Cerca de 800 mil personas disfrutaron de las pistas de hielo en la Ciudad de México

    19
    0
    Compartir
    Top Ad

    La tradicional pista de hielo instalada en el Zócalo capitalino y la que por primera vez se instaló en la Glorieta de Insurgentes fueron visitadas por alrededor de 800 mil personas de todas las edades durante la época navideña en la Ciudad de México.

    Con el cierre de ambas pistas este domingo, el Gobierno de la CDMX concluye las actividades gratuitas que ofreció por la temporada de fin de año e inicio del 2018. En total, alrededor de 4 millones de personas disfrutaron las actividades del programa invernal 2017.

    La pista de hielo en el Primer Cuadro de la ciudad, a partir del pasado 9 de diciembre fue la principal atracción para familias y grupos de amigos; en 37 días en que estuvo abierta, recibió más de 762 mil personas.

    La pista en Plaza de la Constitución operó 12 horas diariamente y ofreció a los patinadores 4 mil metros cuadrados de área congelada. Su diseño este año consistió en dos pistas rectangulares unidas por lo que se denominó túnel CDMX, es decir, un tótem central ubicado en la parte superior con una estructura circular, así como un camino de hielo.

    La diversión se complementó con dos toboganes, uno de 10 metros de altura con 37 metros de caída congelada y 16 metros lineales de frenado, y otro, con 6 de altura, 34 de caída congelada y también 16 para frenado.

    Dispuso de 2 mil 350 pares de patines para todas las edades, 350 con doble cuchilla para los más pequeños, mil 500 cascos, 550 focas, que funcionaron como soporte y 120 donas. Fue sede de dos presentaciones de patinaje artístico en el marco de los 150 años de Canadá.

    La pista instalada en la Glorieta de Insurgentes abrió sus puertas a partir del 15 de diciembre. Con 400 metros cuadrados de superficie congelada, recibió a más de 37 mil personas.

    En esta se dispusieron 292 pares de patines de diversas tallas para adultos y niños; además de 70 pares más de doble cuchilla para los menores, así como 40 cascos y 15 focas que funcionaron como soporte.

    Ambas pistas fueron de acceso gratuito y tuvieron un enfoque de inclusión, ya que contaron con atención para personas con discapacidad. Para garantizar la seguridad ciudadana contaron con presencia permanente de personal de diversas áreas del gobierno capitalino.

    Además, el programa navideño en la CDMX incluyó el árbol de Navidad sobre la plancha del Zócalo, visible a lo largo corredor peatonal Francisco I. Madero.

    También la caída de nieve artificial, la cena navideña, el concierto de fin de año, la Rosca de Reyes y el alumbrado decorativo característico de esta época, que por primera vez incluyó el edificio de la Asamblea Legislativa local.

    Se instalaron mosaicos navideños en los edificios Nuevo de Gobierno, Virreinal, de Joyerías y Mercaderes que rodean la Plaza de la Constitución.

    También formaron parte de la decoración decembrina en la ciudad, pantallas led con diferentes proyecciones, las cuales fueron colocadas en calle 16 de Septiembre, corredor Francisco I. Madero, Plaza del Empedradillo y puntos de Avenida Paseo de la Reforma, para lo cual fueron necesarios 25 mil 500 focos de 1.2 watts cada uno.

    Destacó la megapiñata tridimensional de 9 picos —de 17 metros de altura por 14 de ancho—, colocada en el cruce de la Avenida 20 de Noviembre y Plaza de la Constitución.

    El Gobierno de la CDMX implementó estas atracciones para dar continuidad a su política de brindar distintas alternativas de entretenimiento gratuitas para la convivencia sana y el disfrute del espacio público.