Inicio Deportes baloncesto Marc Gasol y Ricky Rubio brillan con fuerza en los triunfos de...

Marc Gasol y Ricky Rubio brillan con fuerza en los triunfos de Grizzlies y Jazz

96
0
Compartir
Top Ad

El pívot Marc Gasol y el base Ricky Rubio mostraron su condición de líderes dentro de sus respectivos equipos de los Grizzlies de Memphis y Jazz de Utah y los ayudaron a conseguir sendos triunfos en la jornada de la NBA en la que también fueron los jugadores españoles más destacados.

Gasol estuvo dominante todo el partido que los Grizzlies ganaron por 105-102 a los Pelicans al aportar un doble-doble de 21 puntos y 10 rebotes, que les permitió romper racha de dos derrotas consecutivas. El jugador de Sant Boi, que disputó 35 minutos, estuvo perfecto en los primeros 13 del partido al irse al descanso con 13 tantos para concluirlo con 8 de 14 tiros de campo, 1 de 3 desde fuera del perímetro, y 4 de 6 desde la línea de personal.

21 PUNTOS, 10 REBOTES Y 7 ASISTENCIAS

Gasol capturó ocho rebotes defensivos, además de repartir siete asistencias, recuperar dos balones, perdió uno y cometió tres faltas personales. El internacional español también protagonizó la jugada defensiva del partido cuando le quitó el balón al pívot DeMarcus Cousins a falta de ocho segundos para que concluyese el tiempo reglamentario y un parcial de 103-102 favorable a los Grizzlies.

Cousins intentó la penetración, pero se encontró con Gasol parado delante de él y al intentar amagar para pasar el balón o tirar a canasta, el jugador de Sant Boi se lo quitó de las manos con un golpe fuerte y limpio. La recuperación permitió al escolta Tyreke Evans ir a la línea de personal y asegurar la victoria con los dos últimos tantos del partido.

"Fue una jugada arriesgada", declaró Gasol acerca de marcar defensivamente a Cousins. "Una vez que lo vi agachar la cabeza y dudar, encontré una oportunidad de arriesgarme a quitarle el balón y funcionó".

RICKY RUBIO, 21 PUNTOS

Rubio también dirigió el ataque ganador de los Jazz que de visitantes sorprendieron a los Wizards de Washington a los que vencieron a domicilio por 104-107. El jugador de El Masnou además de aportar 21 puntos y ser el líder encestador de los Jazz también protagonizó el robo decisivo que impidió a los Wizards forzar la prórroga.

Rubio jugó 41 minutos en los que anotó 9 de 17 tiros de campo, incluidos 3 de 5 triples, y no fue a la línea de personal, además de repartir tres asistencias y capturar dos rebotes. El base estuvo brillante en el duelo individual ante John Wall, de los Wizards, y en el juego defensivo al recuperar cuatro balones, incluido el último del partido que impidió que Bradley Beal pudiese intentar un triple en busca del empatar el marcador y forzar la prórroga.

Rubio a falta de dos segundos marcó perfecto a Beal al que le hizo perder el balón cuando intentaba el tiro a canasta y los Jazz aseguraron la victoria. "Sabemos que en ataque puedes acertar o fallar los tiros, pero en defensa se debe acertar en las jugadas decisivas de la recta final si se quiere ganar un partido", declaró Rubio. "Lo hicimos como equipo y tuvimos el premio de la victoria".

ABRINES, SÓLO 4 MINUTOS

Algo de lo que no pudo disfrutar sus compatriotas, el escolta Álex Abrines, que vio como su equipo de los Thunder de Oklahoma City perdía de visitante por paliza de 104-88 ante los Timberwolves de Minnesota.

Abrines apenas jugó cuatro minutos como reserva y no consiguió puntos al fallar el único tiro de campo que hizo y que fue uno desde fuera del perímetro y su única actividad estadística se limitó a un robo de balón.

WILLY HERNANGÇOMEZ, INÉDITO

Mientras que el pívot Willy Hernangómez siguió sin jugar con los Knicks de Nueva York que volvieron a perder esta vez en el Madison Square Garden en tiempo de doble prórroga por 119-122 ante los Bulls de Chicago.

Hernangómez sigue sin tener minutos con los Knicks al no ver todo el partido desde el banquillo, lo mismo que le sucedió al ala-pívot hispano-montenegrino Nikola Mirotic, que tampoco lo hizo con los Bulls, pero al estar todavía con problemas estomacales, que le han costado perderse dos partidos consecutivos.