Niños de las escuelas públicas, los más olvidados por autoridades deportivas

    37
    0
    Compartir
    Top Ad

    Vázquez, inspector de educación física, lamenta la falta de vinculación entre todos los involucrados, pues se están perdiendo espacios para el deporte, uno de los pilares de la sociedad

    Ciudad de México (CÍRCULO DIGITAL).-Si existe una población olvidada por las autoridades deportivas, son los niños de escuelas públicas en Ciudad de México y en la mayor parte del país.

    Así lo considera Minaluaztecatl Vázquez, quien más como ciudadano comprometido que inspector de educación física, enfrenta la limitación de espacios para actividad física en las escuelas, ahora muchas afectadas por los sismos, además de la falta de vinculación entre el gobierno federal y el local, así como la disminución de categorías en la Olimpiada Nacional, que tiende a desaparecer.

    Una población olvidada son los niños en las escuelas. Eso de que en nuestra ley el deporte es un derecho, es una verdadera mentira, porque entonces las autoridades deberían luchar para que por lo menos se respetara esa garantía, plantea en entrevista el supervisor de educación física en la zona centro de esta ciudad.

    Pérdida de categorías

    Para poner en perspectiva lo que se ha perdido de lo poco con lo que se contaba en materia de educación física, señala que de la desaparición de la Dirección General de Educación Física a la creación de la actual Dirección Operativa, las categorías de competencia se redujeron al mínimo.

    Explicó que antes se convocaba los Juegos Deportivos Escolares a dos categorías en primaria, para niños matriculados de cuarto a sexto, y dos en secundaria, en juvenil menor y mayor. Ahora el gobierno no apoya eso y sólo convoca a una sola categoría, la de sexto grado, sólo nacidos en 2006, y en secundaria, para estudiantes de segundo grado.

    Lamentó que los niños que se ganan el derecho a representar a Ciudad de México tras un largo proceso de intramuros, interzonal, delegacional, interdelegacional y final, no tienen apoyo ni representatividad de ninguna autoridad.

    Las reglas para ir a unos Juegos Nacionales escolares son que el gobierno estatal paga el transporte para ir a la sede, mientras el Consejo Nacional para el Desarrollo de la Educación Física y el Deporte en la Educación Básica (Condeba), organismo de la Comisión Nacional de Cultura y Deporte, cubre alimentación y hospedaje.

    Los niños de estados como Sonora y Jalisco llegan a los nacionales muy contentos con unas mochilonas, pero a los menores de Ciudad de México ni siquiera los abandera nadie y no van con esa motivación, aduce, y comenta que incluso los inspectores han colaborado de su bolsa para el pago de arbitrajes en torneos y compra de medallas, para incentivar a los pequeños en las eliminatorias.

    El pretexto de la Conade es que no alcanza el dinero y por eso se limitan las categorías. Luego no va a haber olimpiada y de dónde van a surgir los talentos, pero bueno, a mí no me preocupan tanto los talentos, sino que los niños no practiquen deporte, resalta el también experto en deporte para adultos mayores y miembro fundador del Colegio de Educadores Físicos.

    Señala que en Tepito, donde 60 por ciento de los escolares son hijos de familias desintegradas y delincuentes, el deporte ha hecho que surjan los niños, que tengan otra mentalidad. Eso es lo que me preocupa, que no haya esos espacios para el deporte, porque la competencia es una motivación, y el gobierno no baja a ver estas situaciones reales de los niños.

    Es clara la falta de vinculación entre el gobierno federal y el local, observa, y recalca que al Insitiuto del Deporte de Ciudad de México no le interesa el deporte escolar; le interesa la Fórmula 1, lo que vista o donde salgan en las fotos. Aquí, a mis actos, nunca ha venido una autoridad, anota el inspector, quien también lamenta las fallas en la estructura de la enseñanza normalista deportiva.

    Falta de espacios

    El mayor problema que enfrenta en la actualidad es la falta de espacios para las actividades físicas, que se recrudeció con el temblor del pasado 19 de septiembre, porque muchas escuelas tuvieron que recibir a otras afectadas, en aulas prefabricadas en los espacios libres donde se realizaban algunas disciplinas.

    Es el caso en cuatro planteles bajo su supervisión, ubicados en la colonia Guerrero, uno de ellos frente la Plaza de Garibaldi, en Tlaltelolco y otro en el corazón de Tepito. No obstante las carencias, el plantel del barrio bravo cuenta con un equipo subcampeón en ajedrez.

    Así nos quitaron pistas y canchas. Adónde van a practicar. Claro que somos creativos y buscamos la manera, destaca Vázquez, quien con sus compañeros ha conseguido espacios alternos para los torneos, o algo que se parezca a una pista de atletismo o a una cancha, porque la mayoría los cobran, como en Ciudad Deportiva, que ya no es un espacio para el pueblo, concluye Vázquez Hernández.