Inicio Opinión “Solitarios: Lolo de Linares” por Jmm Caminero

“Solitarios: Lolo de Linares” por Jmm Caminero

70
0
Compartir


Artículo Periodístico 519º: “Solitarios: Lolo de Linares”.

  1. ¿Qué misterios y enigmas encierra una vida? ¿Cómo interactúa una existencia humana consigo misma, con la realidad social-cultural de su época, con la naturaleza-Naturaleza,con las cuestiones metafísicas y religiosas? ¿Cómo sobrellevan los seres humanos sus alegrías y sus tristezas, sus enfermedades graves y sus felicidades profundas? ¿Cómo afecta la enfermedad grave a un ser humano y cómo le afecta a otro? ¿Si existe una dimensión espiritual, en sentido estricto, y no solo mental-racional, y una dimensión irracional como se conectan o se combinan en unos seres humanos y, o en otros? ¿Qué podemos aprender y aprehender de la vida y biografía y palabras y escritos y actitudes y aptitudes de otro ser humano de Lolo, que ha sido coetáneo nuestro…? ¿Cómo articulista y escritor que nos puede enseñar a nosotros escritores también de artículos…?
  2. Manuel Lozano Garrido, Linares, 1920, Linares, 1971, España.

Periodista y escritor, Lolo vivió más de treinta años en silla de ruedas, y los últimos nueve años también ciego. Muchos años sin poderse mover-andar, e ir poco a poco quedándose sin movimientos… Pero continuaba escribiendo libros de religiosidad-espiritualidad y continuaba haciendo artículos… En un siglo que tanto se valoran las marcas olímpicas y la superación del ser humano, hasta en cientos de películas, véase Rocky, éste sería un ejemplo de superación y de aceptación y de sublimación de la enfermedad y continuar dentro de sus posibilidades realizando un trabajo… En un siglo que tantos maldicen el trabajo, aquí tenemos un ejemplo de una persona que en condiciones muy difíciles y penosas realizaba un trabajo de periodista y escritor. En un siglo que se alaba tanto el hedonismo y el epicureísmo y los neomaterialismos y los neorelativismos en diversas formas ideológicas y teóricas y prácticas aquí tenemos un caso de neoestoicismo filosófico y de neoestoicismo, si se me permite, combinado con las tradiciones del cristianismo…

Si admitimos que el ser humano es una unidad indivisible de cuerpo-carne, de psique-mente-racionalidad, de alma-espíritu inmortal. Aquí nos encontramos con un caso, que aunque la carne-cuerpo está herida de gravedad, está enferma de gravedad, el ser humano es más que su cuerpo, no puede renunciar a su cuerpo, pero es más que su cuerpo. De alguna manera este caso es un canto a la vida, es un canto a la esperanza, es un canto a la humanidad, es un canto al ser humano concreto… el ser humano es más que ser humano, siempre entendiéndolo con modestia y prudencia y racionalidad y sentido común y humildad…

  1. Este ser humano es una combinación de trabajo con el dolor-sufrimiento-enfermedad y con un sentido de trascendencia en el ser humano. El ser humano no es solo carne-mente que se convertirá después solo en polvo. Sino que el ser humano es algo más. No podemos olvidar que millones de seres humanos, docenas de millones de seres humanos están enfermos hoy mismo, muchos padecerán una enfermedad temporal, que durará unos días o unas semanas, más o menos grave, otros sufren una enfermedad que les dura años y décadas, y otros, no superan esa enfermedad y dan el último paso de la existencia.

Tantos seres humanos, de una cultura o de otra, de una ideología o de otra, de un continente o de otro, hoy están clavados en la cruz del sufrimiento-enfermedad, quizás la vida-biografía de Lolo, les puede ayudar a superar o al menos a llevar su cruz-pena-angustia-sufrimiento de otra manera, de otra forma… quizás, les ayude a pensar que pueden hacer algo y no solo sufrir, que quizás pueden llevar las lágrimas de otra manera, que quizás pueden con sus palabras dar un ejemplo, que quizás con su sufrimiento-soledad pueden ser una luz para su familia, sus amistades, su pueblo… Nada está tasado y medido totalmente, nada, ni nadie tiene un límite, pues los límites se pueden ampliar, como fue el caso de Lolo.

¿Quién le iba a decir a él, que de joven iba a estar en una silla de ruedas, y al final, nueve años ciego, quién le iba a decir que iba a escribir artículos, quién le iba a decir que iba a escribir y publicar libros, libros de artículos, de espiritualidad, de poesía, de diarios, de novela? ¿Quién le iba a decir que acabaría siendo beatificado…? ¿Alguien de su entorno habría podido imaginar ese futuro, cuándo en 1942 empezó un proceso de grave enfermedad…?

¿Posiblemente su nombre de usted y el mío, sus actos y biografía y la mía serán olvidadas, pero la de Lolo seguirá siendo recordada dentro de cinco siglos…? ¿Pero los actos de usted y los míos y los de Lolo y los de cualquier ser humano permanecen de alguna manera en otros, actos de hechos, actos de palabras, actos de escritos, actos de gestos, actos de sonrisas…? ¿Y qué es lo que ha hecho este ser humano, cumplir con su oficio y profesión lo mejor que ha podido, que era la de escritor y periodista, y además de ello, sobrellevar su circunstancia, siguiendo a Ortega, lo mejor que ha podido, que era su enfermedad, y ofreciendo todo ese dolor-amor al Ser Supremo? ¿Hoy que cada vez más colectivos y parte de la sociedad abandonan una interpretación trascendental y Trascendental de la historia, del ser humano, de la naturaleza, de la sociedad, de la cultura nos encontramos con un ser humano atado a un Vía Crucis de una silla de ruedas, nos encontramos no solo alabando a Dios, sino alabando al ser humano, no cayendo en la desesperación que mata lo poco que queda o lo poco que puede quedar, sino elevándose por encima de la circunstancia…?

¿Incluso admitiendo que Dios sea una invención humana, no cabe duda que este caso, demuestra y muestra que los seres humanos aún necesitan del concepto de Trascendencia-Misterio-Enigma-Lo Otro o el Ser Supremo, el ser humano todavía hoy, para vivir y sobrevivir necesita esta Variable o esta Incógnita, se demostró en los campos de concentración del siglo veinte, pues quién creía en Dios tuvo más posibilidades de sobrevivir, porque tenía más esperanza y caía menos en la desesperación, como bien cuenta y narra Semprún?

Diríamos Lolo es un Job de ahora pero sin caer en la desesperación, sin caer en la duda, sin caer en la angustia. Aunque en el misterio de su corazón interno, debió de pasar por muchas luchas y por muchas tentaciones y por muchos deseos como todo ser humano. Pero como persona ejemplar fue capaz, de la forma que personalmente no sé, pero fue capaz de superarlos, de trascenderlo, de sublimarlo, de perfeccionarse con y en el dolor y a pesar del dolor-sufrimiento…

Los que le conocían dicen que “no parecía que estuviese enfermo”. Quizás esto podríamos aprenderlo y aprehenderlo, nosotros que cualquier pequeño dolor de cualquier cosa, incluido el de muelas creemos que estamos en un calvario insufrible. Quizás, seamos creyentes o no seamos creyentes, podamos aprender de esta persona. Esta vida-biografía-ejemplo-testimonio está para ateos y agnósticos y teístas y deístas. Está para todos, sea cual sea el color ideológico de su cerebro.

¿Qué es lo accidental y qué es lo esencial en una noticia, esta es la gran pregunta de Lolo? ¿En definitiva que es accidental y qué es esencial en el ser humano…? ¿En uno mismo, en los demás…?

  1. Terminaremos con una frase que dijo cuándo le otorgaron uno de los premios “Gano mi pan con el sudor de mi frente”. Y como consejo en el punto seis del decálogo de los periodistas: “Trabaja el pan de la limpia información con la sal del estilo y la levadura de lo eterno […]”.

http://twitter.com/jmmcaminero                    © jmm caminero (30 marzo 2016 cr).

Fin artículo 519º: “Solitarios: Lolo de Linares”.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.