Inicio Mundo Europa «Raif Badawi tuvo el valor de alzar la voz y decir no...

«Raif Badawi tuvo el valor de alzar la voz y decir no a la barbarie, por eso lo han azotado», afirmó su esposa Ensaf Haidar,

252
0
Compartir

«Raif Badawi tuvo el valor de alzar la voz y decir no a la barbarie, por eso lo han azotado», afirmó Ensaf Haidar, esposa del activista saudí defensor de los derechos humanos Raif Badawi, al recibir en su nombre el Premio Sájarov 2015 a la libertad de conciencia este miércoles 16 de diciembre en Estrasburgo. El Parlamento Europeo ha concedido este galardón a Badawi por su lucha a favor de la libertad de expresión en Arabia Saudí.

 

«Badawi se ha convertido en símbolo e inspiración para aquellos que luchan a favor de los derechos fundamentales en aquella zona y otras», aseguró Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, durante la ceremonia. «A pesar del gran peligro, se esforzó con valentía por fomentar la libertad de conciencia y, como bloguero, ejerció su derecho a la libertad de expresión, colmando el vacío dejado por la falta de prensa libre en su país», subrayó Schulz.

 

El presidente del PE reclamó al Rey de Arabia Saudí que perdone a este bloguero de inmediato y lo ponga en libertad sin condiciones. Instó además a las autoridades saudíes a poner fin a la persecución sistemática de la libertad de expresión pacífica, en referencia a personas como Waleed Abu al-Khair, Abdulkarim Al-Khodr, Ashraf Fayadh y Ali Mohammed al-Nimr. Schulz recibió una cálida ovación al pedir la liberación de Mohammed al-Nimr, condenado a muerte. Y recordó que el país había sido elegido para el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

 

«Estamos preparados para dialogar sobre derechos humanos», argumentó Schulz. Hizo hincapié en que «ni el terror ni un sistema penal inhumano nos impedirán combatir por los derechos humanos». Y añadió: «Ninguna razón de seguridad, ni acuerdos sobre armas, ni el dinero del petróleo nos disuadirán».

 

El presidente de la Cámara también dio la bienvenida a los representantes de los finalistas de la edición de 2015 del Premio Sájarov que se encontraban entre el público: María Alejandra Aristeguieta-Álvarez, en representación de la oposición democrática de Venezuela; y Olga Shorina, directora ejecutiva de la Fundación para la Libertad Boris Nemtsov en Alemania.

 

Escritor y librepensador, no delincuente

 

«Los librepensadores árabes están acostumbrados a disimular sus ideas para hacerlas circular», lamentó Ensaf Hair, citando a su marido durante la ceremonia en Estrasburgo. «Las ideas libres e ilustradas se consideran blasfemias en la ideología adoptada por las sociedades árabes, en la que cada pensamiento libre se toma por decadente y como un desvío del camino verdadero».

 

«Raif Badawi no es un delincuente, sino un escritor y un librepensador; eso es todo», subrayó su esposa. «Su delito es ser una voz libre en un país que no acepta nada que no sea la opinión y el pensamiento único», añadió Ensaf Hair, exiliada en Canadá con sus hijos.

 

«No es más que un pensador musulmán que rechazó formar parte del rebaño que sigue a un clero que vive ajeno al tiempo y gobierna con leyes injustas y tiránicas», continuó la esposa de Badawi antes de agradecer el galardón al Parlamento Europeo: «Conceder el Premio Sájarov es histórico; es, señor presidente, un acto de valentía suyo y de todos aquellos que votaron a Raif».

 

Badawi es un bloguero saudí y un defensor de la libertad de conciencia y expresión. La justicia de su país lo condenó a diez años de prisión, mil latigazos y una elevada multa por, a su juicio, dar cabida a comentarios blasfemos en su web, mediante la que impulsaba debates sobre temas sociales, políticos y religiosos.

 

El clamor internacional y la preocupación sobre su salud tras la primera tanda pública de latigazos en enero de 2015 han logrado, de momento, detener esta parte de la condena. Pero sigue en la cárcel, en una celda de aislamiento.

 

No es la primera vez que la ceremonia de entrega de esta distinción concedida por el Parlamento Europeo se celebra ante una silla vacía. Entre otros galardonados víctimas de la persecución, Aung San Suu Kyi recibió el Premio Sájarov en 1990 mientras estaba sometida a un arresto domiciliario y no pudo recogerlo en persona hasta veintitrés años después.

 

#Sájarov #FreeRaif

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*