La Oliva apuesta por un modelo de calidad en la regulación de las escuelas de surf, windsurf, kite, SUP y kayak

    94
    0
    Compartir
    Top Ad



    El borrador del pliego contempla reducir a la mitad la puntuación económica, potenciando criterios como la calidad del material y las instalaciones, la formación de monitores, la inclusión social del deporte base, equilibrio de sexos o descuentos para residentes. El Ayuntamiento recogerá sugerencias sobre los pliegos y la distribución de playas antes de tramitar las autorizaciones

    La Oliva, a 15 de enero de 2018. El Ayuntamiento de La Oliva quiere poner en orden el uso de las playas en el municipio, y por ello ha retomado la regulación de las empresas que ofrecen a los turistas servicios de escuelas de surf, windsurf, kiteboarding, SUP (Stand Up Paddle) y kayak. Para explicar un proceso que pretende establecer las bases de una oferta de escuelas deportivo-turísticas de calidad, y escuchar las propuestas de los interesados, el gobierno municipal convocó este viernes una reunión abierta al público que contó con una notable asistencia. 

    Los criterios del pliego de condiciones, dado a conocer ayer y en fase de borrador, introducen una importante novedad en este tipo de regulaciones, reduciendo al 51% la puntuación de las ofertas económicas para otorgar una mayor importancia a otros valores como la calidad del material y las instalaciones, la titulación y el dominio de idiomas de los monitores, la inclusión social de la sociedad local colaborando en formación de base y organización de eventos, ofertas y descuentos para residentes, o la estabilidad del personal, incluyendo la integración laboral de las mujeres.

    El alcalde, Isaí Blanco, adelantó a los asistentes que el objetivo "es tramitar esta regulación contando con la opinión de las empresas, pero también de la población, es decir, los surfistas libres y los usuarios de las playas. Tenemos una propuesta de playas a autorizar y la publicaremos en próximos días en la web del ayuntamiento para que la gente pueda mandarnos sus sugerencias”.

    El Ayuntamiento de La Oliva abre con esta reunión la fase de Participación Ciudadana de la norma, que continúa la próxima semana habilitando en la web corporativa un buzón de sugerencias y los criterios básicos de la regulación. Sobre un tema tan delicado, dijo Isaí Blanco, “tenemos que tener mucho cuidado, hacer un proceso transparente y contar con la opinión de todos para conseguir una normativa consensuada y eficaz”.

    Ordenar el uso de la costa

    “El municipio necesita ordenar el uso de la costa”, señaló Blanco, “y una parte importante es la actividad de las escuelas, porque hablamos de un servicio turístico que ha crecido mucho. Pero no es menos importante que cualquier regulación debe tener muy en cuenta el modo de vida de nuestra población, pues todos tenemos derecho a disfrutar del mar, el viento y las olas. Ocurre lo mismo con las excursiones de buggies y quads, una normativa que vamos a sacar próximamente en colaboración con el Cabildo”.

    El segundo documento presentado ayer, el Proyecto Ambiental, recoge la distribución de zonas autorizadas a las escuelas y establece la capacidad de carga de las playas para poner un límite a la ocupación del dominio público. Antes de entrar en la fase de concurso, este documento deberá superar la aprobación del Órgano Ambiental del Cabildo, en fase de creación, y contar con informe favorable de la Demarcación de Costas de Canarias.

    La concejala responsable del área de Contratación, Gleiber Carreño, explicó que “por el momento solo se han presentado los borradores de esta regulación. Tenemos que seguir los pasos que marca la ley, pero mientras la tramitación sigue su camino queremos debatir unos criterios de adjudicación que sean justos y que tengan en cuenta las necesidades de los interesados”. Además, añadió, “el ayuntamiento no tiene un fin recaudatorio, sino que, “por el contrario, queremos introducir criterios que nos permitan utilizar la recaudación para mejorar los servicios y la seguridad en las playas”.

    El primer teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Oliver González, comentó que el resultado de la reunión ha sido positivo, "ya que hemos podido escuchar diferentes opiniones y hacernos una idea de lo que demandan tanto los profesionales del sector, como los surfistas libres, y también trasladarles tranquilidad, pues tenemos el compromiso de sacar una regulación justa y transparente".

    Escuelas acordes a un destino privilegiado

    El presidente de la Federación Canaria de Surf, profesor de Derecho Administrativo en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y redactor del borrador del pliego para la autorización de explotación de los sectores deportivos de playas en el Ayuntamiento de La Oliva, Ángel Lobo, explicó ayer que el objetivo de esta regulación es “iniciar el camino para que el norte de Fuerteventura se convierta en referente del sector, pues cuenta con las mejores condiciones para conseguirlo, el viento, las olas, el clima, y una enorme variedad de spots en tres vertientes orientadas al norte, el este y el oeste”.

    A día de hoy, añadió, “La Oliva ya ocupa un lugar destacado por volumen de escuelas que ofrecen servicios turísticos en toda Europa. Es por eso que una regulación con todas las garantías legales es tan importante”.

    Proceso de autorizaciones 

    Aunque la competencia en el litoral pertenece a la Demarcación de Costas (Ministerio de Medio Ambiente), La Oliva, como el resto de ayuntamientos costeros, tienen potestad de asumir la concesión de autorizaciones en el litoral, a través de fórmulas como los concursos o las subastas, al igual que ya tienen en el municipio, por ejemplo, las concesiones de explotación de hamacas o kioscos en las playas. En este sentido, las últimas autorizaciones otorgadas por el Ayuntamiento de La Oliva para la explotación de los sectores deportivos de playas se autorizaron para el ejercicio de 2015. 

    Con el objetivo de retomar esta regulación, el actual gobierno en el Ayuntamiento de La Oliva ha trabajado en los últimos meses en los dos documentos necesarios, un Proyecto Ambiental elaborado desde una consultora ambiental independiente, y los pliegos técnicos y administrativos encargados a la Federación Canaria de Surf. Estos dos documentos, en fase de borrador, fueron los que se presentaron ayer para recabar las aportaciones del sector y de los particulares. 

    El Proyecto Ambiental establece la distribución de las playas y zonas del litoral donde se autoriza la actividad de las escuelas, así como su capacidad de carga. Su aprobación depende de otras administraciones, en primer lugar, el Órgano Ambiental competente, que con la nueva Ley del Suelo está en fase de creación por parte del Cabildo de Fuerteventura, y, en segundo lugar, por la Demarcación de Costas de Canarias. 

    En cuanto a los pliegos técnicos y administrativos, establecen los criterios económicos y objetivos que serán puntuados durante el proceso de autorizaciones, y el objetivo es incorporar también todas las aportaciones que sean posibles. 

    En el anterior procedimiento de autorizaciones, el cual se encuentra expirados desde enero de 2016, participaron un total de 43 escuelas. Teniendo en cuenta que el proceso en su fase inicial depende de otras administraciones (Cabildo y Costas), y que el Ayuntamiento tendrá que evaluar decenas propuestas presentadas por los licitadores, las previsiones apuntan a que no sería posible concretar las autorizaciones antes de seis meses. 

    Consenso en los criterios la norma 

    El Ayuntamiento de La Oliva propone un consenso social lo más amplio posible en estos dos documentos para intentar reflejar tanto en la distribución de las playas como en los criterios de adjudicación las necesidades del sector profesional y de los colectivos de particulares que practican deporte en las playas del municipio, además de facilitar, por supuesto, una convivencia con los usuarios que no practican deportes, los bañistas y residentes que requieren sus propios espacios para disfrutar de las playas.