Inicio Viajes y Turismo Consejos para un viaje sostenible a Baleares en tiempo de la ‘turismofobia’

Consejos para un viaje sostenible a Baleares en tiempo de la ‘turismofobia’

113
0
Compartir



Raro es el año en que la lengua española no nos sorprende con una nueva y extravagante palabra acuñada, ya sea o no incorporada por la Real Academia al diccionario. Este verano ha sido turno de la ‘turismofobia’, un término que pone nombre al sentimiento contrario a la ocupación turística de un territorio, en general; y en concreto, a ataques como los de inicios del pasado octubre en Palma de Mallorca, contra un restaurante y yates de la zona. Se trata de acciones que ponen en peligro la imagen de un destino (las Islas Baleares), donde los visitantes ocasionales suponen más 45% de su PIB.

Pero, ¿dónde se encuentra el origen de la ‘turismofobia’? ¿Sobre qué cifras pretende justificarse? En el caso concreto del archipiélago balear, los datos del turismo han batido todos los récords en los últimos ejercicios. En este sentido, durante el año 2016 alrededor de 13 millones de viajeros se acercaron a las islas, según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Asimismo, entre enero y febrero del presente curso, las Baleares acogieron a más de 269.800 turistas. Sus principales nacionalidades: alemanes (un 75,4% del total) e ingleses (el 15,9%).

Los registros son escalofriantes y, aunque nunca justificarán una respuesta agresiva por parte de determinados colectivos, revelan dos necesidades: la de gestionar el número de visitantes y la de implantar y educar en fórmulas de turismo sostenible. Entendemos este último como aquel que se realiza acorde con la cultura y valores sociales del entorno, así como con el medioambiente, y produciendo riqueza para la comunidad local.

Las recomendaciones más habituales para fomentar el turismo sostenible arrancan en la propia organización del viaje. De esta manera, se antoja ideal elegir un proveedor que garantice la calidad en la experiencia y el respeto por el destino. Pensemos que nuestra contribución económica impulsará en mayor o menor medida el modelo de alojamiento, restaurante o actividad por la que nos decantemos.

En relación a lo anterior, por ejemplo, puede ser interesante apostar por una casa rural, un establecimiento regentado por habitantes de la zona, o un museo acerca de las costumbres del lugar. Asimismo, en lo que al transporte respecta, alquilar una moto siempre será una solución más económica que el coche, y por supuesto menos contaminante, especialmente si es eléctrica. Para ello, una buena solución es el alquiler de motos con Cooltra, una compañía que cuenta con tiendas en las islas Baleares, pero que también da la opción de reservar online.

Continuando con las recomendaciones para un turismo ecológico, el apartado de los residuos merece especial atención. De esta manera, es imprescindible tratar de reducirlos al máximo, así como deshacernos de ellos en los puntos habilitados.

Por último, conviene estar al tanto del tipo de ecosistema que vamos a visitar. El objetivo evitar dañarlo, maltratarlo o adquirir flora o fauna protegida; prácticas que fomentan la extinción y que además conllevan sanciones económicas y legales.

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*