En México tecnólogos del ITQ logran obtener agua de la humedad en comunidades sin ella


Por este proyecto, se encuentran entre los 10 semifinalistas de la cuarta edición de Una idea para cambiar la historia 2017 que organiza History Channel

En México hay cerca de 10 millones de personas que no tienen acceso al uso de agua limpia y potable, mientras en el mundo hay 663 millones. Ante la necesidad de contribuir con esta problemática dos mexicanos han diseñado un condensador de humedad ambiental cuyo prototipo recolecta 5 litros de agua de la humedad y buscan expandir la cantidad de 20 a 50 litros.

Karla Soto Rivera y Rubén Galicia Becerra del Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ) diseñaron el condensador como un proyecto escolar y lo llamaron AQUERA. Investigaron sobre la problemática del agua en dicho estado y se dieron cuenta que a dos horas de la capital hay comunidades que no tienen agua y contratan pipas cada 15 días para obtener el líquido.

“Nos dimos cuenta que en la Sierra Gorda de Querétaro hay un alto grado de humedad, un recurso que puede utilizarse para obtener agua y decidimos ver cómo podíamos aprovecharlo. Encontramos varias experiencias en otras naciones que utilizan la humedad ambiental, entonces creamos y diseñamos nuestro propio condensador”, explica Rubén Galicia Becerra, estudiante de mecatrónica del ITQ.

Por este proyecto, los mexicanos se encuentran entre los 10 semifinalistas de la cuarta edición de Una idea para cambiar la historia 2017 que organiza History Channel.

“Armamos el condensador y lo que hace es reproducir el fenómeno de punto de rocío, lo mismo que sucede de manera natural en las mañanas y que vemos en los vidrios del auto o en las ventanas de la casa”, detalla Galicia Becerra.

En la actualidad tienen el diseño a nivel escala, mide un metro de alto por uno de ancho, pesa 20 kilos y puede ser adaptable a la condición que requieran las personas y la cantidad de agua que necesiten captar.

El prototipo podría tener un costo entre 20 a 30 mil pesos, pero los innovadores buscan que quienes sean los usuarios finales no asuman el costo, sino que encuentren un modelo de empresas socialmente responsable para que lo financie, o que la gente haga una inversión a largo plazo.

En la actualidad, el prototipo de AQUERA funciona en el ITQ, genera cinco litros de agua. Los innovadores buscan construir otro condensador y dejarlo que funcione en una comunidad queretana para validar el equipo en campo.

Los estudiantes del tecnológico van a registrar el “acomodo” de las piezas que contiene el condensador, porque la patente de la tecnología ya está registrada, sin embargo, su modelo sí lo van a registrar.

“Independiente del concurso de Una idea para cambiar la historia 2017, nosotros creemos que el proyecto tiene una responsabilidad social, estamos convencidos que es viable y lo vemos como un proyecto de vida”.

Para votar por este proyecto nacional y conocer los otros semifinalistas pueden ingresar a la página https://unaidea.tuhistory.com/ Y votar hasta el 26 de noviembre por los 5 finalistas. (Agencia ID)

Previous AMF – Antigua, saca Adelante 5 Nuevas Propuestas y Vota No al Despilfarro de las Nuevas Modificaciones de Crédito
Next Ánima Kitchent anuncia que producirá en Gran Canaria una serie basada en la colección ‘Los atrevidos’ de Elsa Punset