Inicio España cataluña El juez Llarena mantiene en prisión a Joaquim Forn por riesgo de...

El juez Llarena mantiene en prisión a Joaquim Forn por riesgo de reiteración delictiva

29
0
Compartir
Top Ad

El juez del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena ha rechazado hoy por segunda vez la puesta en libertad del exconseller de Interior Joaquim Forn al entender que existe riesgo de reiteración delictiva.

De esta forma, el magistrado desestima el recurso de Forn, que ingresó el pasado 2 de noviembre en el centro penitenciario de Estremera (Madrid) donde comparte celda con el exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras, por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Forn declaró ante el juez el pasado 11 de enero que si el nuevo Govern insistiera en la vía unilateral él "se bajaría del barco" y asumió la legalidad constitucional española; hace unos días renunció a su escaño "por motivos personales" para facilitar su defensa jurídica y su salida de prisión.

En un auto, el instructor subraya como factores para apreciar el riesgo de reiteración delictiva "la incerteza que existe de que la voluntad política mayoritaria sea respetar el orden legal para lograr la aspiración de independencia que aun hoy comparte el investigado" y "la todavía cercana determinación con la que el investigado condujo su grave actuación delictiva", aun cuando sus aportaciones tengan que ser necesariamente ajenas a la actividad parlamentaria a la que ha renunciado.

Llarena considera que la instrucción hasta ahora realizada confirma la eventual responsabilidad del exconseller de Interior en la inactividad de los 17.000 agentes de los Mossos a su cargo ante la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O, y destaca en especial el testimonio del coronel Diego Pérez de los Cobos, como coordinador del dispositivo policial, que describió en su comparecencia ante el instructor una actuación policial contraria al cumplimiento de la orden de impedir la celebración de la consulta ilegal.

Una actuación, la de Forn, que según el magistrado estuvo siempre orientada a aparentar una voluntad de cumplimiento de las decisiones judiciales, pero poniendo en marcha un plan que impedía su observancia.