Inicio Etiquetas SPD

Etiqueta: SPD

Merkel y Schulz se reúnen el miércoles para abordar la formación...

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, se reunirán el próximo miércoles para tantear, por primera vez, la posibilidad de cooperar para formar gobierno, informaron hoy fuentes de socialdemó...

Las Regionales alemanas rompen la racha de derrotas del SPD y...

El Partido Socialdemócrata (SPD) alemán de Martin Schulz logró hoy romper su racha de derrotas electorales al imponerse en los comicios regionales de Baja Sajonia (centro), tres semanas después de las elecciones generales que dieron la victoria al bloque conservador de la canciller Angela Merkel.

Por primera vez desde 1998, el SPD se convirtió en primera fuerza en ese "Land" (estado federado), de 6,1 millones de electores e identificado con las grandes ferias industriales, al obtener un 37,1 % de los votos, según las proyecciones de la televisión alemana ZDF.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel quedó en segundo lugar, con un 34,3 %, un revés para la canciller ante el arranque la próxima semana de los contactos formales para la formación de su próximo Gobierno, negociaciones que de antemano se percibían complejas.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) mostró por primera vez síntomas de debilitamiento, ya que logró acceder a otra cámara regional -la número 14, del total de 16 "Länder" del país- pero con un resultado modesto, un 6 %.

Este porcentaje contrasta con el 12,6 % que alcanzó en las generales del pasado 24 de septiembre y que convirtió a esta formación, fundada en 2013, en la primera de su espectro con escaños en el Bundestag (cámara baja) desde los años 50.

A la euforia ultraderechista siguió, al día siguiente de la elección, la decisión de su presidenta, Frauke Petry, de abandonar el partido para fundar otra formación menos radicalizada, lo que podría haber hecho mella ya en su electorado.

Con estos resultados, aún provisionales, el SPD de Baja Sajonia no podrá reeditar su coalición con los Verdes, que quedaron en un 8,5 %, por lo que probablemente tendrá que recurrir a un tripartito con el Partido Liberal (FDP), que obtuvo un 7,5 %.

Los comicios se celebraban por anticipado, tras haber perdido su mayoría la coalición que formaban socialdemócratas y verdes, a raíz del paso de una diputada ecologista a las filas de la CDU, una decisión con aires de intriga política que tal vez no encajó bien el electorado conservador.

Al margen de los efectos regionales de los comicios, la victoria del SPD en Baja Sajonia, el "land" del excanciller socialdemócrata Gerhard Schröder, alivia la situación de Schulz, presionado por sus filas tras la racha de derrotas que ha encajado el partido desde que asumió su dirección, a principios de año.

"Es un gran día para el SPD", proclamó Schulz, desde la sede del partido en Berlín, arropado por la plana mayor socialdemócrata, en una imagen de triunfo electoral inédita bajo su liderazgo.

Era su última oportunidad de lograr una victoria en las urnas este 2017, después de las tres derrotas consecutivas sufridas ante la CDU en otras tantas regionales, en la primera mitad del año, rematadas por su hundimiento en las generales.

En las legislativas, celebradas el pasado 24 de septiembre, la CDU que preside Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) obtuvieron la victoria con un 32,9 %, lo que significó un retroceso del 8,5 % respecto a 2013.

Los socialdemócratas cayeron en su récord histórico a la baja, un 20,5 %, tras lo cual Schulz descartó reeditar otra gran coalición, como las que lideró Merkel en su primera legislatura -de 2005 a 2009- y en la pasada -desde 2013 a la actualidad-.

Esta negativa aboca a la canciller a negociar la formación de un tripartito con los Verdes y el FDP, fórmula inédita a escala federal y que en Alemania se denomina "Jamaica" por corresponder los colores identificativos de esos partidos con la bandera de ese país.

Se trata de una constelación arriesgada, tanto por la rivalidad tradicional entre los dos socios minoritarios, como por la antipatía que se profesan los ecologistas y la derechista CSU bávara.

Es la única opción que tiene Merkel para lograr una mayoría matemáticamente sólida, aunque sin garantías de estabilidad política, dadas las diferencias entre sus socios.

El nuevo Bundestag se constituirá el 24 de octubre y se estima que la formación del nuevo Gobierno podría demorarse hasta navidades o principios de 2018.

Schulz lucha contra sondeos adversos con la confianza del que se...

El aspirante socialdemócrata a la Cancillería alemana, Martin Schulz, trató hoy de conjurar los sondeos adversos exhibiendo confianza en su victoria frente a Angela Merkel y con la promesa de luchar por una Alemania igual de próspera, pero más justa, con él como canciller.

"A Alemania le va bien, pero no a todos sus ciudadanos les va igual de bien", proclamó el líder del Partido Socialdemócrata (SPD) ante centenares de seguidores en Postdam, ciudad vecina a Berlín y feudo tradicional de su formación.

"Como canciller acabaré con la desigualdad salarial entre hombres y mujeres", prosiguió, para enumerar luego todo aquello que forma parte, a su juicio, de esa Alemania rica, pero marcada por la precariedad laboral y con un futuro de pensiones mínimas.

Schulz optó por la cercanía al ciudadano como estrategia y una dosis de auto-ironía algo ensayada -"De mí se dice que tengo el encanto de un revisor de ferrocarril", admitió, entre risas de sus seguidores.

El objetivo prioritario de sus ataques es Merkel, a cuyo bloque conservador atribuye que no se luche contra las "jubilaciones de miseria" y otras injusticias sociales, mientras que a la presencia del SPD en la coalición de Gobierno debe el ciudadano logros como la implantación de un salario mínimo interprofesional.

"Quien no quiere más Merkel debe votar Schulz", afirmó, para arremeter luego contra la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), cuyo cabeza de lista Alexander Gauland tiene su distrito electoral en ese "Land", Brandeburgo.

Banderas europeas y del SPD ondearon hoy ante el escenario montado junto la Puerta de Brandeburgo de Postdam, corazón de la zona peatonal y turística de esa monumental ciudad, vecina a Berlín.

La exhibición de confianza del expresidente del Parlamento Europeo contrasta con los últimos sondeos electorales ante las generales del 24 de septiembre, que pronostican entre un 23 y un 20 % para el SPD, unos catorce puntos por debajo del bloque conservador.

El llamado "efecto Schulz", repunte que vislumbró el SPD cuando lo eligió candidato, se disipó con las tres derrotas en serie sufridas por el partido en elecciones regionales celebradas este año.

Merkel se ha impuesto ya a tres rivales socialdemócratas: en 2005, al canciller Gerhard Schröder; en 2009 a su exministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier; y en 2013 al extitular de Finanzas, Peer Steinbrück.

Steinmeier cosechó para el SPD el récord a la baja en unas generales, con un 23 % de los votos, pero a Schulz podría irle aún peor.

Ello acentuaría la crisis que atraviesa la formación desde la ruptura, en 1999, entre Schröder y el entonces jefe del partido y titular de Finanzas, Oskar Lafontaine, quien abandonó el SPD y el Gobierno y se llevó consigo a la militancia más izquierdista.

Desde entonces ha habido ocho relevos en la presidencia del SPD, para la que el pasado marzo fue elegido con un 100 % de los votos Schulz después una larga carrera política fuera de Alemania.

Tras ese porcentaje había una componente de escenificación de respaldo a un líder al que se veía capaz de superar a Merkel.

Pero la campaña de Schulz no ha sido fácil, porque para cuando arrancó los sondeos volvía apuntar ya a la canciller como favorita.

Tampoco le ha ayudado el "apoyo" recibido estos días de Schröder, que nunca hizo las paces con el ala izquierdista del SPD y que, además, ha decidido aceptar un puesto directivo en la petrolera estatal rusa Rosneft, a pesar de las críticas.

Schulz se había distanciado a principios de año de la Agenda 2010, el impopular plan de reformas impulsado por el Gobierno de Schröder que Merkel reconoce como base de la solidez económica alemana, pero que sigue levantando ampollas en el SPD.

El gesto de Schulz se interpretó entonces como un guiño hacia La Izquierda, aglutinante de los disidentes en torno a Lafontaine y del postcomunismo del este del país.

Una alianza entre SPD, Izquierda y Verdes para llevarle a la Cancillería se perfilaba unos meses atrás como matemáticamente posible, aunque entrañaba un alto riesgo para quienes siguen rechazando toda cooperación con los postcomunistas.

"El SPD debe regenerarse en la oposición", comentó a Efe Friedrich Richter, profesor de Filosofía ya jubilado y militante de base, asistente al mitin de Schulz con su sobrino Ingo.

"Franz Müntefering dijo que ir a la oposición es una mierda. Pero peor aún es seguir desgastándose como socio de gobierno de Merkel", apuntó el sobrino, en alusión a quien fue presidente del partido y negociador de la primera gran coalición de la canciller tras la derrota de Schröder, en 2005.

Schulz advierte que las elecciones alemanas “no están decididas”

El candidato del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz, advirtió hoy de que las elecciones del 24 de septiembre "no están decididas", a pesar de la ventaja de más de 15 puntos que le lleva la canciller Angela Merkel según los sondeos.

Schulz realizó estas declaraciones en una entrevista en la cadena pública "ZDF" en la que consideró que "todo es posible" aún y que en la campaña electoral cuenta todo, "hasta el último momento".

"Cuento con buenas opciones para dirigir el próximo gobierno", dijo Schulz pese a que las últimas encuestas le dan entre un 23 y un 24 % de los votos, frente al entre 38 y 40 % en el que se mueve el apoyo al bloque conservador de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y la bávara Unión Socialcristiana (CSU).

El candidato socialdemócrata se mostró a favor de que su partido no vuelva a aliarse como socio minoritario con los conservadores -y agregó que esa constelación tampoco la quiere la CDU-, pero aseguró que no tendría "nada en contra" de una gran coalición dirigida por el SPD.

Schulz reconoció que "a Alemania le va bien" y es un elemento de "estabilidad" en Europa, pero apuntó que aunque la economía se encuentra en una buena situación, "no a todos les va bien" y "el país está dividido".

El candidato del SPD prometió invertir más en educación, en investigación y desarrollo y en infraestructura digital, así como trabajar para que en Alemania haya salarios más justos, guarderías gratuitas para todos y una mejor atención para los mayores.

Reelegir a Merkel sería a su juicio votar por el continuismo, pero advirtió de que es necesario cambiar ahora para afrontar mejor el futuro, porque "el estancamiento es ir para atrás" en momentos de grandes cambios.

Aseguro además que decantarse por el SPD no es "arriesgado" y que en su opinión el riesgo es precisamente "no hacer nada".

El candidato se definió como una persona "seria" y de "principios", que no se mueve por las encuestas y que sólo promete aquello que podría después sacar adelante exactamente igual que como aparecía en el cartel electoral.

Schulz trató de diferenciarse de forma sustantiva de la canciller y criticó el modo en el que Merkel decidió abrir las fronteras durante la crisis de los refugiados, pues no consultó previamente a sus socios europeos.

Coincidió con Merkel, sin embargo, en la crítica a los grandes del sector automovilístico alemán a raíz de los últimos escándalos destapados, y en la necesidad de expulsar a los extranjeros que piden asilo pero delinquen o planean atentados.

La CDU de Merkel gana la elección regional, primer test frente...

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, ganó hoy claramente los comicios regionales del "Land" del Sarre (oeste), con un 40 %, de los votos, según los sondeos a pie de urna difundidos por la televisión pública Zdf al cierre de los colegios.

El Partido Socialdemócrata (SPD) obtuvo un 30 %, muy por debajo de sus expectativas, tras el repunte pronosticado por los sondeos a esta formación desde que asumió su liderazgo el expresidente del Parlamento Europeo y actual candidato a la Cancillería, Martin Schulz.

En tercera posición quedó La Izquierda, con un 13 %, lo que aleja al SPD de una hipotética alianza con este partido, como alternativa a la gran coalición (cristianodemócratas-socialdemócratas) liderada por la CDU que actualmente gobierna en el "Land", la misma que dirige Merkel a escala federal.

A la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) le adjudican estos sondeos un 6 %, lo que le da acceso a otra cámara regional, la undécima -del total de 16 "Lander" del país- pero la deja asimismo muy por debajo del resultado récord obtenido el año pasado en Sajonia Anhalt (este) o el 15 % en Baden Württemberg (suroeste).

Los Verdes quedarán fuera de la nueva cámara regional, ya que se quedaron en un 4,5 %, por debajo del mínimo del 5 % para obtener escaños.

Los comicios del Sarre son el primer test en las urnas del año electoral alemán, a seis meses de las generales del próximo 24 de septiembre y la CDU, además de mantenerse en primera posición, logró aumentar casi un 5 % de los votos, mientras que el SPD quedó aproximadamente en el mismo nivel que en 2012.

A las regionales de este pequeño "Land", con 800.000 electores, se les otorgaba un carácter de barómetro para calibrar el llamado "efecto Schulz", quien hace una semana fue elegido líder del SPD con el 100 % de los votos de sus correligionarios, además de candidato a la cancillería.

Ante ese pulso por el poder en Alemania, los sondeos apuntan a un empate entre los conservadores de Merkel -su CDU más la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU)- y el SPD de Schulz, ambos con un 33 %.

A los comicios de este domingo en el Sarre seguirán, el 7 de mayo, los de Schleswig-Holstein, un "Land" fronterizo con Dinamarca, donde gobierna un tripartito entre el SPD, los Verdes y el partido de la minoría danesa SSW.

Una semana después, se celebrarán regionales en el populoso estado de Renania del Norte-Westfalia, donde la carismática primera ministra, la socialdemócrata Hannelore Kraft, gobierna con Los Verdes.

Schulz, elegido líder de los socialdemócratas alemanes con el 100 %...

El expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz fue elegido hoy nuevo presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) con el 100 % de los votos y ratificado como candidato de esta formación en las elecciones generales de septiembre.

"Considero que este resultado es el inicio de la conquista de la Cancillería", declaró el nuevo líder de los socialdemócratas alemanas visiblemente emocionado tras conocer la votación, que tuvo lugar en el marco de un congreso extraordinario celebrado en Berlín.

Agregó que "ahora comienza la lucha por convertirse en el partido más fuerte del país y por poner al próximo canciller".

Con 605 votos a favor de los 608 emitidos, de los cuales 3 no fueron válidos, Schulz, que calificó el momento de "abrumador", asume el testigo al frente de la formación más antigua de Alemania de su ya predecesor, el ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, tras siete años y cuatro meses en el cargo.

En un discurso previo ante las bases del partido de más de una hora y cuarto de duración, Schulz habló a grandes rasgos de lo que será el programa electoral, cuya aprobación definitiva está prevista para finales de junio y que se basará en "la igualdad, el respeto y la dignidad".

Aludió a sus planes de dar un giro a la izquierda y corregir la llamada Agenda 2010, el programa de reformas del gobierno rojiverde que encabezó Gerhard Schröder (1998-2005) y aseguró que no se trata de "una revisión del pasado" sino de su "actualización".

En su discurso, abogó por "más respeto" para los que trabajan y se comprometen por el país, por la igualdad de salarios para los mismos trabajos, por garantizar las pensiones, por invertir más en educación y por aliviar las cargas familiares.

Schulz subrayó también la importancia de una Europa fuerte como respuesta a las inseguridades globales y afirmó que en Alemania no hay espacio para islamistas que ponen en duda los valores fundamentales de una democracia.

Atacó asimismo a los populismos, en particular, a la formación ultraderechista Alternativa para Alemania, a la que calificó de "vergüenza" para el país.

También tuvo duras palabras para el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en su campaña por el referéndum convocado para el 16 de abril para instaurar un sistema presidencialista en Turquía y sus declaraciones, en las que compara a Alemania con el régimen nazi.

No faltaron críticas tampoco a las políticas de la unión conservadora de la canciller, Angela Merkel, por prometer rebajas fiscales y al mismo tiempo buscar recortes sociales, señaló.

Schulz aseguró que con él "no habrá difamación del adversario político" y agregó que "la campaña electoral será un momento estelar de la democracia".

Zapatero dice que el liderazgo en PSOE es decisivo para la...

El expresidente del Gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero ha apostado por "mirar a la mayoría" de su partido para configurar un liderazgo que conduzca a una nueva "mayoría política" en el país.

Preguntado por la actualidad de su partido ante el próximo congreso, Rodríguez Zapatero ha defendido "mirar a la mayoría para ser la mayoría del país" desde los puntos de vista social, política, cultural y electoral.

Ha insistido en que "la clave" del triunfo es que haya un liderazgo y ha puesto como ejemplo al socialdemócrata alemán Martin Schulz, de quien ha recordado que desde su vuelta a la política germana desde Bruselas ha dado la vuelta a las encuestas frente a la conservadora Angela Merkel.

"Aparece Schulz de candidato (en Alemania) y ahora el SPD está prácticamente igual o por encima", ha comentado antes de reiterar que "liderazgo y proyecto son la clave de la mayoría política y de eso hay que debatir en el próximo congreso" mediante un intercambio de ideas "democrático y apasionado".

Rodríguez Zapatero ha sostenido que respeta "a todos" los aspirantes a liderar el PSOE, pero ha evitado explicitar a quién apoya.

"Cuando tengamos todos los candidatos, igual hago un guiño, pero será respetuoso en todo caso, aunque ustedes saben dónde está mi corazoncito", ha dicho sin dar más pistas.

Tampoco se ha pronunciado sobre las últimas propuestas de uno de los candidatos, Pedro Sánchez, porque ha estado "fuera" y no ha leído su contenido y solo podría ofrecer "una opinión bastante apresurada".

Schulz da brío a la socialdemocracia y al desafío de poner...

El expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz dio hoy nuevo brío al Partido Socialdemócrata alemán (SPD) con su designación como candidato en las próximas elecciones generales y el desafío de poner fin a la "era" Angela Merkel.

"Presento mi candidatura para convertirme en canciller de la República Federal de Alemania", proclamó Schulz tras obtener el apoyo unánime de la cúpula del SPD a su candidatura y ante una Willy Brandt Haus, la sede del partido, a rebosar de militancia.

"Viviremos un año electoral emocionante", dijo, donde la socialdemocracia marcará una nueva dinámica del país, tanto frente al estancamiento que, según él, representa Merkel como ante la amenaza que "para Alemania y Europa" representa la ultraderecha.

Por todas partes -"y no solo en la Willy Brandt Haus- se respira "el nuevo entusiasmo" que rodea al SPD, dijo Schulz, cuya designación fue posible tras la renuncia del líder, Sigmar Gabriel, a ser el candidato en los comicios del 24 de septiembre.

"Has renunciado por convicción de que es lo mejor para el partido y para el país", prosiguió, en dirección a Gabriel y, por extensión, a las filas de Merkel, que en lugar de ese paisaje de "generosidad" en aras del bien común están envueltas en "trifulcas diarias".

Schulz aludió así a la remontada del SPD en los sondeos desde que el pasado martes Gabriel anunció que renuncia a su favor, pero también a las "intrigas internas" a que se ha visto sometida la canciller por su política de refugiados.

El SPD, socio de Merkel en su primera legislatura (2005-2009) y en la presente, quiere devolver el poder a un líder "en la línea de Willy Brandt, Helmut Schmidt y Gerhard Schröder", enumeró Schulz a los cancilleres socialdemócratas que ha tenido el país.

"Queremos devolver la justicia social a Alemania, en lugar de contemplar cómo los empresarios cobran bonificaciones por despedir a su plantilla", dijo, para colocar la lucha contra la evasión fiscal entre los objetivos de ese futuro gobierno que quiere dirigir.

En busca del entusiasmo de los suyos, pero sin perder de vista el realismo, Schulz se comprometió a mantener a Alemania dentro de la línea de la solidaridad hacia quienes "acuden a nuestro país huyendo de la guerra", para reclamar mayor compromiso de los socios de la UE en la acogida de refugiados.

Su primer discurso como candidato designado del partido no se apartó mucho, en cuanto a la política de refugiados, del que podría haber pronunciado Merkel, quien asimismo acostumbra a reclamar una mayor "solidaridad" europea frente a la crisis migratoria.

Ya en lo personal, Schulz salió al paso a los puntos flacos que envuelven su candidatura -su escasa trayectoria en Alemania, ya que prácticamente toda su carrera se desarrolló en el Parlamento Europeo, y el hecho no haber cursado estudios superiores.

Como alcalde de "una ciudad de provincias" -Würselen, en la frontera con Luxemburgo- tomó contacto directo con las preocupaciones reales del ciudadano, dijo, y el hecho de haber alcanzado la presidencia de la Eurocámara alguien que estudió para contable es exponente "de la capacidad de superación".

Schulz fue recibido con una euforia que no se recordaba en la Willy Brandt Haus desde tiempos del vibrante Schröder, lo que tenía cierto aire de entusiasmo "precocinado" en un partido ansioso de arropar a un líder ante la compleja misión de derrotar a Merkel.

Deberá someterse ahora a su ratificación como líder del SPD en un congreso extraordinario el próximo 19 marzo, ya que Gabriel anunció asimismo su retirada como presidente del partido, tras nueve años en el cargo.

El SPD ha ganado tres puntos en intención de voto desde que Gabriel anunció su doble renuncia a favor de Schulz, según un sondeo difundido este viernes por la televisión pública ARD.

De celebrarse ahora los comicios, el SPD obtendría un 23 %, mientras que la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) se sitúan en un 35 %.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) sería la tercera fuerza, con un 14 %; los Verdes quedarían en un 9 %, La Izquierda en un 8 % y el Partido Liberal (FDP) regresaría al Bundestag (Parlamento federal) con un 6 %.