Inicio Salud Hospital Parque adquiere la última tecnología para mejorar la detección del cáncer...

Hospital Parque adquiere la última tecnología para mejorar la detección del cáncer de laringe

230
0
Compartir

El centro incorpora un estraboscopio que mejora el diagnóstico precoz y minimiza el impacto de la enfermedad, según explica el otorrinolaringólogo del centro Francisco Redondo

 

Este tumor está considerado el sexto en mortalidad de Canarias, con la aparición de entre 350 y 400 casos nuevos al año

 

 

Martes 15 de diciembre 2015. Varón de más de 40 años y fumador es el perfil más habitual de los afectados por el cáncer de laringe, un tumor que ocupa el sexto lugar en mortalidad en Canarias y del que se diagnostican al año entre 350 y 400 nuevos casos.

 

El especialista en Otorrinolaringología y Patología Cervicofacial de Hospital Parque Francisco Redondo señala que la detección precoz cumple un papel fundamental en el tratamiento de este tipo de tumor, un aspecto en el que el citado centro ha hecho una apuesta firme con la reciente incorporación de uno de los aparatos de diagnóstico más novedosos, el estraboscopio.

 

Explica que la detección precoz facilita que el tumor se elimine con pequeñas cirugías y sin secuelas, a diferencia de los casos avanzados, en los que se hace necesaria la extirpación de la laringe, así como la creación de una nueva abertura o estoma para canalizar la respiración.

 

Por ello, explica, Hospital Parque ha incluido en la detección temprana de estos tumores la exploración a través del estraboscopio, que permite obtener una visión a cámara lenta de las cuerdas vocales y su movimiento y detectar posibles anomalías.

 

En este caso, se introduce un tubo con una cámara en la boca del paciente que, gracias a su movimiento de hasta 90 grados, ofrece una exploración completa del área.

 

A esto, señala, se suma el estudio a través de un nasofibroscopio, que permite que una cámara pueda explorar la zona que va desde la nariz hasta la garganta.

 

Además de estas pruebas, la historia clínica ofrece una información muy valiosa sobre los factores de riesgo del paciente, entre los que destacan el consumo de tabaco y de alcohol. La exposición prolongada a determinados productos como el cemento, níquel, asbesto o al polvo de la madera, el déficit de vitamina A y betacarotenos y el reflujo gastroesofágico completan la lista de aspectos que pueden incidir en la aparición de la enfermedad, precisa Francisco Redondo.

 

Por otro lado, destaca que la colaboración con otras especialidades de Hospital Parque, como oncología, digestivo, radiodiagnóstico o neumología, entre otros, favorece que se pueda realizar una valoración completa de cada caso.

 

Sin síntomas invalidantes

 

El otorrinolaringólogo de Hospital Parque puntualiza que uno de los principales problemas de la detección del cáncer de laringe es que no presenta síntomas invalidantes. En este sentido, matiza que la presencia de disfonía o ronquera prolongada por espacio de más de dos semanas, unida a molestias en la garganta, episodios de atragantamiento o la aparición de sangre en la saliva son algunos de los aspectos que se deben tener en cuenta y que hacen necesaria la realización de un estudio completo.

 

Explica que la detección de la enfermedad en un estadío precoz garantiza la curación en la práctica totalidad de los casos. Además, recuerda que se trata de un tumor con un bajo índice de reaparición y que presenta pocas posibilidades de metástasis.

 

El tratamiento del cáncer de laringe en estadíos precoces, señala, se lleva a cabo mediante cirugía mínimamente invasiva a través de la utilización de agujas de wolframio, que actúan como un bisturí de precisión, o con radioterapia.

 

En el caso de tumores más avanzados, el paciente se somete a una laringectomía parcial o total, acompañada de radioterapia y quimioterapia. Un proceso que, además, conlleva la rehabilitación de la voz por parte del paciente a través de la utilización de la voz esofágica o la incorporación de una prótesis fonatoria que el paciente debe cambiar cada año.

 

Además del tratamiento, el paciente debe incorporar nuevos hábitos de vida que pasan por la eliminación del consumo de tabaco y alcohol, acompañado de una alimentación sana, rica en verduras, vitaminas y antioxidantes, así como la práctica de ejercicio físico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*