Inicio Opinión Adagios XV de Juan de Portoplano por Jmm Caminero

Adagios XV de Juan de Portoplano por Jmm Caminero

135
0
Top Ad

Algunos pensarían que estas frases son de autoayuda, otros pensarán que no lo son. Pero con el tiempo, uno es consciente, que una verdad, sea en matemáticas o sea en medicina o sea en ética, tienen muchas vertientes-fines, por un lado entender-conocer la realidad-verdad, por otro lado, encaminarse-atarse a esa realidad-verdad para poder vivir-sobrevivir mejor. No digo, que las frases siguientes, sean todas verdaderas, y todas lo sean en todos los aspectos-parcelaciones-realidades-entidades-complejidades… Pero es un intento de ayuda en busca de la verdad. Cada lector debe completarla-complementarla-rectificarla-añadirle o quitarle.

– Una modesta frase de diez o veinte palabras, puede encerrar mucha verdad con mucha bondad, o mucho error con mucha falsedad con mucha maldad. Es usted a quién le interesa escoger un extremo u otro.

– Toda frase en si misma, lleva encerrado una cantidad de error importante, porque en un enunciado, todavía la humanidad, no ha sido capaz de encerrar todas las posibilidades de esos conceptos. Puede que en el futuro lo alcancemos, de momento, ahora, intentamos acercarnos a la luz-verdad-bondad-realidad. Eso es todo.

– Puede que después de esta vida, exista Cielo e Infierno, y que usted y yo, vayamos a uno de los dos lados. Este es o sería el gran y grave acierto o desacierto de toda persona.

– ¿Si alguien fracasa en un proyecto legal y moral, en una ideología legal y moral, sea secular o no secular, de alguna manera, no solo ha fracasado esa persona individual, sino también esa ideología en concreto?

– Decimos amar mucho a los que nos han precedido, utilizamos sus palabras y sus frases, pero si viviesen con nosotros posiblemente les haríamos unas críticas feroces, porque quizás, nos encontremos en nuestra existencia a dos o cinco que puedan llegar a tener la categoría de clásicos, pero como viven con nosotros, y nos hacen sombras, les intentamos ningunear de una manera o de otra.

– Una de las realidades peores de ser un escritor-pensador-filósofo fracasado es que casi nadie te lee y nadie piensa lo que has escrito, y por consecuencia, nadie te rectifica y da nuevos argumentos y razones, y, y por tanto, tú mismo, no puedes evolucionar y cambiar…

– Es un drama que un pensador o escritor o artista o científico, cuando está vivo, nadie con racionalidad y prudencia le sugiera nuevas razones a favor y en contra, porque esa persona, ese escritor o pensador no puede mejorar, no puede rectificar sus propias ideas y conceptos y datos y argumentos…

– Ser un escritor o pensador desconocido, no es el drama ser desconocido, sino que nadie te ayuda a pensar, con nuevos datos y nuevos argumentos. Observas y piensas y escribes y publicas, pero como nadie lo lee, o casi nadie, nadie te indica lo bueno o menos bueno, y por tanto, no puedes avanzar en tu pensar. Ese es el gran drama del intelectual olvidado y fracasado. Ese y no los demás, no es no tener fama, no es no tener notoriedad, no es obtener beneficios económicos, no es utilizar esos escritos para una carrera académica. El verdadero drama es estar solo con tus ideas y conceptos y convicciones, y nadie te aporte argumentos para indicarte te has equivocado en esto, has exagerado en esto, te has quedado corto en lo otro.

– Creemos en demasiadas cosas, en demasiados conceptos e ideas y enunciados, creemos en demasiadas cosas sin verificación y sin demostración.

– La mayoría de individuos y colectivos y grupos e ideologías dicen con su mano derecha una cosa, y tienen con la mano izquierda otra. Por eso, la mayoría de ideologías van fracasando.

– Usted puede que no valore al Nazareno, pero no hay ninguna ideología-cultura, ninguna que yo conozca, comparable al cristianismo, ningún líder que haya montado un movimiento, como el cristianismo, con solo tres años de vida pública, de tres años de difundir su mensaje… Yo llevo, más de cuarenta años intentando ocupar un pequeño lugar en la cultura, y nadie, absolutamente nadie le interesa lo que he observado, pensado, argumentado, escrito… Y las demás culturas, estuvieron varias décadas difundiendo su mensaje, los fundadores-inspiradores-filósofos-profetas-reveladores-pensadores o como quieran ustedes denominarlos.

– Tiene mucha eficiencia mezclar y combinar ideas teóricas con muchos afectos y afectividad. Pero en mi caso, intento abolir los afectos y solo buscar la razón, para así manipular y no obligar a nadie a nada.

– Con las palabras hay que ser equilibrados y no manipular a los demás con afectividad.

– Puedes tener un argumento equis para convencer a alguien zeta, pero debes intentar buscar la verdad y la razón y la bondad, sea aceptada o no, y no utilizar el argumento afectivo que sabes que va a aceptar.

– No te aproveches de la debilidad, vulnerabilidad de otras personas. Porque a la larga, tú también serás vulnerable y débil en algún aspecto de la existencia.

http://twitter.com/jmmcaminero                    © jmm caminero (07 marzo-11 mayo 2018 cr).

Fin artículo 1.231º: “Adagios XV de Juan de Portoplano”.

*

 

 

 


Afiliados a

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.