Largas colas en el Prat a pesar de que no hay huelga convocada


Las colas en los controles de seguridad de la terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat han crecido hasta alcanzar la hora de espera alrededor de las 10:30 horas, con lo que se sigue el patrón de las aglomeraciones que se han producido en los días de huelga.

Los trabajadores de Eulen, empresa encargada de los controles, reclaman mejoras en sus condiciones laborales y hace dos semanas que el conflicto que mantienen con la compañía se está traduciendo en episodios de largas colas, en ocasiones por parones de huelgas oficiales y en otras por un exceso de celo en sus tareas.

En la jornada de hoy no hay ninguna huelga oficial, pero se están repitiendo las colas en las mismas horas que en los días anteriores; es decir, de 5 a 5:30 horas y a partir de las 9:30 horas.

Esta situación está provocando mucha indignación entre los pasajeros, que llegan con muchas horas de antelación al aeropuerto barcelonés por el miedo a perder sus vuelos.

Una de estas personas que hoy tienen un vuelo es la concejala y portavoz adjunta del PDeCAT en Barcelona, Sònia Recasens, que viaja con toda su familia y ha lamentado, en declaraciones a Efe, que el conflicto en El Prat provoca "angustia" aunque se acuda a la terminal con tiempo de sobra.

Además, ha alertado que estas colas, sumadas a los episodios de "turismofobia" que se han vivido en Barcelona, como el ataque a un autobús turístico, pueden "desgastar la marca Barcelona".

A lo largo de la mañana también se han vivido largas colas en los mostradores de facturación, donde se acumulan las personas antes de que se abra su turno porque quieren ser los primeros en dejar la maleta para ir corriendo a pasar los controles de seguridad.

"Es un caos de ciudad, de Estado. Estoy indignado con todo el mundo", ha criticado Jorge, que ha llegado al aeropuerto con dos horas de antelación confiando en que hoy no habría cola.

Otros, como David Queralt, se lo han tomado con más filosofía: "Veníamos prevenidos porque, aunque hoy en teoría no hay huelga, sabíamos que harían huelga encubierta".

ARRANCA UNA NUEVA REUNION

La empresa Eulen, que gestiona los controles de seguridad en El Prat, y los trabajadores han iniciado pasadas las 09.30 horas de hoy una nueva reunión para intentar desencallar el conflicto en el aeropuerto, con los principales escollos del aumento salarial y las nuevas contrataciones.

Está previsto que Eulen presente hoy su propuesta sobre la contratación de 21 nuevos trabajadores para reforzar el servicio de seguridad, una cifra que aún dista mucho del centenar que reclama la plantilla, que ve "difícil" aceptar la propuesta de la compañía.

Además de las nuevas contrataciones, comité y dirección mantienen divergencias sobre el aumento salarial, ya que la empresa ofrece un incremento de 155 euros mensuales para los salarios más bajos, mientras que el comité reclama 350. "Seguimos a medio camino", ha dicho el asesor de los trabajadores, Juan Carlos Giménez.

A las puertas del departamento de Trabajo de la Generalitat, donde se celebra la reunión, Giménez se ha mostrado optimista respecto al avance de las negociaciones, aunque ha expresado sus dudas sobre la posibilidad de que hoy puedan cerrarse todos los escollos que separan aún a las partes.

Aunque no ha querido "descartar nada", el asesor del comité ha asegurado que es improbable que hoy voten un acuerdo y "seguramente" volverán a reunirse mañana con la mediación de la Generalitat, como los últimos días.

FOMENTO APELA A LA RESPONSABILIDAD

Por su parte, el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, urge a la empresa Eulen y a los trabajadores que prestan el servicio en los controles de seguridad de pasajeros en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat a llegar a un acuerdo "lo antes posible" para solucionar el conflicto laboral que está generando perjuicios a los pasajeros, acuerdo que debería producirse antes de la siguiente jornada de paros, convocada para este viernes.

"Nadie entenderá que en una cuestión que está generando un daño importante a los ciudadanos y, estando tan próximas las negociaciones, se dilatara aún más el proceso, continuando con las molestias a los pasajeros", ha asegurado De la Serna en un comunicado.

De la Serna apela a la responsabilidad y profesionalidad de los trabajadores de Eulen para que desempeñen su labor con diligencia durante las jornadas sin paros, sobre todo después de conocer las conversaciones de una de las representantes de los trabajadores en las que pedía que se ralentizara el trabajo para provocar "de manera deliberada grandes colas en los controles y así conseguir mayor visibilidad a costa de los pasajeros".

Previous La ONU acusa a Caracas de "maltratar y torturar" a manifestantes y detenidos
Next Nuevos Alumnos en Prácticas en la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma