Inicio Deportes Cuestiones sobre Dios, V – Jmm Caminero

Cuestiones sobre Dios, V – Jmm Caminero

285
0
Top Ad
Rate this post

Sé que a muchas personas, le crearán sarpullidos en la mente y en la piel, simplemente cuándo perciban en un medio de comunicación este tema, el tema de y sobre el Ser Supremo, pero el precio de ser un librepensador, es que hay que intentar observar con el mayor grado de libertad posible, dentro de la racionalidad y de la prudencia y de la moralidad y de la legalidad, y también beber en todas las fuentes posibles, estos temas metafísicos o religiosos o espirituales, están ya vetados en demasiadas mentes. Pero no deberíamos obviar y olvidar, que salvo en Occidente, en todas las sociedades y durante miles de años, toda la humanidad, la inmensa parte de la humanidad ha creído en la posibilidad de Dios. Por lo tanto, con todo respeto a todas las personas, grupos, ideologías, creo que este tema y esta cuestión hay que abordarlo como uno más. Como un tema más de reflexión humana, y hacerlo también en los medios de comunicación…

– Cada persona tiene derecho a creer en Dios, al Dios que crea conveniente, pero cada persona, por el bien propio y el bien de los demás, tiene el derecho y el deber de examinar, si su concepción de Dios es la más correcta y racional y adecuada y verdadera y moral.

Existen, se dice en el mundo, una veintena de grandes religiones, y existen unas cuatro mil religiones de religiones con menos fieles. Por consecuencia, cada persona tiene derecho a estar en la religión que desea, siempre que la legalidad lo permita, tenga la suficiente moralidad, y permita la suficiente libertad a los individuos de salir de ella y de entrar en ella, sin ningún tipo de sanción.

Pero cada individuo debe y tiene la obligación y el derecho de examinar con racionalidad, prudencia, respeto su propia creencia religiosa. Este es un derecho que nadie, ni estado, ni sociedad puede impedir. Es un derecho humano, y si Dios existe, Dios permitiría que la libertad humana, la fragilidad humana dude, y por tanto, se plantee dichas cuestiones todo ser humano. Ciertamente teniendo en cuenta, su capacidad de tiempo, de conocimientos, etc.

– Por otro lado, Dios es una cuestión tan seria y tan profunda, con consecuencias para el individuo, las familias, la sociedad en general, y también el Estado tan profundas. Que la comunidad humana, con respeto y tolerancia y moralidad y prudencia tiene el derecho de examinar.

O dicho de otra manera, todas las ciencias sociales, y todas las metodologías científicas y filosóficas, tienen el deber y el derecho de analizar, siguiendo sus propios métodos todas las cuestiones sobre Dios, pero también todas las normas y razones y argumentos de las diversas tradiciones religiosas.

Y examinar y analizar y ponderar y argumentar, utilizando los métodos de cada saber, ciencias y filosofía, y después, con respeto y tolerancia, con racionalidad y prudencia, dar su veredicto en tal o en cual tema.

Estimo que las jerarquías religiosas de todas y cada una de las tradiciones religiosas, sus grandes teólogos, y sus fieles, deben permitir que se realice ese estudio, con esas metodologías, desde dentro y desde fuera, desde sus organizaciones e instituciones internas, y desde organizaciones e instituciones exteriores a ellas. Creo que esto es un deber hacia el ser humano, e incluso demostrar y mostrar un respeto hacia Dios.

Debemos aceptar la realidad, que hoy, como en el pasado, existen enorme peligro y tentación, que ideologías religiosas o tradiciones religiosas, se enfrenten de forma no pacífica, confronten con otras tradiciones religiosas o con otras ideologías o sistemas conceptuales no religiosos o seculares.

Este peligro es real, con consecuencias impredecibles e imprevisibles, teniendo en cuenta, el poder tecnocientífico y demográfico y social y cultural y económico que la humanidad ha alcanzado. O dicho de otra manera, podría situarse el ser humano en el límite de su posibilidad de convivencia. O si se quiere pensar de otro modo, podría poner a la humanidad, a la especie humana en el límite de la supervivencia. Y esto no son palabras, esto puede ser realidad. Esto es un horizonte posible a la humanidad. Por tanto, las religiones y todas las ideologías seculares, deben contribuir a la paz mundial, a la paz en cada territorio, y no al enfrentamiento y a la confrontación.

Si de verdad creen en Dios, todas y cada una de las tradiciones religiosas, revelaciones religiosas, desvelaciones religiosas tienen la obligación por el amor hacia la humanidad que dicen tener, y por el amor hacia Dios, permitir que todas sus normas, ideas, conceptos, con respeto sean analizados por todas las ciencias y por la filosofía. De ese modo, se conseguiría evolucionen muchos de sus postulados, y podrían encontrar nuevos argumentos e ideas y razones que respeten sus posturas, o que les permitan ir cambiando. Porque incluso admitiéndose que tengan un núcleo central de revelación divina, también se han ido postulando y uniendo y atando y pegando quizás muchas ideas y prácticas que no son esencialmente reveladas por Dios, sino que son consecuencias de los avatares de la historia y de la Historia.

– El concepto de Dios es tan esencial, al menos todavía para la humanidad, y si miramos la historia han existido docenas o cientos de concepciones sobre Dios, y cientos y miles aplicaciones diferentes en las diversas y miles de religiones. Que estas normas religiosas de alguna forma son tan importantes y esenciales para cada ser humano, sociedad y humanidad, que tenemos, con prudencia, moralidad, racionalidad, saber ortodoxo, tenemos los seres humanos el derecho de analizar. No vayamos a creer, millones de seres humanos creamos que determinadas normas son reveladas por Dios, pero son adherencias de la historia, y normas que pudieron ser esenciales en un momento adecuado del avatar humano e histórico, quizás ahora, no se puedan sostener, desde las metodologías científicas ortodoxas, ni filosóficas, ni morales, ni racionales…

Las religiones y tradiciones religiosas, pueden y son un motivo de orden social y de paz social, pero pueden ser en algunos de sus postulados, un motivo de irracionalidad, que algunas de esas normas pudieron tener importancia hace mil años, pero quizás hoy, el sentido común, la prudencia, la racionalidad, la moralidad no deberían ser obligatorias…

http://twitter.com/jmmcaminero   © jmm caminero (16 agosto-09 octubre 2018 cr).

Fin artículo 1.406º: “Cuestiones sobre Dios, V”.

*

 

 

 


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.