Inicio Mexico ¿Cómo se hace un registro internacional de marca?

¿Cómo se hace un registro internacional de marca?

93
0
Top Ad
 

Para proteger los intereses de un producto o empresa, el registro de marcas es fundamental.

En el mundo comercial es fundamental saber proteger tus intereses. Si no se hace del modo adecuado, alguien puede aprovecharse de una idea o un nombre y explotarlo, en perjuicio de quien lo ideó. Con el propósito de impedirlo se crearon los registros de marca, que pueden abarcar un solo territorio o proteger a nivel internacional. ¿Qué pasos deben darse para hacer un registro internacional de marca?

Elección de nombre y emblema

Antes de plantearse registrar una marca debe hacerse una buena elección del nombre. También hay que pensar en el logotipo que se quiere utilizar si fuera el caso. Después de haberlo pensado, buscar que no se encuentre ya registrada o que haya algún nombre que suene o se escriba de un modo similar. Tal vez pienses que no importa si tu marca se parece a otra, pero sí que es importante. De hecho, los propietarios de la marca pueden impedir que se registre la tuya o al menos retrasar el proceso hasta poder lanzarla. La búsqueda de marca se puede hacer tecleando simplemente el nombre en un navegador de Internet. Si no aparece nada relacionado con ella, las posibilidades de que esté libre son casi del 100%.

Decidir las clases en las que se va a registrar

El registro de una marca se puede haber en varias clases. Este es un tema un tanto complejo, aunque se puede resumir diciendo que se trata de la clasificación que reciben los productos o servicios que se van a comercializar bajo la marca. La lista de clases es conocida como Nomenclator o Clasificación Niza. En total hay 45 clases diferentes, y se tiene que mirar en cuál o cuáles de ellas encaja la marca. De hecho es posible registrar una marca existente bajo una clase distinta a la que otro la utiliza. Es importante saber que se paga por cada clase, aunque a partir de la segunda su precio se reduce.

Solicitar el registro

Después de asegurarse de que la marca es viable y de cuál es la clase en la que encaja, llega el momento de solicitar el registro de la marca a través de un formulario. Hay varias opciones, dependiendo de si la marca es solo un nombre, un logotipo o se quieren registrar ambos de una vez (marca mixta). Junto al formulario debe adjuntarse una carta de pago que demuestre que se han pagado las tasas correspondientes. Tras recibirlo todo, los responsables de conceder el registro analizarán la solicitud, y si no hay ningún problema se notificará que la marca ha sido registrada. Para evitar errores y que la marca no se pueda registrar por algún motivo, lo mejor es dejar el proceso en manos de expertos. Por ejemplo, cuando quieres que tu marca esté registrada en varios países o a nivel global, ya que es necesario realizar solicitudes simultáneas en diferentes oficinas de registro. La empresa iGerent (https://igerent.com/es/registro-internacional-de-marcas) está especializada en registrar marcas a nivel internacional. Sobre todo en Chile, México y EEUU. Si tienes alguna duda o quieres agilizar el registro de tu marca, puedes contactar con ellos y recibir toda la información que necesitas.

Recibe el título de propiedad de la marca

Una vez que todo el proceso ha llegado a término y es correcto, podrás obtener el título que te identifica como propietario de la marca en cuestión. El registro no es a perpetuidad, ya que tiene un plazo que debe renovarse para mantenerlo activo. En la notificación de aprobación de la solicitud se especifica la cantidad de años que se mantiene en vigor la propiedad.