulaciones. O que el individuo como un deber continúe dentro de sus posibilidades estudiando.

– Nos hemos convencido que nuestro trabajo apenas tiene importancia, y quizás nuestro trabajo, dar un simple vaso de agua, es importante, porque somos una parte del engranaje, aunque sea pequeña. Demasiadas personas a lo largo de la vida, te irán intentando convencer, que tu trabajo es modesto y por tanto, no tiene importancia, e incluso que tú no tienes importancia. Pero todo trabajo, siempre que sea legal y moral, y si es posible espiritualmente correcto, es un bien para toda la sociedad.

Debemos aprender a valorar el propio trabajo y el trabajo de los demás. No sabemos las circunstancias de las demás personas, no conocemos sus realidades, sus problemas, sus heridas, sus deseos y sus vocaciones. De alguna manera todo ser humano lleva una herida interior, en cuanto al mundo laboral o profesional o vocacional, nosotros no podemos, no debemos intentarlo hacerlo más grande, sino más pequeño.

– Todo trabajo tiene aspectos que hay que perfeccionarlo, que hay que intergrarlos de otro modo y de otra manera, por tanto, cada uno según su lugar y su responsabilidad, debe sugerir ideas y formas de hacerlo mejor, para uno mismo y para lo demás. Siempre teniendo en cuenta, que por lo general, en todos los lugares hay una escalada de responsabilidades. Uno, puede sugerir, y en lo que sea su responsabilidad hacerlo mejor, pero muchas veces, no puede ir más allá de ello.

A veces, dentro de la legalidad y la moralidad, hay que aceptar, que cada persona ocupa un lugar de responsabilidad en una escala y escalera y cadena de responsabilidades. Cada uno, muchas veces, debe intentar hacer su parte lo mejor posible, haciendo el bien para uno mismo dentro de las normativa, el bien para los demás personas.

Se agradece enormemente a las personas, que sin negar ver las dificultades, realiza su trabajo lo mejor posible, sin necesidad de hacer sentir a los demás que son inferiores, o hacer sentir a los demás que su trabajo no tiene valor, sino que valora el trabajo de los demás, que intenta, a no ser por razones de alta necesidad, no hablar mal de nadie, y que sabe que entre todos, por muy modesto que sea, colaboramos al bien común de nuestra época y ponemos cimientos de bien para el futuro. Recoger una hoja, haciéndolo con una sonrisa es muy valorable, es muy necesario.

Hay que intentar no olvidar, si eres creyente, que tu trabajo lo haces para el bien propio y de tu familia, necesitas una remuneración, pero también para el bien de la sociedad, y también como ofrecimiento al Ser Supremo, si crees en una trascendencia.

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (25 enero-30 octubre 2018 cr).

Fin artículo 1.429º: “Cuestiones sobre el trabajo, I”.

*

 

 


Afiliados a

1 Comentario

  1. Esta aseveración del que no trabaja no come ya fue utilizada desde el siglo XIX por los revolucionarios marxistas, pero estaba encaminada a los parásitos de la decadente aristocracia que poseía la inmensa mayoría de las tierras y los medios de producción, esclavizando o privando a la clase trabajadora de la manera más digna de mantenerse. La indignación creada por esta clase dominante condujo a muchas revoluciones por todo el mundo, donde reivindicaban la necesidad de que todos como un derecho inalienable pudiéramos trabajar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.